Kenia,  Mombasa

Mombasa, cuna swahili

La histórica Mombasa mantiene su herencia swahili intacta: olores únicos, frutos provenientes de Zanzíbar, numerosos gatos callejeros en busca de espinas de pescado que desechan los pescadores. Fue un puerto comercial bastante importante para los árabes hace varios siglos, y toda esa herencia se ha mantenido en la ciudad en forma de arquitectura y tradición culinaria. 

Cuándo fuimos: Agosto 2015.

Cómo llegar: Desde Nairobi se puede ir en autobús de la compañía Modern Coast y también con la aerolínea JamboJet.

Dónde alojarse: Hay varios opciones de alojamiento, tanto en el centro como a pie de playa. Quizá sea más interesante alojarse en la playa.

Qué hacer: Para recorrer el casco antiguo de Mombasa lo más habitual es contratar un guía desde Fort Jesus, que en un par de horas te hace el recorrido explicándote la historia de este importante puerto marítimo.

Dónde comer: En la zona centro hay muchos restaurantes de cocina swahili, donde se utiliza mucho curry, muchas especias y mucho arroz de coco. En Mtwapa cenamos en un restaurante flotante muy bonito y lleno de turistas que se llama Moorings. Recomendamos el white snapper. En la playa de Nyali Beach tomamos una pizza que no estaba mal en el restaurante Yul’s.


Nuestra experiencia

Llegamos en autobús desde Diani. No nos alojamos directamente en Mombasa, sino que estuvimos en Mtwapa haciendo couchsurfing. La zona de Mtwapa es muy animada, con múltiples restaurantes y clubs locales en la calle principal. Se puede pasar el día en la playa local de Pirates, o Nyali beach, donde hay varios restaurantes pertenecientes a los hoteles.

Los guías turísticos esperan a las afueras del Fort Jesus, construido por los portugueses en 1593. El tour fue de una hora y media por el casco histórico y el mercado de las especias. No hace falta más tiempo, y costó 500kshs (4€). No entramos en el fuerte porque el precio para no residentes era de 1.200kshs (10€) y nos parecía demasiado sin ser gran cosa, según nos dijo nuestro guía.

El mercado central de las especias es muy bonito y hay muchos productos procedentes de India o Asia que no se encuentran en otras zonas de Kenia. Al final, nuestro guía nos llevó hasta un restaurante -de cuyo nombre no nos acordamos- que se encontraba en el centro histórico que fue un poco despropósito: el arroz de coco estaba agrio y todo el pescado perdió su sabor por la cantidad de curry que pusieron (pese a que pedimos que no pusieran nada de curry para tomar pescado de verdad).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *