• South Luangwa National Park,  Zambia

    South Luangwa National Park

    El Parque Nacional South Luangwa es uno de los reclamos turístos más importantes de Zambia. Aunque no sea de los parques naturales más conocidos del continente, sí que es uno de los más bellos. Con un paraje natural bellísimo y la posibilidad de ver a cuatro de los big five, South Luangwa es un must en una visita a Zambia. 

    Cuando en 2016 estuvimos de viaje a lo mochilero teníamos muchas ganas de visitar este parque. El problema de Zambia es que se trata de un país en el que los principales destinos turísticos están muy lejos unos de otros, así como su capital. Las carreteras, entonces, estaban siendo mejoradas por empresas chinas, y la compañía aérea nacional hacía años que había desaparecido.

    En poco tiempo Zambia ha aprendido que si quiere aumentar el desarrollo ha de invertir en infraestructuras, turismo y formación. Y, como no, hacer negocios con los chinos ayuda a tener nuevas infraestructuras en el país. Después de meditar nuestra ruta, decidimos ir por tierra desde Lilongwe, la capital de Malawi, hasta Chipata en autobús. Un viaje que dura alrededor de seis horas. Desde allí se puede tomar otro autobús local para llegar hasta el parque.

    Un contratiempo con el visado de Mozambique nos obligó a desestimar nuestros planes y a tomar a toda prisa un autobús que nos llevara directamente a Lusaka, perdiéndonos este bonito lugar. Pero el destino quiso que al menos uno de nosotros lo visitara al año siguiente. Tuve la suerte de visitar el parque con unas condiciones a las que habitualmente no acostumbro, ya que fui invitada por el Ministerio de Turismo de Zambia a la Feria de Turismo anual, donde presentaron su nueva web sobre turismo en el país donde se puede encontrar mucha información. Cada invitado debía elegir un destino para visitar. Como el año anterior habíamos visitado las Cataratas Victoria no dudé ni un momento en elegir el Parque Nacional South Luangwa.

    La experiencia fue maravillosa, ya que estuvimos alojados en un hotel de ensueño que únicamente hubiera podido pagar después de atracar un banco. El maravilloso Kafunta River Lodge, con unas vistas espectaculares, unas instalaciones muy respetuosas con el medio ambiente, un personal atento y amable y una comida deliciosa. Llegamos hasta Mfuwe desde Lusaka en avioneta, la manera más rápida, y desde el aeropuerto nos trasladaron hasta donde se encontraba el lodge en uno de los camiones de safari. La ruta fueron unos dos horas más o menos.

    La mayor parte de los lodge que se encuentran en la zona tienen como destinatario un público con bastante poder adquisitivo o dispuesto a tener una experiencia VIP. Después de probar la buena vida, he de decir que hay una gran diferencia el hacer un safari con comodidades y detalles cuidados, que hacerlo con compañías menos motivadas. En el game drive diurno hicimos una parada para desayunar y en el nocturno hicimos otra parada para ver el atardecer cerveza en mano. Fue increíble. No obstante, también hay una buena opción más económica que es el Croc Valley Camp.

    Otra de las cosas que hicieron que este safari fuera tan especial es que llevaba mucho tiempo sin ver felinos y aquí pude ver dos leones y dos leopardos durante el safari nocturno. Cuando estuvimos en el Serengueti y Ngorongoro pudimos ver leones muy cerca y un leopardo a unos 300 metros. Pero desde entonces los felinos senos habían resistido: no vimos ninguno en el Parque Kruger (Sudáfrica), tampoco en Etosha (Namibia) ni en Moremi ni Chobe (Botsuana). En el Kgaladadi Transfrontier Park vimos tres leones pero muy lejos del vehículo.

    Todo el mundo dice que los safari son cuestión de suerte, y no puede estar más de acuerdo. Si bien en Chobe, el parque donde se encuentra la mayor concentración de elefantes en todo África únicamente vimos a uno, en South Luangwa pude ver bastantes. Incluso a una cría de tres meses que era adorable. No dejéis de visitar este parque si tenéis ocasión, no os defraudará.