• Lake Bunyonyi,  Uganda

    Lake Bunyonyi y sus mil islas

    Lake Bunyonyi es una rápida escapada desde Ruanda y ofrece un aperitivo para entrar en lo que es el conjunto de Uganda. Montañas verdes de arena rojiza, abundantes piezas de fruta y verdura a precios de risa en los mercados, y simpatía innata entre los aldeaños.  

    Cuándo fuimos: Julio 2015.

    Cómo llegar: Desde Kampala hay autobuses directos a Kabale. Posteriormente hay que tomar un taxi para llegar hasta la zona donde se encuentran los alojamientos, se tarda alrededor de 20 minutos. Nosotros cruzamos la frontera desde Gisenyi (Ruanda) en autobús.

    Dónde alojarse: Hay varias opciones. Nosotros nos quedamos en dos sitios distintos. Dos noches en Bunyonyi Overland Resort, y una en un alojamiento local llamado Karabase.

    Qué hacer: Pasear por las montañas, observar a los pájaros, navegar en canoa, visitar a una comunidad local o montar en bicicleta son algunos de los reclamos para un lugar que suscita tranquilidad.  

    Dónde comer: No hay mucha opción. La gente suele comer en los resorts generalmente. 


    Nuestra experiencia

    Fuimos en autobús de la compañía Jaguar desde Ruanda, que nos dejó de noche en un cruce de caminos. Tuvimos que ir en boda-boda con las mochilas hasta el alojamiento en mitad de la noche. El Bunyonyi Overland Resort tiene diversidad de instalaciones y ofrecen la posibilidad de poner tu propia tienda. La vista del lago desde el complejo resulta bucólica y espectacular.


    Al llegar al hotel fuimos a nuestra tienda de campaña a descansar. Cuando nos despertarnos por la mañana, vimos que se trataba de un lugar mágico que no habíamos apreciado al llegar por la noche.

    Pagamos por la tienda 40$ por noche, con lo que después de dos noches nos trasladamos a un alojamiento local modesto llamado Karabase, donde pagamos 20$ por la tienda. Aunque la calidad era bastante peor, tenían incluido el desayuno y la comida que preparan es muy buena. 

    En Kabale no hay nada que hacer, todas las atracciones están en el lago. Allí realizamos varios paseos en medio de la naturaleza y nos dimos más de un baño en el lago, cuyas aguas están a una temperatura fabulosa. No tanto el clima montañés, que nos obliga a ir con más capas de ropa para combatir el frío.

    Una de las excursiones que realizamos es una visita en barco por las islitas de Bunyonyi hasta llegar a una de las más grandes en las que había una escuela. Los niños tenían que acudir a ella a diario en las barcas para poder atender sus clases, nos explicaron muy bien todo y luego nos pidieron un donativo para la escuela. Muy recomendable visitar Lake View Coffee House, una cafetería que tiene unas preciosas vistas donde hacerse una foto panorámica es un must.