• Safari Low Cost,  Tanzania

    Safari en Serengeti y Ngorongoro

    A sabiendas de que Zanzibar y los safaris son las mayores atracciones para los turistas en Tanzania, hay muchísima oferta para todos los bolsillos. En Internet se pueden ver todos los packs que abarcan desde clases de lujo, viajando en muy buenos vehículos y pasando la noche en lodges de alta categoría, hasta las opciones más económicas. Aquí os damos las claves para realizar un safari barato en Tanzania. 

    Tened en cuenta que en Internet siempre va a ser todo más caro que una vez que se llega al sitio, ya que las pequeñas compañías locales que son las que ofrecen los precios más económicos no suelen tener página web, y es factible reservar de un día para otro. Como todo, el precio que se paga es el que se consiga negociar con la empresa. Nosotros siempre forzamos al máximo y creemos encontrar chollos, hasta que llega otro más listo y lo consigue aún por menos dinero, para nuestro cabreo posterior. En nuestro caso, reservamos el safari con Horton Safaris en Dar es Salaam porque no queríamos perder tiempo en Arusha (volábamos desde Zanzibar hasta Arusha y al día siguiente queríamos comenzar la ruta). El precio más económico que conseguimos en Dar es Salaam fue de 165$ por persona por día y querían vendernos el pack estándar de cuatro días que incluye:

    Día cero: Traslado de Dar es Salaam a Arusha en luxury bus de la compañía. Noche en Arusha.

    Primer día: Salida desde Arusha para visitar el Lake Manyara. Noche en un lodge local.

    Segundo día: Salida desde Manyara al cráter del Ngorongoro. Game drive en el Ngorongoro y noche en un campsite público.

    Tercer día: Salida desde Ngorongoro hasta el Serengueti. Game drive en el Serengueti y noche en un campsite público.

    Cuarto día: Game drive al amanecer en el Serengueti. Desayuno, traslado a Arusha.

    *Las comidas y el agua están también cubiertas por la compañía, que además pone todo el equipamiento para dormir en el camping. Recomendamos llevaros vuestro propio saco.

    Al no poder permitirnos pagar cuatro días, al final negociamos tres días dos noches desde Arusha, incluyendo la noche en Arusha y una noche extra que nos dieron en Manyara (sin visitar el parque) al no poder salir a hacer el safari el día que teníamos planeado. Pagamos un total de 470$ por persona, que al cambio son 430 euros. Nuestros compañeros pagaron uno 250$ por día, y otro 130$ (éste último nos dijo que consiguió este precio porque venía de escalar el Kilimanjaro y la compañía con la que había ido no había hecho las cosas muy bien con él, con lo que le hicieron un precio especial). No regresamos a Arusha, sino que tomamos un autobús local en Seronera para ir hasta Musoma (el billete lo compramos al abandonar Arusha). En un principio pedimos la opción de hacer dos días y una noche, pero nos dijeron que no era factible ya que la entrada del parque era diaria y no cada 24 horas. Es mentira. Para futuros viajeros que vayan por su cuenta, que sepan que las entradas abarcan 24 horas desde que se entra al parque. Las compañías juegan con eso para no pagar la entrada el último día en el Serengueti, con lo que fuerzan el no entrar hasta las 13 horas, y así poder hacer el game drive por la mañana al amanecer. De esta manera se pierde muchísimo el tiempo, ya que madrugando se puede aprovechar y ver más cosas. Demasiado pole pole y momentos de descanso cuando uno no está cansado. Para quienes quieran hacer el safari con su propio coche, la entrada a los parques es de 60$ por día para los no residentes, y si se quiere pernoctar en uno de los camping públicos (en los que hay baños y dos habitaciones, una que sirve como cocina y otra como comedor) hay que abonar otros 30$ por persona.

    Aunque siempre se pueden encontrar animales, las mejores épocas para visitar ambos parques van desde septiembre hasta mayo, ya que al fin de este mes se produce la gran migración y los animales se trasladan al Masai Mara, en Kenia, en busca de agua y alimento. El paisaje está muy influenciado por las estaciones de lluvias, por lo que la panorámica del cráter del Ngorongoro cambiará considerablemente si se visita durante la época de lluvias de si se hace en la estación seca. Tengo fotografías de la visita de mi madre al cráter del Ngorongoro en el mes de agosto de hace unos años y son completamente diferentes a las mías en febrero: mientras que las suyas muestran un paisaje seco, las mías han retratado verdes colinas y mucha vegetación. Sin embargo, el Serengueti permanece casi siempre igual, aunque la longitud de la hierba puede afectar para ver animales. En nuestro caso se complicó un poco la búsqueda de felinos, ya que la vegetación de la sabana tenía una altura de más de un metro que ayudaba a los animales a mimetizarse y así no ser vistos.

    La experiencia del safari fue muy positiva en general, aunque la compañía que lo organizaba, Meru Safaris, era un tanto cutre. Generalmente cada grupo suele viajar con el ranger, que es quien conduce y se dedica a explicar cosas sobre los animales que se van viendo por el camino, y el cocinero. Es muy divertido ver por la noche en los campsite públicos cómo todos los cocineros preparan las comidas en la cocina conjunta y luego sirven sus platos a los insaciables mzungus concentrados en el comedor. Las cenas suelen ser igual para todos: una crema de verduras y después pasta o arroz con carne en salsa y con verduras. Los packs lunch suelen ser más pobres: un sándwich, zumo, pieza de fruta y algún que otro snack. Los desayunos son maravillosos: tortillas, pancakes, fruta y café. En el caso de Meru Safaris, las tiendas de campaña eran antiguas, los colchones de goma espuma y los sacos de dormir tenían también bastante uso (menos mal que llevábamos nuestro equipo). Quizá lo que peor sabor nos dejó es que el ranger estuviera completamente desmotivado con su trabajo y pareciera que tenía más ganas de pegarnos que de contarnos anécdotas sobre la vida de los animales. El cocinero sin embargo era bastante más agradable. Al final del viaje estás “obligado” a dejar una propina a los dos miembros del staff que te han acompañado durante el trayecto. Según los foros, dicen que 10$ por persona por día a cada uno de los miembros del staff es lo adecuado. Pero nosotros viajamos con un presupuesto ajustado y además no quedamos muy contentos, con lo que les dimos a cada uno 15$ por el viaje.