• Guía de Tanzania,  Tanzania

    Guía de Tanzania

    Junto con Kenia, Tanzania es uno de los países más emblemáticos del continente. Y es que Tanzania, al igual que Kenia, ofrece los dos principales atractivos africanos al turista: playas de ensueño en Zanzibar, y safaris increíbles. Tanzania es un país muy seguro para viajar y dispone de una aerolínea low cost (FastJet) que comunica Dar es Salaam con las ciudades más importantes del país y también con otras capitales africanas. Para ir a Tanzania lo ideal es emplear quince días si se quiere hacer safari y playa. Tanzania no es un destino caro si sabes cómo moverte y si contratas todo por tu cuenta in situ. Como Kenia, es un destino multicultural y necesario en la lista de todo viajero en África Oriental. En este post os resolveremos todas las dudas previas al viaje y os daremos indicaciones sobre la ruta que realizamos.

    VISADO Y CARNET DE CONDUCIR 

    Los ciudadanos españoles pueden conseguir un visado de turismo para estancias inferiores a 90 días a la llegada a Tanzania en los aeropuertos principales así como a través de las principales fronteras terrestres, por 50$. Otras nacionalidades consultar.

    Se puede alquilar coche en Tanzania pero no es un país sencillo para conducir, ya que las carreteras no están en buenas condiciones y hay bastantes animales que se cruzan por el camino. Será necesario un carnet internacional. Se conduce por la izquierda. En Zanzibar no vemos complicado el conducir si se tiene un poco de cuidado.

    VACUNAS (Información del MAEC)

    · Obligatorias: La vacuna de la fiebre amarilla es obligatoria si se procede de una zona infectada (no es el caso de España). Si se pretende entrar en Tanzania procedente de un país endémico (como es el caso de todos sus países vecinos) se exige la vacunación. También algunos países exigen la vacunación de fiebre amarilla para entrar en su territorio si se procede de Tanzania. Junto con Madagascar, es el único país en el que nos han pedido la cartilla de la fiebre amarilla.

    · Recomendadas: Fiebre tifoidea, hepatitis A y B, tétanos-difteria. Existe riesgo de malaria durante todo el año y en todo el país por debajo de 1.800 metros de altitud.

    CLIMA

    El clima en Tanzania es tropical y tiene una temporada de lluvias que afectará a la frondosidad de los parques, haciendo más complicada la visión de los animales cuando la hierba está alta, pero haciendo que el paisaje sea más impresionante en el caso del cráter del Ngorongoro.

    Hay tres temporadas turísticas diferenciadas:

    · Temporada alta (Junio-Agosto). Clima fresco y seco. Los hoteles de las zonas turísticas están llenos y con precios altos. Es más fácil avistar animales, hay menos follaje y se congregan cerca del agua.

    · Temporada media (Septiembre- Febrero). Clima caluroso, sobre todo de diciembre a febrero. Desde finales de octubre hay lloviznas (mvuli) y soplan los kusi (vientos alisios del sureste). Precios de temporada alta de mediados de diciembre a mediados de enero.

    · Temporada baja (Marzo-Mayo). Las tormentas embarran las carreteras secundarias. Algunas zonas son inaccesibles. Rara vez llueve varios días seguidos. El paisaje está verde y exuberante. Algunos hoteles cierran; otros ofrecen descuentos.

    CARRETERAS Y GASOLINERAS

    Como dijimos previamente, las carreteras de Tanzania son bastante malas para conducir, especialmente más allá de las carreteras que comunican Dar es Salaam con Arusha y Dar es Salaam con Dodoma. El transporte público es de los peores del continente. Hay varias líneas de tren, toda una experiencia.

    COMPRAS

    Tanzani tiene mucha artesanía que no será difícil de encontrar. En Dar es Salaam y Arusha hay varios mercados y en Zanzibar hay multitud de tiendas donde encontrar todo tipo de recuerdos. Es aconsejable comprar la artesanía en Zanzibar, puesto que es  una importante ciudad de cultura swahili y ofrece cosas más interesantes y bonitas que otros lugares.

     

    RUTA Y APRECIACIONES

    Nosotros estuvimos un mes en Tanzania recorriendo Dar es Salaam, Zanzibar y la zona del Lago Tanganika (Mwanza, Musoma y Mwanza) y además hicimos un safari de dos noches en Serengeti y Ngorongoro. Quien quiere recorrer el país puede hacerlo perfectamente visitando los puntos de interés: Dar es Salaam, Zanzibar y safari. Esta es nuestra propuesta para hacerlo por libre. En este enlace podrás ver toda nuestra ruta.

    · Días 1. Dar es Salaam. Llegada a Dar es Salaam. Si llegáis por la mañana os aconsejamos que ese mismo día vayáis al puerto desde donde salen los barcos a Zanzibar. Allí mismo podréis encontrar muchísimas agencias que organizan los safaris. Normalmente los safaris parten de Dar es Salaam y regresan a Dar es Salaam. Siendo optimistas, digamos que encontráis un safari para salir en dos días.

    · Día 2. Dar es Salaam. Haciendo tiempo a que se forme el grupo, podéis dar una vuelta por Dar es Salaam. No es que sea una ciudad súper interesante, pero si tenéis tiempo podéis emplear un día en visitarla mientras se espera para salir al safari. Más días igual ya sería forzar un poco…

    · Días 3-8. Safari. La opción más económica es saliendo desde Dar es Salaam y se suele hacer de esta manera:

    Día 1, traslado a Arusha en autobús.

    Día 2, safari en Lago Manyara.

    Día 3, safari en Ngorongoro.

    Día 4, safari en Serengeti.

    Día 5 safari por la mañana y regreso a Arusha (este día es un poco palizón).

    Día 6 traslado a Dar es Salaam en autobús.

    Otra opción es ir a Zanzibar primero, y desde allí tomar un avión directamente hasta Arusha. Esta opción es buena para quienes tengan menos días porque se ahorra mucho tiempo de viaje. A nosotros nos costó unos 90 euros el vuelo en avioneta de 2 horas Stone Town-Arusha. Igual se puede hacer a la inversa también y así se ahorra tiempo.

    · Días 9-15. Zanzibar. Para un viajero low cost, una buena opción en tomar el barco desde el mismo puerto desde donde se reservó el safari, o bien ir en avión con FastJet. Mirad la opción de regatear el precio del safari y hacer uno de los trayectos en avión, o bien desde Arusha hasta Zanzibar o a la inversa, pues condensáis en dos horas casi 24 horas de viaje (el trayecto en bus de Arusha a Dar es Salaam, la noche en Dar es Salaam y el trayecto en avión o barco hasta Zanzibar). Lo ideal es estar las últimas noches en la playa para relajarse en la playa. La mejor playa que hay en Zanzibar es la de Nungwi. En nuestra opinión, está muy bien Kizimkazi, Stone Twon y Nungwi. Una noche en la primera, dos en la segunda y tres en la tercera.

     

  • Ruta y alojamiento en Tanzania,  Tanzania

    Ruta e información en Tanzania

    Estuvimos en Tanzania desde el 18 de enero de 2016 hasta finales de febrero de 2016. Llegamos a Dar es Salaam en avión desde Madrid con la compañía Ethiopian Airlines, una de las compañías africanas más potentes que comunica el continente con Europa y Asia. Como recomendación, no volveríamos al noroeste, es una zona muy complicada de visitar por libre y se pierde mucho tiempo sin que compense el viaje. 

    RECORRIDO: DAR ES SALAAM, ZANZIBAR (STONE TOWN, NUNGWI, KIWENGWA), ARUSHA (SAFARI NGORONGORO Y SERENGUETI), MUSOMA, MWANZA, KIGOMA, DODOMA (18 Enero – 29 Febrero 2016)

    En general, la temperatura fue buena y no únicamente tuvimos algunas lluvias nocturnas en Dar es Salaam. El clima fue agradable a excepción de Dar es Salaam, donde hacía mushísimo calor húmedo. Aunque nosotros no lo vimos, nos dijeron que en el centro del país se habían producido lluvias torrenciales que habían complicado el transporte terrestre.

    ITINERARIO

    Trayecto Dar es Salaam – Stone Town (Zanzibar). Avión FastJet. 30 minutos 44 euros por persona.

    Trayectos en taxi compartido entre cuatro personas en Zanzibar (precios por el servico del taxi): Stone Town – Nungwi (2 horas 40$). Nungwi – Kiwengwa (1.30 horas 20$). Kiwengwa – Stone Town (1.30 horas 20$).

    Trayecto Stone Town – Arusha.Avión FlyLink. 2 horas 99 euros por persona. La otra alternativa era volar a Dar es Salaam y desde allí tomar un autobús. No compensa, se pierden dos o tres días y se gasta casi lo mismo.

    Trayecto Seronera (Parque Nacional Serengeti) – Musoma. Autobús Coast Line East Africa. 5 horas 28 euros los dos (nos obligaron a pagar como si hubiéramos iniciado el viaje en Arusha). Fue un auténtico horror por las condiciones del autobús y la carretera. No hay servicio todos los días.

    Trayecto Musoma – Mwanza.Dala dala. 5 horas 5 euros los dos. Podíamos haber ido en autobús llegando en 3 horas, ya que los dala dala paran muchísimo.

    Trayecto Mwanza – Kigoma.Autobús de Saratoga. 15 horas 28 euros los dos. Mejor autobús que Coast Line pero viaje muy pesado por las condiciones del terreno. La mitad del trayecto es sobre asfalto y la otro por terreno urbano.

    Trayecto Kigoma – Dodoma – Dar es Salaam. Tren local de Kigoma a Dodoma. 24 horas (que se convirtieron en 28) 42 euros los dos en una cabina con dos camas y lavabo. Autobús de lujo de Shabiby Line de Dodoma a Dar es Salaam 12 euros 5 horas.(la mejor compañía sin duda que tomamos en Tanzania)

    ALOJAMIENTO

    Dar es Salaam (cuatro noches): Extra INN. 35$ la noche por habitación doble con baño compartido y desayuno. Quizá un poco caro, pero no había mucha oferta de backpackers a precios competitivos. El dueño era muy agradable y ofrece la posibilidad de recogida en el aeropuerto, que no está muy lejos a la casa. Hay Wifi. Pincha aquí para más información.

    Stone Town (cinco noches): Airbnb. 30$ por la habitación con baño común, sin desayuno pero con cocina. Es muy complicado encontrar cosas baratas en Stone Town. No hay Wifi. Pincha aquí para más información.

    Nungwi (dos noches): Union Beach. 40$ por habitación con baño después de regatear. Los bungalows son más caros. Desayuno incluido pero no ofrece la posibilidad de cocinar. Nosotros comprábamos cosas en el town y nos hacíamos nuestras cenas en la habitación. Hay Wifi pero muy malo. Pincha aquí para más información.

    Kiwengwa (seis noches): Airbnb. 165 euros por una habitación durante toda la estancia. Hay mucha oferta de alojamiento caro y alguna más económico alrededor de 40$ la noche. Había Wifi. Pincha aquí para más información.

    Arusha (una noche): Hotel de tres estrellas incluido en el pack del safari. No recordamos el nombre pero hay mucha oferta en la ciudad.

    Musoma (dos noches): Couchsurfing. Hay pocas opciones. Pincha aquí para más información.

    Mwanza (dos noches): Couchsurfing. Hay pocas opciones. Pincha aquí para más información.

    Kigoma (seis noches): 36 euros por todas las noches en un hotel local con baño y sin desayuno. Hay oferta de hoteles baratos en la calle principal. Había Wifi aunque iba un poco mal. Pincha aquí para más información.

  • Dar es Salaam,  Tanzania

    Qué ver en Dar es Salaam

    Dar es Salaam es una de las ciudades más importantes de Tanzania. Utilizada generalmente como base para llegar al país por vía aérea y como conexión con otros puntos del país. Desde aquí se pueden contratar los safaris para el Ngorongoro y Serengeti y se puede llegar hasta Zanzibar en barco o en avión.  

    Dar es Salaam es confundida habitualmente como capital del país en lugar de Dodoma. Su aeropuerto Julius Nyerere International comunica la ciudad con los principales destinos turísticos dentro y fuera del país a los que se puede volar con compañías aéreas low cost. Os recomendamos echar un ojo a Fast Jet, que opera en Tanzania y otros países ofreciendo a veces precios igual de económicos que si se viaja en transporte local. Un par de días son suficientes para visitar la ciudad, pues su asfixiante calor e intensa humedad hacen que cualquiera desee huir cuanto antes en busca de un mejor clima. Dicho esto, aquí reflejamos algunas de las atracciones que ofrece la ciudad.

    Qué ver en el town: la verdad es que el town no se merece más que una vuelta rápida. El paseo que rodea la zona financiera bajo la sombra de las grandes torres en construcción alberga múltiples oficinas en las que poder contratar un safari. Además, es el mismo punto donde se toma el ferry para ir a Zanzibar. Hay varias compañías que hacen los trayectos. Las caras, de 35$, tardan una hora y media en llegar. Mientras que las baratas, de 20$, tardan entre cuatro y cinco horas. En ese mismo paseo hay un par de iglesias protestantes que llaman la atención entre el resto de las construcciones. También hay algunos grandes centros comerciales en el town donde encontrar tiendas y restaurantes occidentales.

    Otros lugares curiosos de ver son el fish market y Kariakoo market. En el primero se puede ver cómo llega el pescado a tierra y cómo las mujeres quitan las escamas para preparar el producto que los hombres venden después. Se puede encontrar de todo y a muy buen precio. También hay unos restaurantes locales donde preparan el pescado junto con arroz y ugali (la comida local hecha a base de agua y harina). Al lado se encuentra la Casa Presidencial, en el Barack Obama Drive. El Kariakoo Market se encuentra en el centro del town y se divide en dos partes: la primera donde están las especias y verduras y la segunda en la que están los productos para la casa, como si fueran unos grandes almacenes donde comprar desde clavos hasta pintura o detergentes.

    Dónde darse un baño: La mayor parte de las playas a la europea son playas integradas en algún complejo hotelero, donde encontrar hamacas y tumbonas para relajarse. Si estáis buscando eso mismo en una playa pública no lo encontraréis. Si bien Coco Beach tiene bastante afluencia de gente, no hay mucho mzungu por ahí bañándose. Quizá habrá algún que otro surfero, pero nada de chicas en bikini tomando el sol. De hecho, las africanas son bastante pudorosas por lo general a la hora del baño y todas se bañan vestidas o con alguna camiseta que tape su silueta, aunque luego vayan a salir del agua con las ropas ceñidas al cuerpo. Si uno se quiere bañar, se puede bañar, pero hay que tener en cuenta que Coco Beach está más bien concebida para tomarse una cerveza o zumo mirando al mar, más que para tomar el sol y darse un chapuzón. No obstante, por poder, sí se puede, otra cosa es el grado de observación que cada uno esté dispuesto a querer soportar.

    Otras opciones para quiénes quieran ir a darse un baño durante su estancia en Dar es Salaam porque en su alojamiento no tengan piscina, son las islas Bongoyo y Mbudya. Las excursiones son cerradas y los barcos suelen costar un mínimo de 20$ por persona. Por último, hay algunos hoteles que permiten la entrada a sus piscinas previo pago de una entrada, como el White Sands Resort y Kunduchi Beach Resort, pero nosotros no llegamos a ir. En la zona “pija” de Msasani se pueden encontrar varios centros comerciales con tiendas muy occidentales con bonitos souvenirs. También hay posibilidad de reservar allí actividades acuáticas como diving, disfrutar de una cerveza contemplando el atardecer o comer en alguno de los restaurantes.

  • Safari Low Cost,  Tanzania

    Safari en Serengeti y Ngorongoro

    A sabiendas de que Zanzibar y los safaris son las mayores atracciones para los turistas en Tanzania, hay muchísima oferta para todos los bolsillos. En Internet se pueden ver todos los packs que abarcan desde clases de lujo, viajando en muy buenos vehículos y pasando la noche en lodges de alta categoría, hasta las opciones más económicas. Aquí os damos las claves para realizar un safari barato en Tanzania. 

    Tened en cuenta que en Internet siempre va a ser todo más caro que una vez que se llega al sitio, ya que las pequeñas compañías locales que son las que ofrecen los precios más económicos no suelen tener página web, y es factible reservar de un día para otro. Como todo, el precio que se paga es el que se consiga negociar con la empresa. Nosotros siempre forzamos al máximo y creemos encontrar chollos, hasta que llega otro más listo y lo consigue aún por menos dinero, para nuestro cabreo posterior. En nuestro caso, reservamos el safari con Horton Safaris en Dar es Salaam porque no queríamos perder tiempo en Arusha (volábamos desde Zanzibar hasta Arusha y al día siguiente queríamos comenzar la ruta). El precio más económico que conseguimos en Dar es Salaam fue de 165$ por persona por día y querían vendernos el pack estándar de cuatro días que incluye:

    Día cero: Traslado de Dar es Salaam a Arusha en luxury bus de la compañía. Noche en Arusha.

    Primer día: Salida desde Arusha para visitar el Lake Manyara. Noche en un lodge local.

    Segundo día: Salida desde Manyara al cráter del Ngorongoro. Game drive en el Ngorongoro y noche en un campsite público.

    Tercer día: Salida desde Ngorongoro hasta el Serengueti. Game drive en el Serengueti y noche en un campsite público.

    Cuarto día: Game drive al amanecer en el Serengueti. Desayuno, traslado a Arusha.

    *Las comidas y el agua están también cubiertas por la compañía, que además pone todo el equipamiento para dormir en el camping. Recomendamos llevaros vuestro propio saco.

    Al no poder permitirnos pagar cuatro días, al final negociamos tres días dos noches desde Arusha, incluyendo la noche en Arusha y una noche extra que nos dieron en Manyara (sin visitar el parque) al no poder salir a hacer el safari el día que teníamos planeado. Pagamos un total de 470$ por persona, que al cambio son 430 euros. Nuestros compañeros pagaron uno 250$ por día, y otro 130$ (éste último nos dijo que consiguió este precio porque venía de escalar el Kilimanjaro y la compañía con la que había ido no había hecho las cosas muy bien con él, con lo que le hicieron un precio especial). No regresamos a Arusha, sino que tomamos un autobús local en Seronera para ir hasta Musoma (el billete lo compramos al abandonar Arusha). En un principio pedimos la opción de hacer dos días y una noche, pero nos dijeron que no era factible ya que la entrada del parque era diaria y no cada 24 horas. Es mentira. Para futuros viajeros que vayan por su cuenta, que sepan que las entradas abarcan 24 horas desde que se entra al parque. Las compañías juegan con eso para no pagar la entrada el último día en el Serengueti, con lo que fuerzan el no entrar hasta las 13 horas, y así poder hacer el game drive por la mañana al amanecer. De esta manera se pierde muchísimo el tiempo, ya que madrugando se puede aprovechar y ver más cosas. Demasiado pole pole y momentos de descanso cuando uno no está cansado. Para quienes quieran hacer el safari con su propio coche, la entrada a los parques es de 60$ por día para los no residentes, y si se quiere pernoctar en uno de los camping públicos (en los que hay baños y dos habitaciones, una que sirve como cocina y otra como comedor) hay que abonar otros 30$ por persona.

    Aunque siempre se pueden encontrar animales, las mejores épocas para visitar ambos parques van desde septiembre hasta mayo, ya que al fin de este mes se produce la gran migración y los animales se trasladan al Masai Mara, en Kenia, en busca de agua y alimento. El paisaje está muy influenciado por las estaciones de lluvias, por lo que la panorámica del cráter del Ngorongoro cambiará considerablemente si se visita durante la época de lluvias de si se hace en la estación seca. Tengo fotografías de la visita de mi madre al cráter del Ngorongoro en el mes de agosto de hace unos años y son completamente diferentes a las mías en febrero: mientras que las suyas muestran un paisaje seco, las mías han retratado verdes colinas y mucha vegetación. Sin embargo, el Serengueti permanece casi siempre igual, aunque la longitud de la hierba puede afectar para ver animales. En nuestro caso se complicó un poco la búsqueda de felinos, ya que la vegetación de la sabana tenía una altura de más de un metro que ayudaba a los animales a mimetizarse y así no ser vistos.

    La experiencia del safari fue muy positiva en general, aunque la compañía que lo organizaba, Meru Safaris, era un tanto cutre. Generalmente cada grupo suele viajar con el ranger, que es quien conduce y se dedica a explicar cosas sobre los animales que se van viendo por el camino, y el cocinero. Es muy divertido ver por la noche en los campsite públicos cómo todos los cocineros preparan las comidas en la cocina conjunta y luego sirven sus platos a los insaciables mzungus concentrados en el comedor. Las cenas suelen ser igual para todos: una crema de verduras y después pasta o arroz con carne en salsa y con verduras. Los packs lunch suelen ser más pobres: un sándwich, zumo, pieza de fruta y algún que otro snack. Los desayunos son maravillosos: tortillas, pancakes, fruta y café. En el caso de Meru Safaris, las tiendas de campaña eran antiguas, los colchones de goma espuma y los sacos de dormir tenían también bastante uso (menos mal que llevábamos nuestro equipo). Quizá lo que peor sabor nos dejó es que el ranger estuviera completamente desmotivado con su trabajo y pareciera que tenía más ganas de pegarnos que de contarnos anécdotas sobre la vida de los animales. El cocinero sin embargo era bastante más agradable. Al final del viaje estás “obligado” a dejar una propina a los dos miembros del staff que te han acompañado durante el trayecto. Según los foros, dicen que 10$ por persona por día a cada uno de los miembros del staff es lo adecuado. Pero nosotros viajamos con un presupuesto ajustado y además no quedamos muy contentos, con lo que les dimos a cada uno 15$ por el viaje.

  • Las playas de Zanzibar,  Tanzania

    Las playas de Zanzibar

    No cabe duda de que las costas de Zanzibar son el mayor reclamo para los turistas en busca de playas paradisíacas. Sin embargo, tanta leyenda sobre el paraíso africano hace que las expectativas sean muy altas y no siempre se vean realizadas. Depende de a dónde se vaya se puede tener suerte o no con la playa.

    Nosotros salimos un poco decepcionados porque íbamos con la errónea idea de que sería como las Seychelles, y no es así. Además tuvimos el problema de que hizo muchísimo viento durante los días que estuvimos allí en todas las partes de la isla. Tampoco pudimos hacer camping en ninguna ciudad, con lo que en el lugar más bonito, que es el norte, sólo pudimos estar dos noches a causa de nuestro presupuesto. Una advertencia para viajeros, sólo hay cajeros automáticos en Stone Town, así que más vale sacar el dinero allí antes de dejar la ciudad. Dicho esto, vamos a contar el recorrido que realizamos.

    Kizimkazi: Desde Stone Town hicimos una excursión de un día al sur de la isla, Kizimkazi. Fuimos y volvimos en el día con el coche de nuestro anfitrión de Airbn, Mohamed, que nos cobró 15$ por persona incluyendo el equipamiento para hacer snorkeling. Desde Stone Town se tardan unas dos horas para llegar. El motivo de la excursión era hacer snorkeling y ver delfines, aunque no tuvimos suerte. Según Mohamed, “cualquier hora del día es buena para ver delfines”. Es falso. La mejor hora es al amanecer, según los aldeaños, así que quienes quieran ir a ver delfines lo mejor es que pernocten directamente en la zona y desde allí puedan contratar la excursión. Llegamos sobre las doce pero tuvimos que esperar hasta las tres de la tarde para subirnos a la barca porque “era mejor esa hora”. Mientras tanto nos llevaron al lodge Promised Land donde estuvimos bañándonos y disfrutamos de sus hamacas y vistas. También comimos allí por unos 6$ por persona.

    Nungwi: De nuevo, fuimos desde Stone Town con el chico de la casa de Airbnb en la que habíamos estado y pagamos 40$ para cuatro personas parando en el tour de las especias durante el trayecto, donde estuvimos unas dos horas y media. El trayecto en sí desde Stone Town a Nungwi es de una hora más o menos. En Nungwi íbamos con la idea de acampar en un backpackers en la playa pero no pudo ser. Queríamos estar en primera línea de playa porque, ya que sólo íbamos a estar allí dos noches, queríamos disfrutar de las vistas.

    Es difícil encontrar algo económico en primera línea de playa, pero al final conseguimos que un hotel local llamado Union Beach nos dejara la habitación doble con desayuno por 40$ la noche. Cerca de Union Beach están Jambo Brothers y Cholo’s, (éste último es también discoteca, por lo que es bastante ruidoso) otras opciones también económicas en Nungwi. Tenemos entendido que más apartado de la playa pueden encontrarse guesthouse y pensiones más baratas, pero no lo hemos comprobado. Si se dan paseos por la playa se pueden ver los múltiples alojamientos que hay: grandes hoteles con bonitas piscinas y pequeñas casitas para envidia nuestra que no teníamos ni una estantería donde poder colocar la ropa o un gancho para la toalla del baño.

    También es el lugar de Zanzibar con más opciones para ir a comer, tomar una copa o bailar por la noche. Nungwi es la playa más bonita y con el mejor atardecer de la isla, ya que al encontrase al punto más al norte se puede ver cómo el sol se esconde en el mar. Pero tuvimos mala suerte. Los dos atardeceres que contemplamos no fueron en absoluto espectaculares debido a algunas nubes. Aún así, los colores que quedan en el mar después de que se ponga el sol muestran unas aguas cristalinas de tonos acuarela muy bucólicos. Cerca de Nungwi se puede ir a Kendwa, otra zona turística.

    Kiwengwa: Fuimos desde Nungwi con un taxista local por 20$ para un trayecto de unos 40 minutos. Decidimos ir a esta playa porque encontramos una casa de Airbnb por 30$ la noche por pareja en la que podíamos cocinar e ir a la playa. Sin embargo, quizá esta playa no es la más recomendable para visitar si se va por libre. Hay muy pocos productos que se puedan comprar, no hay supermercados sino tiendas pequeñas, con lo que si vais allí cargaros de provisiones en Stone Town. Hay algunos restaurantes locales y grandes hoteles, pero en algunos de ellos sólo dejan comer con opción de buffet que suele oscilar entre los 30$ y 40$. Hay un gran complejo hotelero muy bonito con decoración árabe en el que hay dos restaurantes donde encontrar comida internacional y de fusión con cocina asiática.

    En Kiwengwa estuvimos seis noches e hicimos una excursión para hacer snorkeling en la isla de Mnemba, una visita que también se puede hacer desde Nungwi. Pagamos 20$ por persona y nos metieron en un grupo de turistas italianos que estaban en uno de los complejos hoteleros. Ese es otro punto curioso de Zanzibar: se podría decir que el 90% del turismo es italiano, con lo que la mayor parte de los locales han aprendido la lengua y parecen auténticos mafiosos hablando, como pasaba en la costa de Kenia. Lo peor de esta playa es que hay un complejo hotelero con hamacas en la playa llenas de mzungus tomando el sol, y frente a ellos filas de masais y mujeres con niños tratando de vender cualquier cosa. Es una estampa reflejo de la colonización que a nosotros, personalmente, nos crea un poco de angustia. Con lo que al final prescindes de ir a la playa para estar tumbado tomando el sol y prefieres pasear.

    La excursión para hacer snorkeling estuvo muy bien aunque tuvimos la mala suerte de que había muchísimas medusas, con lo que tuvimos que terminar antes de tiempo. Desde Kiwengwa volvimos a Stone Town en coche por 20$ los cuatro. Nos quedamos sin visitar las playas de Paje y Jiambiani al este de la isla por falta de tiempo y porque en Internet decía que en Paje era más complicado bañarse por las mareas y las rocas, pero también son zonas muy visitadas en general por los turistas que buscan tranquilidad.

  • Stone Town,  Tanzania,  Zanzibar

    Stone Town

    Stone Town es uno de los lugares más emblemáticos de la cultura swahili. Es la capital del archipiélago de Zanzibar, ciudad que vio nacer a Freddy Mercury y que batalla con Tanzania por reivindicar el lugar que le pertenece. La primera parada de una isla que ofrece muchas sorpresas y lugares mágicos al viajero. 

    El archipiélago de Zanzibar está compuesto por dos islas, Unguja (la isla principal y a menudo denominada Zanzibar) y Pemba. El imperio de Zanzibar fue uno de los más importantes de África y data de finales del siglo XVII cuando estaba bajo las órdenes del sultán de Omán y abarcaba las costas de Somalia, Kenia y Tanzania. Está situado en un enclave geográficamente estratégico, pues comunica el mundo árabe con el África negra y, además, es una de las rutas comerciales más próximas a Asia. Es por eso que el Imperio de Zanzibar ha recibido a múltiples civilizaciones. Árabes, indios, africanos y europeos han batallado por su control y le han dejado una mezcla de culturas única. Durante la colonización europea, Zanzibar recibió colonos portugueses y británicos. Éstos últimos, abolieron el comercio de esclavos antes de que se proclamase la independencia de Tanzania y Zanzibar fuera integrado junto con el Imperio de Tanganyika en la Unión de Tanzania. Actualmente es una región semiautónoma, con lo que tienen un presidente propio y cierto grado de autonomía para gestiones internas. Aún así, desde la isla recriminan ser a menudo olvidados por el gobierno central, pese a ser uno de los mayores atractivos turísticos del país.

    Su capital, Stone Town, fue catalogada como patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el año 2000, al ser uno de los enclaves más importantes de la cultura swahili. Es el punto de entrada y salida en la isla, bien sea por mar o aire. A día de hoy se puede tomar un ferry desde Dar es Salaam y llegar en una hora y media por 35$ y en cuatro horas por 20$. Si vais a comprar el billete de barco en el centro de Dar es Salaam y os dicen que sólo existe la opción cara, no es verdad. Un poco más alejado del ferry principal se encuentran los barcos baratos, aunque igual por quince euros no compensa navegar estar entre tres y cuatro horas más. Nosotros fuimos en avión con la compañía FastJet que tiene vuelos regulares muy económicos: pagamos 40$ por un trayecto, que suele ser el precio estándar. En Stone Town hay una amplia variedad de alojamientos para todos los bolsillos y gustos. Desde hoteles de lujo, románticos, backpackers o casas de Airbnb. Nosotros optamos por ir a una casa de Airbnb en la que hubiera cocina ya que íbamos con dos amigos y así nos permitía tener más intimidad. En general, los precios tanto en Stone Town, como en el resto de la isla, no son precisamente económicos y es complicado encontrar alojamiento por debajo de los 30$ por noche. El trayecto desde el aeropuerto al centro de la ciudad se puede conseguir por 5$ regateando bastante. En Zanzibar hay mucho turismo y los precios en algunas ocasiones están bastante por las nubes y la gente se aprovecha de eso. Así que regatear es una obligación.

    Stone Town no es precisamente el mejor lugar para acudir a la playa pero sí para realizar compras y disfrutar de algunos restaurantes como el Mercury, el único resquicio que recuerda que Freddie Mercury nació y vivió parte de su vida en Stone Town. Su casa, ahora convertida en un hotel de lujo, apenas explota las posibilidades como lugar de peregrinación para los groupies de Queen. Stone Town se merece por lo menos dos días para disfrutar de sus calles y sus comercios, visitar el mercado de los esclavos y los puestos de frutas y especias, comer en un puesto callejero una pizza swahili o simplemente disfrutar de la vida en uno de los lugares con más mezcla de razas de África.

    Desde Stone Town se pueden realizar algunas excursiones de media jornada. Es muy interesante visitar Prison Island (o Changuu), antaño un lugar donde se hacinaba a los esclavos, hoy en día reconvertido en un hotel que alberga tortugas centenarias. Pagamos 20$ por el bote (5$ por persona) por tres horas: una para los trayectos y dos para ver a las tortugas y disfrutar de la playa. La entrada al hotel para ver a las tortugas es de 4$ por persona. Otra de las excursiones que se pueden hacer es visitar el mercado de las especias. Nosotros lo hicimos de camino a Nungwi para aprovechar el desplazamiento y no tener que pagar más. El tour es entretenido, explican de qué árboles vienen las especias, te dan a probar frutas y luego enseñan productos locales y te hacen una corona con hojas de palma. El tour es gratis pero siempre esperan que les des algo al finalizarlo, además de comprar algún paquete de especias, tés, cafés con aromas, jabones, fragancias naturales o cremas. No es indispensable, pero sí es curioso.

     

  • Musoma, Mwanza y Kigoma,  Tanzania

    Musoma, Mwanza y Kigoma

    Después de haber disfrutado de nuestro breve-pero-intenso safari en el Ngorongoro y el Serengueti, continuamos la ruta hacia el norte de Tanzania. El motivo de que eligiéramos visitar Musoma, Mwanza y Kigoma era estrictamente por causas laborales. Si bien vimos paisajes bonitos, igual las condiciones de transporte son excesivamente duras y tampoco son destinos que merezcan muchísimo la pena.

    De Seronera a Musoma: Coast Line East Africa, 5horas, 35.000 tzs

    El motivo de que el billete fuera tan caro es porque nos obligaron a pagar el trayecto completo, desde Arusha hasta Musoma, aunque nosotros nos uniéramos al trayecto a mitad de camino en Seronera, en el interior del parque. Para quienes quieran hacer esta opción, recomendamos que compren el billete de autobús en Arusha, ya que se arriesgan a que no haya espacio en el autobús si esperan a comprarlo en Seronera. Además, hay diferentes compañías y cada una opera en días distintos, con lo que es un poco caótico. Los autobuses están bastante viejos y nada cuidados. Las carreteras son malas y hay muchos baches. También se sube gente a lo largo del trayecto, con lo cual la seguridad es bastante cuestionable. En Musoma nos íbamos a quedar a dormir en casa de Festo, un chico tanzano con el que contactamos a través de Couchsurfing. Sin embargo, en el último momento no nos pudo alojar en su casa, pero muy gentilmente nos pagó dos noches en un lodge local. Intentamos darle el dinero pero no nos dejó. Esas dos noches fuimos a su casa a cenar con su familia en el patio que comunicaba con sus cuatro vecinos. Fue muy divertido estar con ellos, ya que intercambiamos anécdotas de nuestros países e información para nuestra ruta.

    En Musoma se pueden dar algunos paseos cerca del Lago Victoria. Vimos a varios turistas que iban en bicicleta, pero nosotros no exploramos la ciudad ya que estuvimos un día y medio.

    De Musoma a Mwanza: dala dala, 5 horas, 7.000 tzs.

    Decidimos ir en dala dala porque los autobuses grandes que hacían el trayecto daban bastante asco y salimos escarmentados del anterior viaje. Sin embargo, deberíamos haberlo tomado ya que el viaje duraba tres horas en lugar de cinco, porque los dala dala se paran en todos los pueblos habidos y por haber, incluso si nadie hace ademán de querer subir. En Mwanza hicimos tres noches de couchsurfing en casa de una chica de Indonesia que vive allí con su marido tanzano. La casa estaba muy bien pero tenía 200 gallitas (número real), diez ocas, gallos, diez perros, conejos y patos. Con lo cual os podéis hacer una idea del concierto que había por la mañana. La chica que nos acogió era muy agradable, pero las condiciones higiénicas de la cocina eran muy cuestionables.

    En Mwanza hay algunas cosas que hacer. Se puede dar una vuelta por el town y visitar el Sukuma Village Museum, que muestra el modo de vida de la gente de antaño en el lugar. Tambíen hay algunas playas a las que ir, pero no son gran cosa. Kamanga Beach está en el town mientras que Malaika Beach y Tunja Resort están en Ilamela. También se pueden hacer excursiones para visitar las islas yendo en ferry local, o bien a las islas de Saanane o Rubondo, ambas parques nacionales.

    De Mwanza a Kigoma: Saratoga, 15 horas, 35.000 tzs

    Saratoga y Adventure son las compañías con los autobuses más nuevos, algo que se agradece para viajes tan largos. Este trayecto comenzó a las cinco de la mañana y llegamos a Kigoma casi a las ocho de la tarde. Desde Mwanza hasta Tabora son siete horas en una carretera muy buena. El problema viene después. Ocho horas en las que se alternan trozos de carretera asfaltada con caminos de tierra. El viaje se hace muy pesado en general, pero es lo que hay.

    En Kigoma se puede disfrutar de las vistas del Lago Tanganyika desde el restaurante del hotel Hill Top y acceder a la playa del campsite Jakobsen. Las vistas son muy bonitas y el agua muy cristalina y tranquila, con lo que es fácil hacer snorkeling, diving y también kayak.