• Cape Town,  Sudáfrica

    Qué ver en Cape Town (II)

    Nos mudamos a Cape Town en octubre de 2016 atraídos por las posibilidades de vivir una nueva experiencia. La ciudad es una de las más atractivas de África para vivir, pero quizá el nivel de vida es elevado para quien no tenga un buen sueldo. Valoraciones aparte, aquí os proponemos algunas visitas interesantes fuera de las guías turísticas. 

    Antes de eso, queremos recordar los cinco must turísticos que no os podéis perder, algunos de ellos ya mencionados en este post.

    · Tour en la Cape Península. La primera parada es en Hout Bay desde donde se toma un barquito para ver a las focas y leones marinos, posteriormente se visita Simon’s Town, donde se pueden ver los pingüinos, y para terminar el Cabo de Buena Esperanza, con el parque nacional y la visita del faro.

    · Table Mountain. La panorámica de la ciudad desde la emblemática Montaña de la Mesa es uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad. Se puede subir en teleférico o bien haciendo una ruta de senderismo. Mucha gente opta por esta segunda opción como excursión en el fin de semana. Hay rutas sencillas y otras un poco más complicadas que requieren una buena forma física. Una vez arriba hay un restaurante y una tienda de souvenirs. Se puede comprar billete de solo ida o solo vuelta, o de i/v.

    Table Mountain (1)
    De excursión en la Table Mountain

    · Ruta de viñedos en Stellenbosch. Es una excursión que merece mucho la pena. Hay muchas agencias que ofrecen el tour por unos 750Rands (50 euros más o menos). Suelen visitarse cinco granjas diferentes en el pueblecito de Stellenbosch, tiene incluida la comida y cata de quesos y vino en dos de las granjas.

    · Pasear por el centro de la ciudad. No hay que dejar de visitar Long Street y Kloof Street, las calles más in del centro de la ciudad con diversas tiendas hiptser, anticuarios de souvenirs y restaurantes de cocina internacional y de fusión. En Short Market hay un mercado de artesanía donde se podrá encontrar de todo. Muy cerca se encuentra también el Museo de los Esclavos, District Six Museum, y los jardines de Company Garden donde hay un bonito restaurante.

    · Jardín botánico de Kirstenbosch. Uno de los jardines botánicos más impresionantes del mundo. Gran diversidad de plantas y flores situado en un marco impresionante. Durante los domingos de verano (de noviembre a marzo) hay conciertos a las 17 de la tarde, si tenéis la oportunidad no os perdáis la experiencia de pasar un día de pic nic en el jardín botánico. A quienes compren la entrada del concierto les dejarán entrar gratis en el parque durante todo el día. No olvidéis vuestra cesta de picnic con bebida y comida, una costumbre muy extendida entre los sudafricanos.

    No os podéis ir de Cape Town sin visitar estos cinco puntos turísticos. Pero si disponéis de más tiempo, aquí van otras cinco recomendaciones.

    · Robben Island. La isla en la que Mandela estuvo preso durante 18 años durante la época del apartheid. La excursión parte del V&A Waterfront, un impresionante centro comercial donde se puede encontrar de todo. Es recomendable reservar la excursión porque suele haber bastante afluencia de gente. Se pueden comprar las entradas por Internet. La visita dura más o menos tres horas, ya que se tarda casi una hora en llegar y otra en volver. Es interesante para conocer esta parte de la historia del país, ya que los guías de la visita son antiguos presos políticos que relatan su experiencia.

    · Old Biscuit Mill. Localizado en el barrio de Woodstock, que se puso de moda recientemente con multitud de tiendas vintage. Esta antigua fábrica se ha convertido en el epicentro del moderneo los sábados por la mañana. Los diseñadores de moda llevan sus nuevos diseños cada semana y un mercado de comida internacional ecológica y todo tipo de exquisiteces varias hacen las delicias de la comunidad hipster. Impepinable si eres un amente de lo moderno. NO te puedes perder tampoco las tiendas del barrio.

    · Playas. La playa más emblemática es la de Muizenberg, donde se encuentran las pintorescas casitas de colores. Sin embargo, no es de las playas mejores para bañarse y tomar el sol. Llandudno o las playas de Camps Bay, como Clifton 4, son dos playas muy recomendables para tumbarse en la hamaca y disfrutar de sol sudafricano. Eso sí, olvídate de bañarte, el agua está congelada.

    Llanduno (3)

    · Lions Head. Otra de las montañas emblemáticas de la ciudad desde donde se puede ver una bonita puesta de sol. Ideal para un trekking de media jornada.

    · Mercadillo de Hout Bay. Otro mercadillo hipster interesante de visitar. Se encuentra cerca del puerto de Hout Bay y tiene un concepto similar al del Old Biscuit Mill. Está abierto los sábados y los domingos.

  • Cape Town,  Sudáfrica

    Qué ver en Cape Town (I)

    Cape Town es una ciudad que no encaja en el lugar que se encuentra. Olvidaros por un momento de que estáis en África, pues la ciudad recuerda más a California que a cualquier otra metrópoli del continente negro. Pasado colonial, raíces africanas y un hipsterismo exacerbado hacen de ella una de las ciudades más modernas del mundo.

    La primera vez que llegamos a Cape Town fue a finales de abril de 2016, cuando el verano ya había finalizado y el otoño comenzaba a dar paso a un periodo de frío que no esperábamos. Fue antes de irnos a Madagascar, y el tiempo era más bien fresco, una temperatura que se mantiene hasta octubre. Con lo cual, para quiénes quieran ir a la ciudad, mejor hacerlo entre noviembre y marzo. Durante nuestra estancia, no sospechamos que ese mismo año Ciudad del Cabo se convertiría en nuestro nuevo hogar unos meses más tarde. El embrujo de las noches locas en la transitada Long Street, corazón de borracheras, souvenirs y mendicidad estudiada, nos devolvió a una esfera mundial que habíamos olvidado. África ya no existía, y delante de nosotros había una naturaleza hipster que nos trasladó a una Europa que comenzábamos a añorar.

    Tras nuestro paso por Komatipoort, donde disfrutamos de dos magníficas excursiones, el Blyde River Canyon y el Safari Kruger (aquí el capítulo completo), tomamos un minibús que en cuatro horas nos trasladó hasta el aeropuerto de Johannesburgo. Desde allí volamos con Mango Airlines, un trayecto que nos costó más o menos 130 euros por persona, más 30 del trayecto en autobús. Nuestro paso por Komatipoort conllevó un fatídico suceso: el robo de la tarjeta de crédito de la manera más elegante de la historia contado al comienzo de este vídeo paso a paso para alertar a los futuros viajeros al país. Sudáfrica es uno de los países con mayor tasa de criminalidad y cualquier medida de precaución es poca. Así que mucho cuidado.

    cape-town-14
    Una foca marina no se fía nada de mí en Hout Bay.

    Cuando llegamos a Ciudad del Cabo pudimos comprobar que se parecía mucho más a California que a cualquier otra ciudad africana. Con encanto colonial a la vez que alternativo y recordando fuertemente la herencia africana, es una ciudad bella al abrigo del océano y resguardada por montañas. También se puede apreciar el consumismo reclamándote a cada paso, con una mezcla de gente que lo tiene todo, gente que cree que lo tiene todo, y gente que no tiene nada. En cualquier caso, tanto allí como en el resto de Sudáfrica, se puede encontrar prácticamente cualquier producto y marca.

    Nos alojamos en el backpackers Ashanti porque era el más económico para poner la tienda de campaña. Allí estuvimos tres noches y luego fuimos otras cuatro a casa de un amigo, lo que nos dio la vida porque hacía bastante frío para estar en tienda de campaña. El lugar estaba repleto de jóvenes de todas las nacionalidades y razas del mundo, así como de otras partes del país que durante los fines de semana viajan a Ciudad del Cabo únicamente para experimentar un fin de semana de fiesta. Es muy sencillo encontrar alojamiento en el centro de Cape Town, ya que las opciones son de lo más variadas: hoteles de diferente categoría, múltiples backpackers situados entre Long Street y Kloof Street (la mayoría no aparecen en Internet) y gran oferta de casas de Airbnb.

    cape-town-40
    Sí, hay pingüinos en Cape Town. Están en Simon’s Town.

    Lo más bonito que vimos, y que recomendamos, es la excursión al Cabo de Buena Esperanza para ver pingüinos y los puntos más meridionales del país. La excursión suele contratarse en el backpackers de turno, así como otras para visitar las bodegas de Stellenbosch, y comienza pronto por la mañana. La primera parada es en Hout Bay desde donde se toma un barquito para ver a las focas y leones marinos, posteriormente se visita Simon’s Town, donde se pueden ver los pingüinos, y para terminar el Cabo de Buena Esperanza, con el parque nacional y la visita del faro.

    cape-town-47
    La foto que atestigua que estuvimos en el Cabo de Buena Esperanza.

    Durante ese tiempo visitamos el V&A Waterfront, un impresionante centro comercial, que en muchas capitales africanas es el único lugar que te ofrece algo de ocio, aunque no es el caso de Ciudad del Cabo. Desde aquí se puede visitar la isla en la que Mandela estuvo preso durante varios años (Robben Island), pero es una excursión que decidimos guardar para más adelante, así como la visita a las montañas Table Mountain y Lions Head. Tampoco disfrutamos de las playas, ya que el tiempo no acompaña, pero más aún porque estamos seguros de que no será la última vez que estaremos en Cape Town.