• Kgalagadi Transfrontier Park,  Sudáfrica

    Kgalagadi (Kalahari)

    El Parque Nacional Kalahari es uno de los más famosos de África. Se extiende entre Namibia, Botsuana y Sudáfrica abarcando casi un millón de kilómetros cuadrados. El clima y vegetación son cambiantes a lo largo de su extensión y de los países que lo conforman. Estábamos muy motivados con este parque después de ver el documental de la BBC de David Attenborough. 

    Durante el tiempo en que estuvimos viviendo en Ciudad del Cabo hicimos una escapada de dos noches al Parque Nacional Kgalagadi Transfrontier, que es el nombre que recibe el Kalahari en Sudáfrica, antes de nuestro viaje a Namibia y Botsuana. En total empleamos cuatro días, el primero y el último para viajar en autobús nocturno. únicamente visitamos el parque durante un día, con lo que recomendamos emplear más días para conocer bien el Kalahari sudafricano y llevaros una mejor experiencia.

    El clima durante esta temporada era bastante caluroso. Así que mejor aeguraros de tener suficiente agua y un alojamiento con aire acondicionado. También llevad repelente de mosquitos, puesto que por la noche hay bastante. Nosotros hemos viajado por casi toda África en transporte público, pero en esta zona es prácticamente imposible, al igual que Namibia. Has de unirte a un tour o alquilar un coche para hacerlo por tu cuenta.

    Lo que nosotros hicimos fue lo siguiente:

    · Día 1. Tomamos un autobús nocturno que salía desde Ciudad del Cabo a las 17.30horas con la compañía InterCape hasta Upington. Duración total 14 horas. 

    · Día 2. Llegamos sobre las 7.30 de la mañana a Upington. Se puede llegar a Upington desde otros lugares del país tanto en autobús como en avión. Es la ciudad base para llegar hasta el parque. En Upington no vimos que hubiera nada interesante para hacer, con lo que desayunamos en el KFC (porque no había nada más y estaba en frente de la estación) y desde el town tuvimos que ingeniárnoslas para dar con un taxi que nos llevara al aeropuerto, donde teníamos que ir a recoger el coche de alquiler. Después de dar varias vueltas sin éxito, preguntamos a un convoy policial que se ofreció a llevarnos y al que terminamos pagando 100rands (el aeropuerto está a unos 3 kilómetros). Después de realizar los trámites en el aeropuerto, comenzamos el camino hasta nuestro alojamiento, Molopo Kalahari Lodge y tardamos unas dos horas y media en llegar.

    Es muy sencillo conducir hasta allí, no hay pérdida ya que es una única carretera, bien asfaltada y bien señalizada. Durante el camino veréis muchos cadáveres de zorritos en la carretera. A nosotros se nos cruzó una tortuga también, hay que tener cuidado. Antes de llegar al destino paramos en un desvío donde había un pequeño pueblito con una gasolinera y una tienda para comprar algunas cosas para hacernos la comida.

    Una vez en el lodge aprovechamos para descansar y bañarnos en la piscina. Nos fuimos a dormir pronto ya que queríamos entrar temprano en el parque al día siguiente y teníamos 45 minutos de trayecto hasta la entrada. Este lodge suele utilizarlo la gente como noche inicial provenientes de Upington, como punto final del viaje, o bien para quiénes hagan la visita del parque en un día. Nuestra idea inicial era haber reservado en el camping Twee Riverien, que está en la entrada, haber hecho allí un par de noches, y después haber ido hasta el camping Mata Mata, cercano a la frontera con Namibia, para tener una experiencia más completa del viaje. Sin embargo, nuestro visado nos permitía estar en Sudáfrica hasta el día 2 de abril, y también estaba todo ocupado en esas fechas, lo que nos obligó a reestructurar la idea inicial del viaje.

    IMG_20170331_133559
    Relax en mitad del desierto. Fabulosa cerveza local.

    · Día 3. Visita del Kgalagadi Transfrontier Park. Llegamos temprano para realizar el safari por nuestra cuenta. Pagamos 42,5 euros por los dos y el coche gratis. A la entrada nos dieron un mapa donde se explicaba en qué zona nos deberíamos limitar teniendo en cuenta nuestro vehículo. Fuimos a la gasolinera de la entrada para repostar y cambiar la presión de las ruedas antes de comenzar el trayecto.

    A diferencia de otros parques en los que hemos estado, el Kalahari es muy árido y tiene otro tipo de animales. No esperéis ver a los big five, al menos en la zona de la entrada. Ya nos lo advirtió una pareja de sudafricanos la noche anterior en el lodge “observad las pequeñas cosas”. Después de horas y horas de recorrido viendo impalas, antílopes, avestruces, ardillas de campo y pájaros, pudimos ver a tres leones echándose la siesta a la sombra de un árbol. Si bien estuvimos un poco decepcionados, hemos de decir que el paisaje fue muy bonito y la experiencia en general muy satisfactoria.

    · Día 4. Regreso a Upington y autobús a Namibia. Nos despertamos tranquilamente por la mañana y disfrutamos del rico desayuno. Permanecimos en el lodge hasta las 14horas y después regresamos al aeropuerto de Upington para devolver el coche. Fuimos de nuevo al town (para volver hay que pedir en información que llamen a un taxi) y desde allí tomamos un autobús de InterCape para ir a Windhoek, la capital de Namibia.

    RECOMENDACIONES

    · Tiempo de visita: Al menos tres noches para recorrer hasta el camping Mata Mata. Es una pena limitarse a la zona de Twee Rivieren, ya que es la que menos animales concentra.

    · Vehículo: Nosotros alquilamos un Polo, porque íbamos a estar solo un día y no teníamos tiempo de hacer las zonas más profundas del parque. Con este tipo de vehículo podréis hacer unos 70 kilómetros a la redonda de la entrada principal, pero no adentraros a otros campings. Recomendamos un 4×4 a quienes vayan a hacer una excursión más completa.

    · Comida y agua: Aconsejamos hacer compra de comida y agua en Upington, ya que en la pequeña tienda en la que compramos había muy poca variedad de cosas y eran más caras. En los campings hay pequeñas tiendas también para comprar comida y agua. En la zona en la que nosotros estuvimos haciendo el recorrido dentro del parque no había ninguna tienda para comprar agua, así que aseguraros de llevar agua suficiente para todo el día.

    · Gasolineras y terreno: No hay en la carretera entre Upington y el parque. Sin embargo, sí que vimos una en ese pequeño pueblito y en el Molopo Lodge. En los campings del parque también hay. Las vías no están asfaltadas, sino que son caminos fácilmente transitables la mayoría, pero otros pedregosos que requieren 4×4, especialmente durante la época de lluvias.

    · Game drive nocturno: Nos quisimos informar de si el parque ofrecía game drives a los turistas y la verdad es que había poca opción. La mayor parte de los visitantes van con sus propios vehículos (los sudafricanos son muy de “yo me lo guiso, yo me lo como” y les encanta hacer las cosas por sí mismo). Nos informaron de que se ofrece un game drive nocturno a contratar directamente en la recepción del campsite y sujeto a demanda.

  • Sudáfrica

    Durban, la Sudáfrica india

    Durban ha sido la última parada de estos seis fantásticos meses. Una ciudad playera con una costa llena de surferos y actividades para realizar en el agua. Llegamos aquí huyendo del frío y permanecimos los últimos cuatro días antes de regresar a Madrid. 

    La verdad es que Durban no es la ciudad más impresionante de Sudáfrica. Llegó completamente de rebote y se convirtió en la última para de nuestro viaje. Desde aquí volamos hasta Johannesburgo, donde cogimos el vuelo de Turkish Airlines para regresar a Madrid. Entre los tres vuelos tardamos 24 horas en llegar hasta España.

    Seducidos por la idea de huir del frío y disfrutar de unos días cálidos en la costa sudafricana. Teníamos incluso hasta la intención de bañarnos, pero el agua estaba bastante fría, aunque no tan fría como está siempre en Ciudad del Cabo. Llegamos después de cuatro horas de viaje en Baz Bus procedentes de Drakensberg, que nos dejó en la puerta del backpackers Happy Hippo, donde nos alojamos durante cuatro noches. El lugar era una antigua nave que se había reconvertido en alojamiento. Muy curioso y muy bien montado, con cocina común y muchos espacios comunes. también tenía un bar en la terraza donde se montaban unos grandes fiestones durante el fin de semana. Las nuevas generaciones de jóvenes han hecho de Durban una ciudad en auge para salir por la noche y hacer actividades culturales, fue muy agradable ver cómo el triste pasado histórico se va superando poco a poco.

    El Happy Hippo estaba localizado al lado del Marine Park, un complejo de tiendas, restaurantes y paseo marítimo, donde está uno de los acuarios más grandes y espectaculares del mundo y mayor de todo África: Ushaka Marine World, el cual visitamos en plan domingueros un día. A los más aventureros, se pueden hacer inmersiones para ver tiburones, como hace también mucha gente en Ciudad del Cabo.

    Durban es también la ciudad que alberga una mayor población de origen indio fuera de la India. De hecho, cuando estuvimos allí coincidimos con la visita del Primer Ministro de la India, Narendra Modi. Ambos países mantienen estrechas relaciones debido a la gran diáspora que se encuentra en toda Sudáfrica. Tal es el punto que a finales 2016, el Protector del Pueblo presentó un informe en el que se acusaba al presidente de Sudáfrica Jacob Zuma de tener estrecha vinculación con una poderosa familia de negocios de origen hindú, los Gupta. En el informe se habla de tráfico de influencias y abuso de poder para influir en la denominación de cargos ministeriales.

    Durante nuestros días dimos algunos paseos por la ciudad y visitamos algunos de los mercados principales. El centro histórico recuerda mucho a las antiguas colonias españolas en América Latina, mezcladas con un consumismos a lo bestia repletos de comercios de productos low cost y fast food por todos los rincones habidos y por haber. 

    Nos despedimos así de seis meses de viaje en África en los que disfrutamos mucho de todos los países y aprendimos para el futuro cómo planificar otras rutas.

  • Drakensberg y Lesotho,  Sudáfrica

    Mountain Drakensberg

    Las Montañas Drakensberg reciben su nombre porque cuando hay nubes bajas serpentean en forma que parece un dragón. Un bonito destino para los amantes de la naturaleza y de la escalada. El paisaje es muy cambiante dependiendo de la estación del año. Durante el invierno se corre riesgo de nevadas.   

    Sudáfrica puede presumir de tener parajes naturales increíbles y variados. Aunque no estaba al principio en nuestro planning de visitas, más que nada porque no habíamos escuchado referencias, cuando reestructuramos la ruta en el país decidimos incluir las Montañas Drakensberg y Lesotho, ya que estaba de camino desde Johannesburgo hasta Durban. Y no pudo ser mejor idea. Fuimos con Baz Bus, que es una de las mejores formas de recorrer el país. Conectan Johannesburgo con Cape Town parando en todas las ciudades costeras más importantes, como Durban, Port Elizabeth o Hermanus. Se pueden comprar los billetes para hacer la ruta completa o bien por trayectos. Los conductores son muy majetes y te recogen y dejan de puerta a puerta. Nosotros reservamos por internet el trayecto de Johannesburgo a Drakensberg y después hablamos con el conductor que nos dijo que el trayecto de Drakensberg a Durban se lo pagásemos directamente a él por la mitad de dinero y así se llevaba un sobresueldo.

    Nos alojamos en el Amphitheatre backpackers, que era como estar en un oasis en medio de la nada. En general estaba muy bien montado y era muy agradable. La única pega es que hacía bastante frío y las habitaciones no estaban aclimatadas para estar en ellas sin estar tiritando. Imaginamos que en otra época del año estará mejor, ya que tiene piscina, jacuzzi, pingpong, restaurante y bar. También tiene cocinas comunes que están muy bien montadas. Una vez que llegamos, lo primero que hacen es ponerte un vídeo explicativo de las actividades que se pueden realizar. Está todo enfocado al turista, con lo que te ponen bastantes facilidades.

    El backpackers está en medio de la nada, por lo que si se quiere ir a comprar comida para cocinar, hay que ir hasta el town más cercano que es Bergville a 20 kilómetros. El transporte no es muy frecuente, con lo que lo mejor es estar pendiente de si viene algún minibús local y no dejarlo escapar. En el town se pueden encontrar dos tiendas de comida y otra de cervezas y vinos. Para volver, se toma el transporte desde la estación. estad pendientes de la hora que es, porque el último viaje hacia donde íbamos nosotros era cuando empezaba atardecer. De hecho, nos dieron mal las indicaciones y acabamos en una especie de suburbio que estaba a mitad de camino entre Bergville y el backpackers. Tirados en la carretera, nos vimos obligados a hacer autostop (algo que sin duda no recomendamos), con la suerte de que nos paró un coche con tres chicos que se iban de fiesta. Estuvimos hablando de fútbol, que siempre ayuda a hermanarse.

    Hicimos dos excursiones:

    Amphitheatre, del cual toma su nombre el backpackers y se debe a la forma que toman las montañas. Los más intrépidos realizaban la excursión Cathedral, más dura pero al parecer más impresionante. hay algunas partes que son un poco duras y, en un momento dado, hay que bajar una escalera colgante por una roca. A los que tengáis vértigo, no os preocupéis porque es factible de hacer.

    northen-drakensberg-25

    Lesotho, una excursión que no estuvo a la altura de las expectativas, todo sea dicho. Para empezar, se tarda casi dos horas en llegar y, consecuentemente, dos horas en volver. Una vez allí el paisaje no es muy diferente que el de Amphiteatre, de hecho, son las mismas montañas pero desde diferente perspectiva. Dimos un paseo luchando contra el viente horrible que hacía, y después fuimos a casa de una sangoma, que es el nombre que reciben las curanderas locales. Pintoresca, pero no imprescindible.

    lesotho-10
    Saludos desde Lesotho!
  • Johannesburgo,  Sudáfrica

    Qué ver en Johannesburgo

    Johannesburgo es una de las ciudades más peligrosas y a la vez más interesantes del mundo. Allí hicimos turismo de apartheid: visitamos la casa de Nelson Mandela en Soweto, el monumento a Hector Pieterson y el Museo del Apartheid.

    El viaje desde Antananarivo hasta Johannesburgo conllevó otras casi 15 horas, debido a la escala que hay que hacer en Nairobi. Viajamos con Kenya Airlines y salimos sobre las 14 de la tarde. A medianoche llegamos a Johannesburgo, con lo que reservamos una habitación en un hostel cercano al aeropuerto llamado Avion City Lodge (bastante cutre). En un principio pensábamos estar en Johannesburgo los últimos doce días de nuestro viaje, pero al final decidimos reestructurar nuestra idea inicial e incluir también Drakensberg y Durban por dos razones: la primera es que Johannesburgo nos dio un poco de miedito en general; la segunda es que hacía un frío del carajo y queríamos ir a un lugar de más calor. En cualquier caso, teníamos que volver allí para tomar el avión de vuelta hasta Madrid.

    Tratamos de buscar un alojamiento bonito y chic para nuestros días, pero no lo conseguimos por ir de listillos y no reservar con antelación. Generalmente nunca hemos tenido problema con los alojamientos, pero tanto en Johannesburgo como en Ciudad del Cabo hay que tener especial atención si se visitan durante un fin de semana, ya que suele haber más movimiento de turistas jóvenes que colonizan los backpackers. La parte más moderna de la ciudad es Maboneng, donde hay muchos backpackers muy chulos así como tiendas, restaurantes y galerías del arte. Vendría a ser una especie de Malasaña sudafricano, que anteriormente era un suburbio para la clase marginal. Después de probar en varios sitios, al final conseguimos una habitación en Rosebank, un backpackers bastante dejado y muy mejorable, pero donde tuvimos calefacción (que con el frío que hacía hacía bastante falta, todo sea dicho).

    johannesburg-29

    Cualquier leyenda urbana acerca de Johannesburgo y la seguridad es poca, con lo que extremamos la precaución hasta el punto en que casi no abandonamos el calor de nuestra habitación. Las salidas eran exclusivamente al centro comercial que estaba más cerca de nuestro alojamiento para comprar comida y dar un paseo. Estuvimos en total tres días y uno de ellos lo dedicamos íntegro a visitar la ciudad. Para ello pagamos a un taxista 74 euros entre los dos para que nos llevara a todos los sitios. Este fue el itinerario:

    Lion Park. Se trata de una mini reserva-zoo donde se pueden ver muchos leones, muchos de ellos blancos. Se hizo mundialmente conocida porque en 2015 una turista murió tras ser atacada por una leona que se abalanzó sobre la ventanilla. Fuimos aquí porque la ilusión de mi vida era tocar a un cachorro de león. La entrada es de 14 euros por persona y viene incluido un paseo en un coche de safari así como el poder acariciar a un cachorro de león. También se pueden pagar 100$ y dar un paseo con ellos.

     

    Soweto. En el mítico suburbio de Soweto fuimos a visitar la Casa de Nelson Mandela, que es bastante pequeña y en cinco minutos está todo visto. Son coloridos los puestos de souvenirs que hay alrededor. También nos hicimos una foto en el monumento de Hector Pieterson (destacada figura de la lucha contra el apartheid que murió de un disparo durante una protesta estudiantil en la década de los setenta), pero no entramos al museo.

    Museo Apartheid. De visita obligatoria. Archivo impresionante de la época del apartheid, documentos, recortes de prensa, entrevistas filmadas y testimonios de personas afectadas por la medida. Es un paso por la historia de un país que no debe dejar de recordar su pasado al mismo tiempo que debe mirar hacia adelante y superar las heridas.

    Panorámica por la ciudad. Hicimos la panorámica del centro de la ciudad desde el taxi porque el ambiente que había un domingo por la tarde era de lo más chungo. El antiguo centro financiero se convirtió hace años en las viviendas de muchos sin hogar. Ha sido la única ocasión de nuestro viaje en el que hemos tenido un poco de miedo de ir solos.

  • Cape Town,  Sudáfrica

    Qué ver en Cape Town (II)

    Nos mudamos a Cape Town en octubre de 2016 atraídos por las posibilidades de vivir una nueva experiencia. La ciudad es una de las más atractivas de África para vivir, pero quizá el nivel de vida es elevado para quien no tenga un buen sueldo. Valoraciones aparte, aquí os proponemos algunas visitas interesantes fuera de las guías turísticas. 

    Antes de eso, queremos recordar los cinco must turísticos que no os podéis perder, algunos de ellos ya mencionados en este post.

    · Tour en la Cape Península. La primera parada es en Hout Bay desde donde se toma un barquito para ver a las focas y leones marinos, posteriormente se visita Simon’s Town, donde se pueden ver los pingüinos, y para terminar el Cabo de Buena Esperanza, con el parque nacional y la visita del faro.

    · Table Mountain. La panorámica de la ciudad desde la emblemática Montaña de la Mesa es uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad. Se puede subir en teleférico o bien haciendo una ruta de senderismo. Mucha gente opta por esta segunda opción como excursión en el fin de semana. Hay rutas sencillas y otras un poco más complicadas que requieren una buena forma física. Una vez arriba hay un restaurante y una tienda de souvenirs. Se puede comprar billete de solo ida o solo vuelta, o de i/v.

    Table Mountain (1)
    De excursión en la Table Mountain

    · Ruta de viñedos en Stellenbosch. Es una excursión que merece mucho la pena. Hay muchas agencias que ofrecen el tour por unos 750Rands (50 euros más o menos). Suelen visitarse cinco granjas diferentes en el pueblecito de Stellenbosch, tiene incluida la comida y cata de quesos y vino en dos de las granjas.

    · Pasear por el centro de la ciudad. No hay que dejar de visitar Long Street y Kloof Street, las calles más in del centro de la ciudad con diversas tiendas hiptser, anticuarios de souvenirs y restaurantes de cocina internacional y de fusión. En Short Market hay un mercado de artesanía donde se podrá encontrar de todo. Muy cerca se encuentra también el Museo de los Esclavos, District Six Museum, y los jardines de Company Garden donde hay un bonito restaurante.

    · Jardín botánico de Kirstenbosch. Uno de los jardines botánicos más impresionantes del mundo. Gran diversidad de plantas y flores situado en un marco impresionante. Durante los domingos de verano (de noviembre a marzo) hay conciertos a las 17 de la tarde, si tenéis la oportunidad no os perdáis la experiencia de pasar un día de pic nic en el jardín botánico. A quienes compren la entrada del concierto les dejarán entrar gratis en el parque durante todo el día. No olvidéis vuestra cesta de picnic con bebida y comida, una costumbre muy extendida entre los sudafricanos.

    No os podéis ir de Cape Town sin visitar estos cinco puntos turísticos. Pero si disponéis de más tiempo, aquí van otras cinco recomendaciones.

    · Robben Island. La isla en la que Mandela estuvo preso durante 18 años durante la época del apartheid. La excursión parte del V&A Waterfront, un impresionante centro comercial donde se puede encontrar de todo. Es recomendable reservar la excursión porque suele haber bastante afluencia de gente. Se pueden comprar las entradas por Internet. La visita dura más o menos tres horas, ya que se tarda casi una hora en llegar y otra en volver. Es interesante para conocer esta parte de la historia del país, ya que los guías de la visita son antiguos presos políticos que relatan su experiencia.

    · Old Biscuit Mill. Localizado en el barrio de Woodstock, que se puso de moda recientemente con multitud de tiendas vintage. Esta antigua fábrica se ha convertido en el epicentro del moderneo los sábados por la mañana. Los diseñadores de moda llevan sus nuevos diseños cada semana y un mercado de comida internacional ecológica y todo tipo de exquisiteces varias hacen las delicias de la comunidad hipster. Impepinable si eres un amente de lo moderno. NO te puedes perder tampoco las tiendas del barrio.

    · Playas. La playa más emblemática es la de Muizenberg, donde se encuentran las pintorescas casitas de colores. Sin embargo, no es de las playas mejores para bañarse y tomar el sol. Llandudno o las playas de Camps Bay, como Clifton 4, son dos playas muy recomendables para tumbarse en la hamaca y disfrutar de sol sudafricano. Eso sí, olvídate de bañarte, el agua está congelada.

    Llanduno (3)

    · Lions Head. Otra de las montañas emblemáticas de la ciudad desde donde se puede ver una bonita puesta de sol. Ideal para un trekking de media jornada.

    · Mercadillo de Hout Bay. Otro mercadillo hipster interesante de visitar. Se encuentra cerca del puerto de Hout Bay y tiene un concepto similar al del Old Biscuit Mill. Está abierto los sábados y los domingos.

  • Cape Town,  Sudáfrica

    Qué ver en Cape Town (I)

    Cape Town es una ciudad que no encaja en el lugar que se encuentra. Olvidaros por un momento de que estáis en África, pues la ciudad recuerda más a California que a cualquier otra metrópoli del continente negro. Pasado colonial, raíces africanas y un hipsterismo exacerbado hacen de ella una de las ciudades más modernas del mundo.

    La primera vez que llegamos a Cape Town fue a finales de abril de 2016, cuando el verano ya había finalizado y el otoño comenzaba a dar paso a un periodo de frío que no esperábamos. Fue antes de irnos a Madagascar, y el tiempo era más bien fresco, una temperatura que se mantiene hasta octubre. Con lo cual, para quiénes quieran ir a la ciudad, mejor hacerlo entre noviembre y marzo. Durante nuestra estancia, no sospechamos que ese mismo año Ciudad del Cabo se convertiría en nuestro nuevo hogar unos meses más tarde. El embrujo de las noches locas en la transitada Long Street, corazón de borracheras, souvenirs y mendicidad estudiada, nos devolvió a una esfera mundial que habíamos olvidado. África ya no existía, y delante de nosotros había una naturaleza hipster que nos trasladó a una Europa que comenzábamos a añorar.

    Tras nuestro paso por Komatipoort, donde disfrutamos de dos magníficas excursiones, el Blyde River Canyon y el Safari Kruger (aquí el capítulo completo), tomamos un minibús que en cuatro horas nos trasladó hasta el aeropuerto de Johannesburgo. Desde allí volamos con Mango Airlines, un trayecto que nos costó más o menos 130 euros por persona, más 30 del trayecto en autobús. Nuestro paso por Komatipoort conllevó un fatídico suceso: el robo de la tarjeta de crédito de la manera más elegante de la historia contado al comienzo de este vídeo paso a paso para alertar a los futuros viajeros al país. Sudáfrica es uno de los países con mayor tasa de criminalidad y cualquier medida de precaución es poca. Así que mucho cuidado.

    cape-town-14
    Una foca marina no se fía nada de mí en Hout Bay.

    Cuando llegamos a Ciudad del Cabo pudimos comprobar que se parecía mucho más a California que a cualquier otra ciudad africana. Con encanto colonial a la vez que alternativo y recordando fuertemente la herencia africana, es una ciudad bella al abrigo del océano y resguardada por montañas. También se puede apreciar el consumismo reclamándote a cada paso, con una mezcla de gente que lo tiene todo, gente que cree que lo tiene todo, y gente que no tiene nada. En cualquier caso, tanto allí como en el resto de Sudáfrica, se puede encontrar prácticamente cualquier producto y marca.

    Nos alojamos en el backpackers Ashanti porque era el más económico para poner la tienda de campaña. Allí estuvimos tres noches y luego fuimos otras cuatro a casa de un amigo, lo que nos dio la vida porque hacía bastante frío para estar en tienda de campaña. El lugar estaba repleto de jóvenes de todas las nacionalidades y razas del mundo, así como de otras partes del país que durante los fines de semana viajan a Ciudad del Cabo únicamente para experimentar un fin de semana de fiesta. Es muy sencillo encontrar alojamiento en el centro de Cape Town, ya que las opciones son de lo más variadas: hoteles de diferente categoría, múltiples backpackers situados entre Long Street y Kloof Street (la mayoría no aparecen en Internet) y gran oferta de casas de Airbnb.

    cape-town-40
    Sí, hay pingüinos en Cape Town. Están en Simon’s Town.

    Lo más bonito que vimos, y que recomendamos, es la excursión al Cabo de Buena Esperanza para ver pingüinos y los puntos más meridionales del país. La excursión suele contratarse en el backpackers de turno, así como otras para visitar las bodegas de Stellenbosch, y comienza pronto por la mañana. La primera parada es en Hout Bay desde donde se toma un barquito para ver a las focas y leones marinos, posteriormente se visita Simon’s Town, donde se pueden ver los pingüinos, y para terminar el Cabo de Buena Esperanza, con el parque nacional y la visita del faro.

    cape-town-47
    La foto que atestigua que estuvimos en el Cabo de Buena Esperanza.

    Durante ese tiempo visitamos el V&A Waterfront, un impresionante centro comercial, que en muchas capitales africanas es el único lugar que te ofrece algo de ocio, aunque no es el caso de Ciudad del Cabo. Desde aquí se puede visitar la isla en la que Mandela estuvo preso durante varios años (Robben Island), pero es una excursión que decidimos guardar para más adelante, así como la visita a las montañas Table Mountain y Lions Head. Tampoco disfrutamos de las playas, ya que el tiempo no acompaña, pero más aún porque estamos seguros de que no será la última vez que estaremos en Cape Town.

  • Blyde River Canyon y Safari en Parque Kruger,  Sudáfrica

    Blyde River Canyon y Kruger

    Nuestra primera parada en Sudáfrica fue para visitar el Blyde River Canyon y el Parque Nacional Kruger, dos de los puntos más espectaculares y visitados en todo el país. Aquí nos dimos cuenta de que las tasas de criminalidad son bastante más elevadas que en otros países y hay que estar alerta. No se debe ir andando de noche por la calle y hay que extremar las precauciones.  

    Abandonamos con gran tristeza las playas de Mozambique después de unos días mágicos difíciles de superar. Con gran mentalización previa, nos preparamos para las que iban a ser entre once y catorce horas de viaje por tierra, para ir, primero, a Maputo, y desde allí a Komatipoort, donde se encontraba el alojamiento base que teníamos para ir posteriormente a hacer las dos excursiones más importantes que ofrece la zona: el Parque Nacional Kruger y el Blyde River Canyon.

    Partimos desde Tofo en el autobús Fatima’s, que no es otra cosa que un autobús local que hace el trayecto Tofo-Maputo (y a la inversa) todos los días, y su primera parada es el backpackers Fatima’s Place, al que no fuimos por una serie de catastróficos comentarios hacia la cadena en Tripadvisor.

    Después de doce horas de viaje entre Tofo y Maputo, tomamos un taxi desde la capital mozambiqueña hasta la frontera de Resano García. Pagamos 50$ por un trayecto de una hora y media. Después de pasar la frontera, tomamos un autobús local que nos dejó en el backpackers Kruger View, situado cerca de Komatipoort. Allí permanecimos cuatro noches. Hay varias opciones de alojamiento cercanas al Parque Kruger y esta es una de las mejores. Hay otras personas que optan por pernoctar en Nelspruit, pero esta zona está mucho más cercana, especialmente a los que vienen desde Mozambique. Nos alojamos en una especie de cabañas (que era la opción económica), pero el lugar tenía también habitaciones con baño muy bien preparadas y bastante bonitas.

    blyde-river-22

    Las dos excursiones que realizamos las contratamos previamente hablando con la dueña del backpackers, quien, aparentemente, no se quedó una comisión sino que su labor era poner en contacto a clientes y operadores. Ambas excursiones comenzaron pronto por la mañana, entre las seis y las siete. La primera fue un recorrido por antiguos pueblos coloniales y varios enclaves naturales, terminando en el Blyde River Canyon. Nuestra guía era una señora sudafricana de edad avanzada que se parecía bastante al Hada Madrina de Cenicienta. Sin embargo, todo su candor desapareció cuando nos contó que nunca sale de casa sin su pistola para protegerse. No comments. La ruta comenzó visitando algunos de los pueblos donde los primeros colonos buscaban oro. Ahora el pueblo se ha convertido en un punto de referencia turístico. Tras la visita a una cascada y parada para comer una crêpe salada (según el Hada Madrina era un plato típico en Sudáfrica, una mentira como un piano), llegamos hasta el impresionante Blyde River Canyon. Es una maravilla de la naturaleza y una excursión completamente recomendable.

    blyde-river-35

    Con mucha motivación ante el plato fuerte que estaba por llegar, fuimos pronto a dormir para recuperar fuerzas y estar preparados para la gran visita del Parque Kruger. El enclave recibe este nombre en honor al aclamado líder de la resistencia de los boer contra el Imperio Británico y posteriormente presidente de Sudáfrica, Paul Kruger. Es el principal parque turístico en el que avistar vida salvaje en Sudáfrica. Se sitúa en la frontera con Mozambique, y tiene una extensión de casi 19.000 kilómetros.

    kruger-18

    Las primeras diferencias con los parques Serengeti y Ngorongoro no tardaron en aparecer: manadas de jirafas y elefantes recorriendo gran parte del parque, una concentración vegetal menor y unas instalaciones muy superiores. Escuchamos el canto de los pájaros e insectos mientras la sabana se despertaba, con la sensación de estar viviendo un momento mágico y de completa armonía con la naturaleza. Impresionante y bonito. Sin embargo, nos quedó un sabor agridulce ya que no vimos ningún felino. Eso nos motivó para apuntarnos a otra excursión para realizar un safari nocturno, ya que según se dice, hay más probabilidades de ver a los animales carnívoros en acción durante la noche. Por desgracia, no tuvimos éxito.

    kruger-51

    El safari fue la guinda a una etapa muy divertida y muy bonita, donde nos despedimos de nuestro amigo que nos había acompañado durante parte el trayecto en Mozambique.

  • Ruta y alojamiento en Sudáfrica,  Sudáfrica

    Ruta y alojamiento en Sudáfrica

    En 2016 estuvimos en Sudáfrica en dos ocasiones. Primero en Komatipoort visitando el Parque Nacional Kruger durante la tercera semana de abril. Después fuimos a Ciudad del Cabo, donde estuvimos la última semana de abril de 2016, cuando comenzaba el otoño. La segunda visita fue durante la primera quincena de julio de 2016, cuando fuimos a Johannesburgo, Montañas Drakensberg y Durban. En el mes de octubre de 2016 nos trasladamos a vivir a Ciudad del Cabo. A finales de marzo de 2017 hicimos una escapada al Parque Nacional Kalahari. 

    RECORRIDO 1: PARQUE KRUGER Y CIUDAD DEL CABO (20-30 Abril 2016)

    En Komatipoort tuvimos mucho calor durante el día y por la noche temperaturas más agradables. En Ciudad del Cabo comenzaba el invierno a finales de abril, con lo que podía hacer un día soleado pero rápidamente llegaba el viento, el frío y la lluvia. De hecho, en esta ciudad te puede hacer las cuatro estaciones del año en una misma semana. Sin embargo, durante el mismo periodo en 2017 no hubo precipitaciones.

    ITINERARIO

    Trayecto Maputo (Mozambique) – Komatipoort. Taxi colectivo desde Maputo hasta la frontera con Resano García. Pagamos 40$ por el trayecto entre cuatro personas por 1,30 de viaje. Después de pasar la frontera, tomamos un minibús local que nos llevó hasta el alojamiento.

    Trayecto Komatipoort – Johannesburgo – Ciudad del Cabo. Minubús de empresa local desde Komatipoort hasta el aeropuerto de Johannesburgo, pagamos 50 euros y el trayecto dura unas 4 horas. Desde Johannesburgo tomamos un avión de Mango Airlines hasta Cape Town que nos costó 135 euros por persona y el trayecto es de unas 2 horas. Un taxi desde el aeropuerto hasta el centro son unos 25 euros.

    Trayecto Johannesburgo – Drakensberg. Baz Bus (compañía de minubuses que opera en la costa del país), pagamos 57 euros entre los dos y tardamos unas 5 horas.

    Trayecto Drakensberg – Durban. Baz Bus. 30 euros por los dos y 5 horas. Desde Durban tomamos un avión de Kalula hasta Johannesburgo, pagamos 43 euros por persona por el billete y se tarda menos de 2 horas.

    ALOJAMIENTO

    Komatipoort (5noches): Kruger View. Estuvimos cuatro noches en una habitación triple y después una noche en una privada y pagamos en total por los dos 125 euros. No habí opción de poner la tienda de campaña. Hay instalaciones comunes para cocinar y también una piscina y un gran salón. Es una casa donde vive la familia que lo gestiona. Hay Wifi. Pincha aquí para más información.

    Ciudad del Cabo (6noches): Ashanti backpackers. Pasamos tres noches en la tienda de campaña y otras tres en casa de un amigo nuestro. Hacía bastante frío para acampañar a finales de abril. Pagamos 45 euros por las tres noches. Buenas instalaciones y habitaciones para todos los gustos. Suele estar lleno de estudiantes que vienen a pasar el fin de semana desde otras partes del país. Hay Wifi. Pincha aquí para más información.

    RECORRIDO 2: JOHANNESBURGO, DRAKENSBERG, DURBAN (1-13 Julio 2016)

    En Johannesburgo, estuvimos la primera semana de julio y hacía mucho frío, especialmente por la noche. En Drakensberg más o menos igual (frío de abrigo, jersey y de rezar por una chimenea). En Durban el clima era mejor y permitía pasear en manga corta por el día, pero llevando algo de abrigo siempre just in case.

    ITINERARIO

    Trayecto Johannesburgo – Drakensberg. BazBus (compañía de minubuses que opera en la costa del país), pagamos 57 euros entre los dos y tardamos unas 5 horas.

    Trayecto Drakensberg – Durban. BazBus. 30 euros por los dos y 5 horas. Desde Durban tomamos un avión de Kalula hasta Johannesburgo, pagamos 43 euros por persona por el billete y se tarda menos de 2 horas. Allí conectamos con el vuelo internacional de regreso a Madrid.

    ALOJAMIENTO

    Johannesburgo: (cuatro noches)Avion City Lodge. Nos quedamos una noche porque estaba cerca del aeropuerto y llegamos a media noche procedentes de Antananarivo. 21 horas por una habitación con baño, muy sórdido. Hay Wifi. Después pasamos tres noches en Rosebank backpackers. Pagamos 73 euros en total por una habitación con baño dentro. El ambiente estaba un poco descuidado. Cocina común y gran salón. Hay Wifi. Pincha aquí para más información.

    Drakensberg (cuatro noches): Amphitheatre backpackers. Estuvimos en una habitación con baño dentro porque hacía mucho frío para acampar con nuestros sacos de verano. Hacía frío igualmente en la habitación. Pagamos por cuatro noches 112 euros por la habitación. Buenas instalaciones, cocinas comunes, chimenea, piscina, jacuzzi, restaurante y bar. Hay Wifi. Pincha aquí para más información.

    Durban (cuatro noches): Happy Hippo. Estuvimos en una habitación doble sin baño y pagamos en total 140 euros (siendo de lo más barato en la ciudad). Buenas instalaciones, cocina común, amplios espacios comunes, buenos baños y bar marchoso en la terraza. Hay Wifi. Pincha aquí para más información.

    RECORRIDO 3: KGALAGADI TRANSFRONTIER PARK (30 Marzo – 2 Abril 2017)

    Durante el tiempo en que estuvimos viviendo en Ciudad del Cabo hicimos una escapada de dos noches al Parque Nacional Kgalagadi Transfrontier Park, que es el nombre que recibe el Kalahari en Sudáfrica, antes de ir a Namibia. En total empleamos cuatro días, el primero y el último para viajar en autobús nocturno. Recomendamos emplear más días para conocer el Kalahari sudafricano. El tiempo era bastante caluroso y seco.

    ITINERARIO

    Trayecto Ciudad del Cabo – Upington. InterCape (compañía de autobuses de larga distancia), pagamos 77 euros entre los dos y tardamos 14 horas saliendo a las 17.30.

    Trayecto Upington – Windhoek (Namibia). InterCape 84 euros por los dos biletes y 12 horas. Salimos sobre las 20 horas y llegamos por la mañana. Se pasa frontera y se adquiere el visado sin problemas.

    ALOJAMIENTO

    Kgalagadi: (dos noches). Molopo Kalahari Lodge. Se encuentra a 45 minutos de la entrada del parque. Nuestra idea inicial era haber reservado en el camping del parque Twee Rivieren, pero estaba todo ocupado en esas fechas, lo que nos obligó a reestructurar la idea del viaje. Pagamos 67 euros por una habitación doble con aire acondicionado. Desayuno incluido riquísimo Hay diversos tipos de accomodation (chalets familiares, camping, chalets individuales). Buenas instalaciones, cocina, braai facilities en cada uno de los espacios comunes y posibilidad de comprar carne, piscina, restaurante y bar. Personal muy agradable. Hay Wifi en las zonas comunes. Pincha aquí para más información.

  • Guía de Sudáfrica,  Sudáfrica

    Guía de Sudáfrica

    Sudáfrica es uno de los países más completos del continente. Sus grandes urbes cargadas de historia como Johannesburgo o Ciudad del Cabo, bellas costas donde poder avistar leones marinos, pingüinos y tiburones blancos, diversos parques nacionales y parajes naturales únicos. Es necesario invertir mucho tiempo en este país para poder verlo todo. Nosotros estuvimos viviendo en Ciudad del Cabo durante quince meses y únicamente vimos los más importante. En este post os resolveremos todas las dudas previas al viaje y os daremos indicaciones sobre las rutas que realizamos.

    VISADO Y CARNET DE CONDUCIR 

    Los ciudadanos españoles pueden conseguir un visado de turismo para estancias inferiores a 90 días a la llegada a Sudáfrica sin coste. Otras nacionalidades consultar.

    Hay muchas informaciones contrarias sobre cómo renovar tres meses más el visado. Según la versión oficial, únicamente se puede conseguir saliendo del país y entrando de nuevo por un país no fronterizo (es decir, no se puede ir y volver a Lesoto, Suazilandia, Mozambique, Namibia, Botsuana o Zimbabue). Nosotros hemos salido del país durante dos años en múltiples ocasiones a países fronterizos y no fronterizos vía tierra y aire y al llegar siempre nos han dado tres meses sin muchas preguntas.

    Otra posibilidad de ampliar el visado como turista sin salir del país es acudir a inmigración y presentar varios documentos justificando por qué quieres estar tres meses más y esperar a la se apruebe la petición. Es un proceso fatigoso y es mejor hacerlo a través de una agencia para asegurarse la extensión (cuesta unos 4.000 ZA).

    Para alquilar coche se requiere un carnet de conducción internacional o bien una traducción del carnet expedida por la Embajada o Consulado de España (o del país que vengáis) en Sudáfrica. Nosotros con la traducción pudimos conducir en Sudáfrica, Namibia y Botsuana. El alquiler de coche en Sudáfrica es más económico que los países vecinos, con lo que mucha gente vuela a Johannesburgo para hacer un viaje combinado alquilando el coche en el aeropuerto.

    VACUNAS (Información del MAEC)

    · Obligatorias: Las autoridades confirman que aquellos viajeros que provengan de países o zonas afectados por la fiebre amarilla deberán presentar el certificado de vacunación para ser aceptados en territorio sudafricano.

    CLIMA

    Sudáfrica goza de un clima templado comparado con muchos países africanos. No se puede hablar de una unidad en el clima, sino que cada zona presenta un clima distinto.
    · Verano (Noviembre-Marzo). Puede traer lluvia y calor bochornoso. A lo largo de la costa del océano Índico, el calor es sofocante y tropical, con un alto grado de humedad.

    · Invierno (Junio-Septiembre). Es más frío, seco e ideal para hacer actividades al aire libre. Al ser la vegetación menos frondosa, los animales se reúnen en los ríos y otras fuentes permanentes de agua para beber, de forma que es también la mejor época para ver fauna. Las noches suelen ser frías y despejadas, con alguna que otra helada.

    CARRETERAS Y GASOLINERAS

    Sudáfrica goza de una estupenda red de carreteras y gasolineras a lo largo de todo el país. Los parques naturales ofrecen la posibilidad de hacer self safari en el propio vehículo, algo muy común entre los sudafricanos.

    COMPRAS

    No habrá problema de compras en Sudáfrica. Las ciudades principales tienen diversos mercados en los que encontrar todo tipo de artesanía típica africana así como creaciones de nuevos diseñadores. Todas las grandes ciudades tienen cadenas de ropa internacionales, con lo que es posible encontrar todo tipo de productos en el país.

    T H O R O U G H B R E D

    RUTA Y APRECIACIONES

    Aquí os proponemos un par de rutas de 15 y 20 días en Sudáfrica volando I/V a Johannesburgo, que suele ser la opción más económica siempre.

    RUTA DE 15 DIAS

    · Días 1 y 2. Johannesburgo. Llegada a Johannesburgo y alquiler de coche en el aeropuerto. Al día siguiente visita panorámica de la ciudad, Museo Apartheid y Soweto. Pincha aquí para ver nuestra ruta en Johannesburgo.

    · Días 3-6. Montañas Drakensberg. Trayecto de 4 horas hasta las montañas Drakensberg. Excursiones los dos días siguientes. Traslado a Nelspruit, ciudad que servirá de base para realizar el safari en Kruger y visitar el Blyde River Canyon. Pincha  aquí para ver nuestra ruta en Drakensberg.

    · Días 7-10. Nelspruit. El primer día excursión en Blyde River Canyon. Los días 8 y 9 para safari en Kruger National Park. Lo ideal sería el día siguiente conectar de tal forma que se puede devolver el coche en el aeropuerto de Johannesburgo y tomar un vuelo para Ciudad del Cabo. Pincha aquí para ver nuestra ruta en Kruger y Blyde River Canyon con base en Komatipoort.

    · Días 11-15. Ciudad del Cabo. Hemos estado viviendo durante quince meses en Ciudad del Cabo. Para visitar la ciudad se necesita un mínimo de tres días. Recomendamos venir durante el verano (noviembre-marzo) para poder disfrutar de un día de playa aunque es prácticamente imposible bañarse ya que el agua está muy fría. Pincha aquí para ver nuestra ruta en Ciudad del Cabo.

    Visitas obligadas:

    Día 1, Excursión por la Cape Península (Hout Bay, Simons Town, Cape of Good Hope).

    Día 2, Por la mañana excursión a Robben Island. Después recorrer el centro de Cape Town y finalizar con una excursión a la Table Mountain para ver el atardecer.

    Día 3, Excursión viñedos Stellenbosh.

    Día 4, Si es sábado, acudir del mercadillo Old Biscuit Mill en Woodstock y por la tarde ver la famosa playa de Muizenberg donde están las casitas de los surferos de colores. La otra opción es disfrutar de una de las playas de Camps Bay, como Clifton 4 o de Llandudno. El jardín botánico de Kirstenbosch es también una maravilla.

    Día 5, Conectar con vuelo a Johannesburgo y vuelta a casa.

    NOTA. (existe una buena comunicación aérea con varias compañías Low Cost así como la principal aerolínea. También hay un minibus enfocado a turistas llamado Baz Bus que recorre gran parte del país. Recomendamos alojarse en el centro, cerca de Long Street, Bree Street, Short market…)

    RUTA DE 20 DÍAS

    Opción 1, visitar el Kalahari:

    A la ruta anterior, añadir:

    · Día 15. Ciudad del Cabo. Un día más para completar las visitas que no se pudieron hacer. Esa misma noche tomar un autobús nocturno de la compañía Intercape a las 17.30 para llegar a Upington.

    · Día 16. Upington-Kalahari. Alquilar un coche en el aeropuerto de Upingtong y trasladarse hasta el Parque Nacional Kgalagadi, como se llama al Kalahari en Sudáfrica. Conviene alquilar un 4X4, aunque se puede hacer una parque del parque con un turismo normal. Pincha aquí para ver nuestra ruta en Kgalagadi Transfrontier Park.

    · Días 17, 18, 20. Safari por libre en el Kgalagadi y regreso a Upington para conectar vuelo con Johannesburgo.

    Opción 2, Garden Route utilizando BazBuss desde Ciudad del Cabo hasta Johannesburgo recorriendo la costa:

    · Días 1 y 2. Johannesburgo. Llegada a Johannesburgo y alquiler de coche en el aeropuerto. Al día siguiente visita panorámica de la ciudad, Museo Apartheid y Soweto.

    · Días 3-7. Nelspruit. Traslado a Nelspruit el día 3, ciudad que servirá de base para realizar el safari en Kruger National Park y visitar el Blyde River Canyon. El día 4 excursión en Blyde River Canyon. Los días 5 y 6 para safari en Kruger National Park. El día siguiente regreso a Johannesburgo para devolver el coche en el aeropuerto y tomar un vuelo para Ciudad del Cabo.

    · Días 8-12. Ciudad del Cabo. Visitas obligadas:

    Día 1, Excursión por la Cape Península (Hout Bay, Simons Town, Cape of Good Hope).

    Día 2, Por la mañana excursión a Robben Island. Después recorrer el centro de Cape Town y finalizar con una excursión a la Table Mountain para ver el atardecer.

    Día 3, Excursión viñedos Stellenbosh.

    Día 4, Si es sábado, acudir del mercadillo Old Biscuit Mill en Woodstock y por la tarde ver la famosa playa de Muizenberg donde están las casitas de los surferos de colores. El jardín botánico de Kirstenbosch es también una maravilla.

    Día 5, Disfrutar de una de las playas de Camps Bay, como Clifton 4 o de Llandudno.

    · Días 13-16. Garden Route de Cape Twon a Durban. Durante los cuatro próximos días se podrán hacer varias paradas para disfrutar de la costa. Tened en cuenta las distancias. Sitios de interés: Mossel Bay, Port Elizabeth, Port St Jones (buceo) y Durban. Pincha aquí para ver nuestra ruta en Durban.

    · Días 17-20. Montañas Drakensberg. Trayecto de 4 horas desde Durban hasta las montañas Drakensberg. Excursiones el 18 y 19 y regreso el 20 a Johannesburgo para conectar vuelo a casa.

    ANOTACIONES FINALES

    Durante los últimos años la tasa de criminalidad en Sudáfrica ha aumentado comom consecuencia de la crisis económica y el aumento del paro. Aunque se trata de pequeños hurtos generalmente no violentos a los turistas, los robos están a la orden del día. Se recomienda no andar por la calle por la noche y asegurarse de que el taxi es de confianza. Se recomienda utilizar Uber para los desplazamientos. La criminalidad disminuye fuera de las grandes ciudades.

    Es prácticamente imposible bañarse en las playas de Ciudad del Cabo, a menos que utilices un traje de neopreno. Es un destino muy habitual de surferos, pero cuidado con los tiburones.

    Tened en cuenta que el clima varía mucho dependiendo de la ciudad. Si bien en los parques nacionales como Kgalagadi y Kruger suelen tener un clima bastante cálido, en Ciudad del Cabo y Johannesburgo las temperaturas durante el invierno pueden llegar a ser bastante frías.

    Hay quien aprovecha el viaje a Sudáfrica para hacer Johannesburgo, Parque Kruger y desde allí cruzar la frontera a Mozambique. Es una buena opción también. Aunque digan que se necesita el visado previo para ir a Mozambique, en abril de 2016 se podía obtener en la frontera de Resano García. Nosotros ya lo llevábamos.