• Gisenyi,  Ruanda

    Gisenyi

    Gisenyi vendría a ser la ciudad de vacaciones veraniega por excelencia de Ruanda. Un lugar perfecto para poder disfrutar de la naturaleza, hacer actividades, ir a restaurantes y darse un chapuzón en la improvisada playa artificial hecha a orillas del lago. Sin duda, el único lugar de la ruta del Lake Kivu al que volveríamos. 

    Este enclave acoge a gran número de turistas que van en busca de la ruta para divisar gorilas, por lo que hay múltiples opciones para alojarse: desde lodges económicos y muy bonitos hasta opciones de lujo que se van de las manos de casi todos los bolsillos.

    La primera noche estuvimos en el dormitorio común del Discover Rwanda Backpackers, que se encuentra al borde de la Kivu Beach y muy cerca de Gisenyi pueblo. El ambiente y la comida que ofrecen están bastante bien, e incluyen el desayuno en el precio de la habitación. Las tarifas son bastante elevadas tratándose de un albergue de juventud, así que las cuatro noches siguientes nos alojamos en el INZU Lodge, a 8km de la Kivu Beach. INZU está construido con concepto ecológico a lomos de una colina, con lo que la vista es espectacular. Tiene seis tiendas de campaña equipadas y ofrece la posibilidad de acampar a quién quiera. La única pega es que Internet funcionaba bastante mal, así que tuvimos que ir a otros lodges a pasar el día.

    La Kivu Beach es perfecta para dar un paseo y llegar hasta la frontera con República Democrática del Congo. También se puede tomar el sol y dar un baño, con la ventaja de que el agua es dulce, con lo que no se queda la incómoda sensación de la arena salada en la piel. En los árboles que la bordean veréis centenares de murciélagos y, aunque da un poco de asquete en verdad, el saber que en la zona no hay mosquitos gracias a ellos, os hará verles con buenos ojos.El pueblo de Gisenyi es bastante animado y tiene un mercado de comida y telas muy curioso de visitar. Además, si alguna tela os ha gustado y queréis hacer alguna prenda de ropa, hay múltiples sastrerías dentro y fuera del mercado donde poder acudir.

     

    Entre las actividades que se pueden realizar allí además de paseos en la naturaleza o en barca e ir a hacer una visita nocturna de la vista de los volcanes de República Democrática del Congo, nosotros visitamos unas minas de coltán, casiterita y wolframio en las que explican cómo se extraen los minerales y cómo se accede a los diferentes tipos de minas. Tirando de la lengua al guía, se llega a saber la cantidad de dinero que mueve el negocio de los minerales. Se puede contratar la visita desde el mismo hotel y el precio es de unos 10euros por persona y sólo hablan en francés. También se pueden ver los hot springs, que son burbujas de agua que emergen del interior de la tierra por los gases que se encuentran en la zona. El lago Kivu es muy rico en gases y en minerales a su alrededor, tanto en la zona ruandesa como la congoleña.