• El Lago Kivu,  Ruanda

    Ruta por el Lago Kivu: qué hicimos y qué se puede hacer

    La ruta que recorre el Lago Kivu (conocida por ser parte del Congo Nile Trail) abarca las áreas cercanas al lago y los parques naturales que lo bordean. Nuestra intención era hacer la ruta completa, parques incluidos, pero nuestro presupuesto y la escasez de tiempo nos limitó a tres paradas en diez días: Cyangugu, Kibuye y Gisenyi.

    Si os planteáis hacer la ruta en transporte terrestre, recordad que si recibe el sobrenombre de “el país de las mil colinas”, es por algo. Ruanda es muy pequeño pero se tarda mucho en hacer escasos kilómetros debido a que hay que subir y bajar puertos constantemente. Los trayectos entre las tres principales ciudades que recorren el Lago Kivu pueden hacerse tanto en autobús o matatu como en ferry. Los primeros tienen salidas a diario pero a horas muy determinadas y los ferrys únicamente ciertos días de la semana. Por eso hay muchas personas que se decantan por hacer las rutas en bicicleta. Si eres un deportista y tienes tiempo, esta es la mejor opción. De otro modo, paciencia.

     

    Comenzamos la ruta desde Kigali hacia Kamembe y finalizamos en Gisenyi, desde donde cruzamos la frontera hasta Uganda. Otros lugares que nosotros no vimos y que son de interés para los viajeros son: Nyungwe National Park.Volcanoes National Park, donde se pueden ver gorilas y Gishwati Forest.

    Cyangugu: Salimos desde la estación de autobuses de Kigali en un minibús local a las 9.30am, el ticket del autobús fueron 7euros y el trayecto duró seis interminables y terribles horas, así que si sois de mareo fácil lo vais a pasar mal. Yo insulté en más de una ocasión al conductor suicida que nos tocó por tomar las curvas como si estuviera compitiendo en un rally. Una experiencia bastante mala que jamás repetiremos.

    En nuestra opinión, Cyangugu, en la región de Kamembe, no merece mucho la pena. Al haber poco turismo, el alojamiento es limitado y casi simpre relacionado con el turismo misionero. Nos alojamos en Peace Guest House, en una habitación con baño y nos costó 25$ la noche con desayuno incluido. En general, nos pareció que todo el mundo en la zona estaba bastante aplatanado, incluido el staff del hostel. Un día fuimos a dar un paseo por Kamembe y la gente estaba tan sorprendida de ver a dos mzungus en la calle, que nos miraban como si fuéramos extraterrestres. Dimos varios paseos y fuimos a comer boquerones fritos al único lugar que nos ofrecía la posibilidad de contemplar la vista del lago y la República Democrática del Congo. Si queréis ir, aquí podéis consultar más información.

    Kibuye: El trayecto desde Kamembe hasta Kibuye lo hicimos en un autobús grande, con un conductor mucho menos perturbado que el que nos llevó en el primer tramo de la ruta. El precio del autobús fue de 4euros y tardamos cinco horas en llegar. Nos costó cielo y tierra conseguir información sobre el horario de salida del autobús. Para quiénes estéis interesados, sólo hay una salida a las 4.30 de la madrugada y es conveniente contratar un transporte de confianza que te lleve al punto de salida. A nosotros nos dejaron tirados las motos que nos iban a llevar y conseguimos llegar gracias a que nos encontramos un matatu que iba hacia Kigali en mitad de la carretera. Tuvimos mucha suerte.

    Cuando llegamos a Kibuye eran las nueve y media de la mañana y desde el centro del pueblo, más conformado como ciudad, nos fuimos en moto hasta Home Saint Jean, por 25$ la habitación doble con baño y sin desayuno, cuyas vistas del lago son espectaculares. Igualmente, la oferta de excursiones y actividades es escasa. Pero por lo que nos comentaron es factible ir a visitar unas pequeñas cascadas, recorrer el lago en barca y curiosear por una fábrica de gas metano, presumiblemente de alguna empresa china.

    Gisenyi: El trayecto desde Kibuye hasta Gisenyi lo realizamos en ferry, que sale todos los viernes alrededor de las 12.30pm y nos costó 6 euros. La organización es para verla. Da igual que llegues el primero o el último y creas que estás guardando una fila para subir al barco, porque cuando el barco llegue y creas que vas a subir, alguien comenzará una fila (en la que todo el mundo se intentará colar) para vender los billetes. El tiempo que se pierde desde que llega el barco desde Cyangugu hasta que todo el mundo baja de él y suben los siguientes pasajeros, puede tomar más de una hora. La navegación será de cuatro horas hasta Gisenyi. Dentro del ferry se pueden comprar cosas para comer y para beber, con lo que no hace falta ir con el bocata preparado. Nosotros probamos unos bolones dulces que estaban muy buenos.

    Gisenyi es la perla de la ruta. Tiene actividades para realizar, oferta turística, un centro donde dar paseos, montañas para recorrer y hasta una playa creada a orillas del lago. Allí permanecimos cinco noches, la primera de ellas en el Discover Rwanda Backpackers (que para ser un backpackers es bastante caro) y el resto de las noches en Inzu Lodge.