• Namibia,  Windhoek

    Qué ver en Windhoek

    La capital de Namibia se convirtió en lugar visita de nuestro viaje porque no pudimos visitar el Fish River Canyon desde Sudáfrica dependientes del transporte público. Estuvimos cuatro días pero no recomendamos incluir esta ciudad en la ruta. Aún así, si te ves obligado a pasar un día, aquí hay algunas sugerencias para pasar el tiempo. 

    Windhoek es una ciudad pequeña que proporciona un primer contacto con el país con el que hacerse una idea de lo que vendrá después. Sus centros comerciales y museos de historia y ciencia reflejan la labor del país por mantener su cultura y tradición presentes. Namibia es uno de los países africanos con menor números de habitantes: tan solo dos millones de personas viven en todo el país, cuya extensión le coloca en el puesto 34º a nivel mundial.

    Namibia es un desierto, y de ello advierten en los hospedajes de la capital. Ahorrar agua es de vital importancia para un turismo responsable, aunque eso no impide que la mayor parte de hoteles y backpackers tengan piscinas para hacer más llevadero el sofocante calor que puede llegar a hacer. Durante los cuatro días que estuvimos en Windhoek nos quedamos a dormir en Cardboard Box backpackers. El sitio está bien y tienen desayuno incluido incluso para las personas que están en tienda de campaña. Si estáis pensando en ir de viaje a Namibia por libre pero no os termináis de lanzar a ello, allí pudimos ver que mucha gente que viaja sola se aloja en los backpackers para conocer a otros viajeros y así alquilar un coche compartido. De esta manera se ahorran el alquiler del coche, que no resulta nada barato. Otras personas que viajan con más tiempo optan por alquilar el coche en Sudáfrica, que es bastante más económico.

    Como decíamos en la introducción, nuestra idea inicial era haber alquilado un coche en Grunau para visitar el Fish River Canyon procedentes de Upington (Sudáfrica). Veníamos de pasar unos días en el Kalahari y queríamos aprovechar que teníamos cuatro días antes de que llegaran nuestros amigos y comenzar el tour. No pudo ser, ya que más allá de las ciudades principales como Windhoek, Walvis Bay, Swakopmund o Tsumeb, el resto del país parece un poco tierra de nadie y es prácticamente imposible encontrar alquiler de coches. Después de mucho buscar y ver que era imposible ir hasta el Fish River Canyon incluso en transporte público, fuimos directamente a Winhoek.

    El aeropuerto de Windhoek está bastante lejos de la ciudad principal, se tarda unos 45 minutos en llegar y cobran por el traslado unos 180N$ (12euros) por persona. Porque cobran por persona, no por trayecto (sí, es bastante absurdo y así lo manifestamos). Al parecer, no todos los taxis pueden ir al aeropuerto, sino que sólo unos pocos están regulados y tiene autorización para ir. Desde el alojamiento podéis pedir que llamen a uno en caso de que tengáis que ir. Otra de las curiosidades de Windhoek es que todos los taxis son colectivos al no haber más medios de transporte y al estar todo concentrado en escasas calles. Así que, si estáis en un taxi y alguien más se sube, no os asustéis.

    Qué ver en Windhoek

    · Un paseo por el área comercial para ver los restos de algunos meteoritos que impactaron en el país. También se pueden comprar souvenirs. Namibia Craft Centre es una de las tiendas en las que se podrán encontrar más cosas.

    · Iglesia de Cristo. Uno de los resquicios históricos del pasado alemán del país. Muy bien conservada.

    · Museo Nacional de Namibia. Está al lado de la iglesia y consta de varias plantas. En la última planta hay una cafetería desde donde se pueden ver unas bonitas vistas de la ciudad. Se encuentra cerca del Parlamento con lo que es habitual encontrarse a miembros del gobierno comiendo por allí. Entrada 20N$.

    · Owela Museum. El museo de historia y ciencia de la capital. Interesante visitarlo para ver la exposición sobre las diferentes culturas del país y sobre el descenso de animales. Entrada la voluntad, nosotros dejamos 20N$.