• Guía de Namibia,  Namibia

    Guía de Namibia

    Namibia era uno de los destinos que más ganas teníamos de conocer en África. Hicimos el viaje combinado de Namibia y Botsuana finalizando en las Cataratas Victoria. Llegamos a Windhoek, la capital, el 3 de abril de 2017 procedentes de Upington, Sudáfrica, en un autobús nocturno de la compañía Intercape, y nos quedamos hasta el día 17, momento en que cruzamos a Botsuana. En este post os resolveremos todas las dudas previas al viaje y os daremos indicaciones sobre la ruta que realizamos.

    VISADO Y CARNET DE CONDUCIR 

    Los ciudadanos españoles pueden conseguir un visado de turismo para estancias inferiores a 90 días a la llegada a Namibia sin coste. Otras nacionalidades consultar.

    La mayor parte de viajeros que visita Nambia por libre lo hace alquilando un 4×4. Eso permite ir más relajados y disfrutar de la experiencia del road trip. Las compañías de alquiler de vehículos pedirán el carnet internacional o bien una traducción en el momento de formalizar el contrato. También se debe enseñar si para la policía. La mayor parte de compañías de alquiler de coche se pueden encontrar en el aeropuerto principal de Windhoek o de Swakopmund.

    VACUNAS (Información del MAEC)

    · Obligatorias: A partir del 15 de julio de 2016 es obligatorio presentar el certificado de vacunación contra la fiebre amarilla, en el caso de viajeros procedentes de países con riesgo de transmisión de esta enfermedad. NOTA (no nos lo pidieron).

    · Recomendadas: Tétanos y fiebre amarilla especialmente en el caso de que vaya a viajarse al norte de Namibia. Se recomienda profilaxis antimalarica si se visitar el norte.

    CLIMA
    Hay dos estaciones claramente diferenciadas:
    · Verano (Octubre-Abril). La media de las temperaturas en el interior varía entre 20º y 34º durante el día. Temperaturas por encima de 40º se registran a menudo en los extremos norte y sur del país. Coincide con la estación lluviosa. Algunos de los tramos de las carreteras no principales pueden verse afectados por las precipitaciones.

    · Invierno (Mayo-Septiembre). Las temperaturas en el interior varían entre 18º y 25º durante el día. Temperaturas bajo cero y escarchas son normales durante la noche.

    · La costa, influenciada por la corriente fría de Benguela, disfruta de una variación relativamente pequeña de entre 15º y 25º. La humedad es generalmente muy baja en la mayor parte de Namibia, pero puede subir hasta el 80% en el extremo norte del país durante el verano.

    La estación lluviosa va de Octubre a Abril. La pluviosidad media varía de menos de 50mm a lo largo de la costa, a 350mm en la región interior central, a 700mm en Caprivi.

    CARRETERAS Y GASOLINERAS

    Las carreteras principales de Nambia están asfaltadas. Casi todas las carreteras con una C delante del número están bien mantenidas y son transitables con cualquier vehículo; la mayor parte de las D están algo peor, pero se pueden recorrer con vehículos de tracción a dos ruedas (aunque no siempre). En el Kaokoveld, sin embargo, la mayor parte de las carreteras D solo pueden sortearse con un todoterreno. NOTA (alquilamos un 4×4 y no nos arrepentimos, pues encontramos algunos tramos con bastante arena o lodo tras las lluvias. Recomendable proteger el coche de posibles pinchazos y de rotura del cristal anterior, pues hay muchas piedras por el camino que pueden jugar una mala pasada).

    No tuvimos problema para encontrar gasolineras puesto que a cada población a donde llegamos había una gasolinera. Se recomienda llenar siempre el depósito en cuanto veáis una gasolinera. En el Parque Nacional Etosha hay gasolineras en todos los campsites.

    COMPRAS

    Quien vaya con la idea de comprar souvenirs tendrá que hacerlo o bien en las calles de Windhoek (donde tampoco hay muchas coas) o en Swakopmund, donde se podrá encontrar de todo pero a precios más altos.

    Se pueden encontrar supermercados con amplia variedad de productos en Windhoek, y Swakopmund, en el resto del país se encuentran pero muy poca oferta. Durante la época en la que estuvimos apenas encontramos vegetales y frutas en los mercados aparte de Windhoek y Swakopmund.

    top3

    RUTA Y APRECIACIONES

    · Windhoek. Entramos el 3 de abril procedentes de Sudáfrica porque nos vencía el visado ese día. Nuestra idea inicial era haber alquilado un coche en Grunau para ir a visitar el Fish River Canyon, pero es prácticamente imposible encontrar alquiler de vehículos fuera de las ciudades principales. Tampoco hay transporte público, así que nos quedamos sin verlo y fuimos directamente a Winhoek. NOTA. (en nuestra opinión, Windhoek es completamente prescindible, estuvimos allí cuatro días por obligación más que por gusto)

    · Dia 1. El día 7 de abril llegaron tres amigos con quienes iniciamos el viaje después de recogerles en el aeropuerto. El mismo día fuimos hasta Sesriem.

    · Día 2. Visita de Sesriem, la población más cercana al parque Namib-Naukluf, donde se pueden ver las famosas dunas, el principal atractivo del país. En un día se puede visitar el parque, cuyas atracciones imprescindibles son: Soussusvlei y death valley, duna Big Daddy, duna 45 y Sesriem Canyon.

    · Día 3. Traslado de SesriemWalvis Bay atravesando el Namib Naukluft Park. Preciosos paisajes. Paramos a repostar en la gasolinera de Solitaire, donde compramos unos bollitos en la panadería. Antes de llegar a Walvis Bay paramos en la Duna 7, la más alta del mundo. En Walvis Bay fuimos a ver la Walvis Bay Lagoon, donde hay flamencos. Después continuamos en Swakopmund, antigua ciudad colonial.

    · Día 4. Paseo por Swakopmund y actividades en las dunas.

    · Día 5. Traslado de Swakopmund hasta Kamanjab. Nos desviamos para ver las formaciones rocosas de Spitzkoppe que consideramos completamente prescindibles.

    · Día 6. Visitas en Kamanjab de una tribu himba (un poco decepcionante porque era bastante turístico pero la única forma de verlo sin tener que viajar hasta el norte del país) y de una Granja de Conservación de Guepardos. Experiencia muy recomendable. NOTA (la visita de los guepardos es a las 15horas. Si se sale con tiempo de Swakopmund quizá se puedan condensar ambos días. La visita de la tribu himba está muy cerca de la granja de guepardos y con una hora es más que suficiente)

    · Dias 7 y 8. Traslado al Parque Nacional Etosha. Entramos a las 10 de la mañana vía Anderson Gate, cercana a Okaukuejo, y estuvimos todo el día de game drive hasta llegar al campsite de Halali. Al día siguiente estuvimos también de game drive hasta las cuatro de la tarde, que abandonamos el parque vía Von Lindequist Gate, cercana a Namutoni, dirección Tsumeb, donde pasamos la noche.  NOTA (no tuvimos mucha suerte viendo animales, quizá un día más hubiera sido necesario habiendo hecho noche en Namutoni)

    · Día 9. De Tsumeb viajamos hasta Divundu parando previamente en Grootfontein para visitar el meteorito Hoba. Continuamos hasta Divundu y llegamos por la noche, con lo que no pudimos visitar las Popa Falls. NOTA (para nosotros Tsumeb y Divundu fueron ciudades de paso. En Tsumeb no hay nada que hacer. No visitamos Divundu por falta de tiempo y porque los paisajes eran parecidos a los que nos íbamos a encontrar en el Delta del Okavango en Botsuana, ya que se trata del mismo río. Si no viajáis a Botsuana quizá os convenga pasar al menos un día en Divundu)

    · Día 10. Partimos hacia Botsuana. 

    ANOTACIONES FINALES

    Nambia es un país amable y de los más desarrollados de África. La gente es muy amable y se ofrecen a ayudar en lo que pueden. Hay una fuerte presencia de ex colonos alemanes, en ocasiones menos amigables.

    Los paisajes son preciosos y muy cambiantes a lo largo del país.

    No tengáis miedo de conducir, la mayor parte del viaje iréis solos en la carretera a excepción de los lugares más turísticos como el desierto o el Parque Nacional Etosha.

    Al ser un desierto, hay mucha arena que se mete por todos lados, tenedlo en cuenta a la hora de proteger la cámara fotográfica o si utilizáis lentillas.

  • Namibia,  Ruta y alojamiento en Namibia

    Ruta y alojamiento en Namibia

    Estuvimos en Namibia desde el 3 de abril hasta el 17 de abril de 2017, momento en que pasamos a Botsuana. La ruta comenzó en Windhoek y terminamos en Divundu. Visitamos los dos principales atractivos del país: el Namib Desert y el Parque Nacional Etosha. Alquilamos un coche en el aeropuerto de Windhoek que devolvimos en Kasane (Botsuana) a través de Discover CarHire.

    NOTA. Tuvimos algunos problemas con la compañía BidVest (la subcontratada por Discover Carhire) a la llegada al aeropuerto porque nos querían cobrar por kms, pero lo solucionamos in situ. A la hora de devolvernos el importe bloqueado en la tarjeta nos cobraron de más y también tuvimos que estar insistiendo durante semanas para la devolución, que finalmente gestionó Discover CarHire. 

    RECORRIDO: WINDHOEK, SESRIEM, SWAKOPMUND, KAMANJAB,ETOSHA, TSUMEB, DIVUNDU (3 – 17 Abril 2017)

    En general el clima fue bastante cambiante. En Windhoek, Sesriem, Kamajab y Etosha tuvimos bastante calor durante el día y un clima un poco más moderado por la noche. En Swakopmund hizo bastante más frío durante el día y la noche, con lo que se necesita un abrigo o chaqueta durante casi todo el año. En Tsumeb y Divundu, dos ciudades que fueron de paso, el clima fue más moderado. Tuvimos algunas precipitaciones en Kamanjab y Tsumeb, pero muy esporádicas. La época de lluvias ya había finalizado.

    Es prácticamente imposible hacer Namibia dependiendo del transporte público. Mucha gente que viaja sola y no quiere contratar el tour con una agencia lo que hace es alojarse en los backpackers y alquilar junto con otras personas un vehículo. No es necesario alquilar un coche con la tienda de campaña arriba, puesto que es mucho más caro y se puede hacer camping con vuestra propia tienda en el suelo.

    Es muy habitual hacer un viaje combinando Nambia, Botsuana y las Cataratas Victoria. Compartimos un coche junto con tres amigos que vinieron a Windhoek y dejamos el coche en Botsuana, desde allí fuimos en transporte público a Livingstone, Zambia. Ellos fueron en taxi a Victoria Falls, Zimbabue. Generalmente nosotros dormimos en tienda de campaña, ellos durmieron siempre en habitaciones.

    ITINERARIO

    Trayecto Upington (Sudáfrica) – Windhoek (Namibia): Autobús nocturno de InterCape. Salimos a las 19.30 y llegamos sobre las 8 de la mañana. Pagamos 84 euros por los dos billetes y 12 horas. Se pasa frontera y se adquiere el visado sin problemas.

    Paradas en Namibia con el coche de alquiler: Sesriem, Swakopmund, Kamanjab, Etosha, Tsumeb, Divundu.

    Paradas en Botsuana con el coche de alquiler: Maun, Nata, Kasane. Devolución del coche.

    ALOJAMIENTO

    Windhoek (cuatro noches): Cardboard Box backpackers. Nuestra idea inicial era haber alquilado un coche en Grunau para visitar el Fish River Canyon procedentes de Upington (Sudáfrica). Después de mucho buscar, vimos que era imposible encontrar alquiler de vehículos fuera de las ciudades principales. Tampoco hay transporte público, así que nos quedamos sin verlo y fuimos directamente a Winhoek donde estuvimos cuatro días más por obligación que por gusto. Diversas opciones, camping, dorm y habitaciones comunes. Desayuno incluido para todos. Cocina, bar, piscina y salón. Hay Wifi en las zonas comunes. Pincha aquí para más información.

    Sesriem (dos noches): Sesriem Agama River Camp. Nuestra idea era haber reservado a la entrada del Namib Desert, pero estaba todo ocupado. Pasamos dos noches acampados aquí, a una hora del parque. Se hace un poco duro por la mañana ya que hay que llegar sobre las 6 de la mañana. Buenas instalaciones para el camping con espacio con lavandería, luz y braai facilities. Pagamos 24 euros por dos personas dos noches. Las habitaciones tienen desayuno y cena incluido. Hay Wifi en las zonas comunes pero un poco precario. Pincha aquí para más información.

    Swakopmund (dos noches): Desert Sky backpackers. Al ser una de las ciudades principales del país hay mucha oferta. Al principio habíamos reservado camping, pero al final compartimos una habitación triple, ya que nos costaba lo mismo. Es una casa de huéspedes con muy buenas instalaciones e información sobre actividades. Cocina fabulosa y varios salones y áreas comunes. Hay buen Wifi. Pincha aquí para más información.

    Kamanjab (dos noches): Estuvimos en dos alojamientos distintos. Únicamente hay dos hoteles en Kamanjab. Oase Guest House y Oppi Koopi Rest Camp. Nos quedamos en el primero y una habitación con baño costaba 40 euros. Tienen buen restaurante y piscina. Hay Wifi en el restaurante. Pincha aquí para más información. La segunda noche nos quedamos en Otjitotongwe Cheetah Guest Farm, una granja de guepardos en donde pagamos 90 euros por la visita de los guepardos, la cena y el desayuno al día siguiente para dos personas en camping. Las habitaciones eran más caras. No hay Wifi ni señal telefónica. Pincha aquí para más información.

    Ethosa (una noche): En el parque Etosha es bastante complicado reservar con antelación ya que la página web del parque es bastante inservible a este efecto. Después de muchas llamadas telefónicas, nos remitieron a esta web muy útil para reservar en varios lugares en Namibia. Pernoctamos en el camping Halali, que está más o menos en el centro. Buenas instalaciones para el camping pero no hay cocina. Pagamos 32 euros por dos personas una noche. La habitación tiene incluido el desayuno. Hay restaurante que ofrece buffet, pero un poco caro. Hay Wifi en el restaurante. Pincha aquí para más información.

    Tsumeb (una noche): Tsumeb Guesthouse. 44 euros por una habitación doble con baño y desayuno. Sitio de paso para ahorrar kilómetros en el viaje al día siguiente. Lugar sin más. Desayuno bastante malo. Hay un restaurante el el pueblo en un hotel que también es bastante terrible, aunque tenga buenas referencias en Booking. Hay Wifi.

    Divundu (una noche): Divundu GuesthouseEn Divundu hay varias opciones de alojamiento, la mayor parte a orillas del Kavango, con lo que el precio se encarece. El lugar más económico que encontramos, ya que únicamente íbamos a estar una noche, fue este de 60 euros por noche en el bungalow con desayuno. Bastante sin más y caro para lo que ofrecía. Hay Wifi en el restaurante pero no muy bueno.

     

  • Namibia,  Windhoek

    Qué ver en Windhoek

    La capital de Namibia se convirtió en lugar visita de nuestro viaje porque no pudimos visitar el Fish River Canyon desde Sudáfrica dependientes del transporte público. Estuvimos cuatro días pero no recomendamos incluir esta ciudad en la ruta. Aún así, si te ves obligado a pasar un día, aquí hay algunas sugerencias para pasar el tiempo. 

    Windhoek es una ciudad pequeña que proporciona un primer contacto con el país con el que hacerse una idea de lo que vendrá después. Sus centros comerciales y museos de historia y ciencia reflejan la labor del país por mantener su cultura y tradición presentes. Namibia es uno de los países africanos con menor números de habitantes: tan solo dos millones de personas viven en todo el país, cuya extensión le coloca en el puesto 34º a nivel mundial.

    Namibia es un desierto, y de ello advierten en los hospedajes de la capital. Ahorrar agua es de vital importancia para un turismo responsable, aunque eso no impide que la mayor parte de hoteles y backpackers tengan piscinas para hacer más llevadero el sofocante calor que puede llegar a hacer. Durante los cuatro días que estuvimos en Windhoek nos quedamos a dormir en Cardboard Box backpackers. El sitio está bien y tienen desayuno incluido incluso para las personas que están en tienda de campaña. Si estáis pensando en ir de viaje a Namibia por libre pero no os termináis de lanzar a ello, allí pudimos ver que mucha gente que viaja sola se aloja en los backpackers para conocer a otros viajeros y así alquilar un coche compartido. De esta manera se ahorran el alquiler del coche, que no resulta nada barato. Otras personas que viajan con más tiempo optan por alquilar el coche en Sudáfrica, que es bastante más económico.

    Como decíamos en la introducción, nuestra idea inicial era haber alquilado un coche en Grunau para visitar el Fish River Canyon procedentes de Upington (Sudáfrica). Veníamos de pasar unos días en el Kalahari y queríamos aprovechar que teníamos cuatro días antes de que llegaran nuestros amigos y comenzar el tour. No pudo ser, ya que más allá de las ciudades principales como Windhoek, Walvis Bay, Swakopmund o Tsumeb, el resto del país parece un poco tierra de nadie y es prácticamente imposible encontrar alquiler de coches. Después de mucho buscar y ver que era imposible ir hasta el Fish River Canyon incluso en transporte público, fuimos directamente a Winhoek.

    El aeropuerto de Windhoek está bastante lejos de la ciudad principal, se tarda unos 45 minutos en llegar y cobran por el traslado unos 180N$ (12euros) por persona. Porque cobran por persona, no por trayecto (sí, es bastante absurdo y así lo manifestamos). Al parecer, no todos los taxis pueden ir al aeropuerto, sino que sólo unos pocos están regulados y tiene autorización para ir. Desde el alojamiento podéis pedir que llamen a uno en caso de que tengáis que ir. Otra de las curiosidades de Windhoek es que todos los taxis son colectivos al no haber más medios de transporte y al estar todo concentrado en escasas calles. Así que, si estáis en un taxi y alguien más se sube, no os asustéis.

    Qué ver en Windhoek

    · Un paseo por el área comercial para ver los restos de algunos meteoritos que impactaron en el país. También se pueden comprar souvenirs. Namibia Craft Centre es una de las tiendas en las que se podrán encontrar más cosas.

    · Iglesia de Cristo. Uno de los resquicios históricos del pasado alemán del país. Muy bien conservada.

    · Museo Nacional de Namibia. Está al lado de la iglesia y consta de varias plantas. En la última planta hay una cafetería desde donde se pueden ver unas bonitas vistas de la ciudad. Se encuentra cerca del Parlamento con lo que es habitual encontrarse a miembros del gobierno comiendo por allí. Entrada 20N$.

    · Owela Museum. El museo de historia y ciencia de la capital. Interesante visitarlo para ver la exposición sobre las diferentes culturas del país y sobre el descenso de animales. Entrada la voluntad, nosotros dejamos 20N$.

  • Namibia,  Parque Nacional Etosha

    Parque Nacional Etosha

    Hace años el Parque Nacional de Etosha tenía una variedad mayor de animales. A día de hoy su población se ha visto reducida al igual que en todos los parques africanos. Etosha quiere decir “el gran lugar blanco” y recibe el nombre por el gran salar que se encuentra en el centro del parque.  

    Después de la visita de la tribu himba y de la reserva de los guepardos en Kamanjab, pusimos rumbo hacia el Parque Nacional de Etosha, donde estaríamos dos días completos y una noche. Nuestra intención era organizarlo de otra manera y dormir dos noches en el parque en diferentes campings, pero no había alojamiento ni en el camping Okaukuejo, el más cercano a la entrada que utilizamos, ni en el de Namutoni, cercano a la puerta por la que salimos. Al final nos quedamos una noche en el camping de Halali, que está entre los dos. Es muy interesante llevar descargado el mapa de Etosha para ir familiarizándoos con él, así como llevar una versión impresa. Nosotros llevábamos uno en A3. Podéis descargaros varios mapas aquí.

    Etosha-Road-Map-Printable
    Mapa completo del parque.

    El Etosha National Park tiene cuatro entradas principales, siendo las más habituales Anderson Gate, por la que entramos, y Von Lindequist Gate, por la que salimos. La mayor parte de la gente elige esta zona para visitar el parque en dos o tres días. En un principio queríamos haber entrado vía Galton Gate, que está en el oeste, ya que estaba mucho más cerca de Kamanjab. Sin embargo, los dueños de la farm nos dijeron que algunos clientes les habían dicho que las carreteras estaban en muy mal estado por las lluvias y que habían tardado más de 13 horas en llegar desde Galton Gate hasta Anderson Gate. Eso nos hizo reestructurar el itinerario para no correr riesgos.

    Etosha-East-Printable
    Mapa en detalle de la zona más visitada por los turistas.

    Tardamos unas dos horas en llegar desde Otjitotongwe Cheetah Guest Farm hasta la entrada Anderson Gate. Nada más entrar tenéis que pedir que os den una hoja donde el guardia pondrá los detalles de los pasaportes el número de matrícula del coche y la fecha de entrada. Este papel os permitirá después pagar la entrada por persona (que en abril de 2017 era de 12 euros por persona al día) en las oficinas que hay en la recepción de Okaukuejo. Por el coche se paga una cantidad tan irrisoria que ni me acuerdo. Nosotros no cogimos esa hoja porque nadie nos lo explicó y tuvimos que regresar a por ella perdiendo casi 40 minutos entre los dos viajes. Así que estar seguros de que os la dan.

    Al final comenzamos el safari con nuestro propio vehículo a las 11.30 de la mañana y estuvimos hasta las 17 de la tarde más o menos de game drive hasta llegar al campsite de Halali, donde nos quedamos a pasar la noche. Fue un poco fracaso, ya que vimos muy pocos animales pese a que fuimos a casi todos los water holes del mapa. Tampoco vimos grandes manadas de herbívoros, pero los safaris son así, a veces hay suerte y otras no, pero nosotros lo achacamos a que estuvimos durante las peores horas para ver animales. Durante el día, cuando apremia el calor, los animales suelen estar descansando a la sombra y no siembre están a la vista. Es por eso que generalmente los safaris se hacen por la mañana o al atardecer, que es cuando están más activos los carnívoros y van a en busca de una presa para saciar su hambre.

    En cualquier caso, veáis animales o no, disfrutaréis de paisajes muy cambiantes en todo el parque. No tengáis miedo de conducir por libre, el terreno está bastante bien e incluso se puede visitar con un vehículo normal sin necesidad de 4×4. También hay opciones de unirse a las visitas que ofrecen los distintos campsites, generalmente al amanecer, al atardecer y por la noche.

    Otro de los apuntes que podemos hacer acerca de la experiencia en el parque Etosha es que nos resultó bastante complicado reservar con antelación ya que la web oficial es bastante inservible a este efecto. Después de muchas llamadas telefónicas, nos remitieron a esta web muy útil para reservar alojamiento en varios lugares en Namibia. Desde aquí conseguimos reservar la noche en el camping Halali, que tenía buenas instalaciones para el camping pero no cocina común. Hay una pequeña tienda en cada campsite en dónde se puede comprar comida e incluso hacer una barbacoa, algo que les encanta a los sudafricanos y a los namibios. El precio para dos personas una noche fue de 32 euros. Las habitaciones estaban muy bien y tenían incluido el desayuno, pero no la cena ni la comida. Para comer se puede ir al restaurante que ofrece buffet por 20$. Al atardecer es habitual que toda la gente vaya al water hole propio del campsite, allí a veces van los animales a beber agua. Nosotros fuimos y, de nuevo, no tuvimos suerte, pero en otros blogs que leímos antes de ir sí que habían visto animales. En cualquier caso, las vistas del atardecer fueron muy bonitas.

    Ethosa NP (21)
    Atardecer en el waterhole de Halali

    Al día siguiente estuvimos también de game drive hasta las cuatro de la tarde. Salimos por la mañana temprano para ver si así teníamos más suerte, aunque en esta ocación vimos varias jirafas, no vimos ni leones ni elefantes. Sobre las doce y media fuimos hasta a comer al restaurante del campsite de Namutoni y tras una hora de descanso dimos una última vuelta de un par de horas y, ¡al fin!, vimos un elefante. Fue bastante emocionante y nos ayudó a irnos con mejor sabor de boca del que teníamos hasta ese momento.

    Abandonamos el parque vía Von Lindequist Gate, cercana al campsite de Namutoni. Allí pudimos ver una panorámica del parque desde la torre de un antiguo fuerte. Abandonamos el lugar dirección Tsumeb, a una hora y media, donde pasamos la noche para restarle kilómetros a la ruta del día siguiente que serían unos seis horas de carretera hasta Divundu.

     

  • Kamanjab,  Namibia

    Kamanjab

    En Kamanjab pudimos disfrutar de una de las mejores experiencias del viaje: una visita guiada en una reserva privada de guepardos. También visitamos una tribu himba local, aunque no tan impresionante como probablemente lo serán las tribus del norte del país. 

    Abandonamos Swakopmund temprano para ir hasta Kamanjab con la idea de hacer una parada y quizá una excursión en las formaciones rocosas de Spitzkoppe, ya que mucha gente lo incluía en sus rutas. Nosotros lo consideramos completamente prescindible. Tuvimos que desviarnos de nuestro camino perdiendo casi dos horas para ver una formación rocosa que se puede ver de lejos y no tiene ningún tipo de interés. Hay gente que incluye Twyfelfontein en su recorrido para visitar los restos de pinturas prehistóricas que son patrimonio de la humanidad. Nos hubiera gustado ir pero no lo incluimos en el itinerario ya que teníamos que desviarnos también. Ahora sabiendo las cosas, creemos que es factible hacer una parada en Twyfelfontein de camino a Kamanjab, y probablemente merezca más la pena. De nuevo, llevad agua y comida suficientes, ya que no encontraréis gasolineras ni nada hasta llegar a Kamanjab.

    En Kamanjab estuvimos dos noches cada una en un alojamiento distinto. Únicamente hay dos hoteles en Kamanjab, el Oase Guest House, que es donde nos quedamos porque era más económico, y Oppi Koopi Rest CampTienen buen restaurante y piscina, que se agradece después del cansado y caluroso viaje. La verdad es que fue una pena porque el primer día fue de trayecto y no pudimos hacer nada. Cuando estás de viaje quieres tener la mayor parte del tiempo ocupada, y en cuanto tienes una tarde libre te trastoca y no sabes qué hacer. Nos quedamos aquí la primera noche porque el segundo alojamiento, la Otjitotongwe Cheetah Guest Farm, era más cara.

    Al día siguiente visitamos una tribu himba que nos dejó un poco decepcionados al ser una atracción turística más que otra cosa, y después fuimos a la granja de guepardos, que fue una de las mejores experiencias del viaje. La excursión a la tribu himba en verdad es inexistente como tal. En Oase Guest House había un cartel que decía dónde se encontraba y que un tour de 4 horas era 20 euros por persona. Nos dirigimos allí con nuestro coche y al llegar intentaron que pagásemos 5 euros más por persona. Les dijimos que ni hablar, y al final aceptaron. Éramos cinco personas y se iban a llevar 100 euros de un plumazo, así que vieron que tenían todas las de perder.

    Un guía nos explicó las costumbres de las himbas en un recorrido que es interesante pero que tampoco es el no va más. En total estuvimos una hora y media, no las cuatro horas que decía el cartel, y habríamos terminado mucho antes de nos ser porque estuvimos haciendo fotos y vídeos. Las himbas son de las tribus más auténticas que permanecen en África, pero esta tribu en concreto, y todas las que se pueden ver en zonas que no sean el norte, de dónde son originarios, no son más que atracciones turísticas. Sí, viven allí, pero están expuestas a la gente de manera continuada y terminan cansadas de hacerse fotos a diario con los blanquitos de turno, y no lo esconden. Lo que quieren al final de la visita es vender artesanía que ni siquiera ha sido fabricada allí, con un precio abusivo. El resultado, una visita un tanto decepcionante pero la única oportunidad de ver himbas sin tener que ir al norte.

    Tras esta visita nos trasladamos hasta Otjitotongwe Cheetah Guest Farm. Llegamos sobre las 13 horas y la visita no comenzaba hasta las 15 de la tarde, con lo que aprovechamos ese tiempo para tomar unos sándwiches y darnos un baño en la fabulosa piscina. A la hora pactada subimos hasta la casa de la familia, donde viven tres guepardos como si fueran tres gatitos grandes. La llegada fue impactante. El señor Nel abrió las puertas y allí estábamos caminando entre guepardos. Acariciándoles y viendo cómo jugaban.

    Namibia es el país del mundo donde hay más ejemplares de guepardo en la actualidad, entre 5.000 y 7.000. El número de guepardos está descendiendo de manera abrupta a causa de la caza. Los granjeros les disparan porque se comen al ganado, mientras que otros lo hacen por hobby. En este reportaje podéis encontrar más información sobre la visita que hicimos así como la labor que hacen en estas granjas, que son la única vía de conservación del animal.

    Después de ver cómo comían estos tres guepardos domésticos, nos marchamos subidos en el pickup del señor Nel para recorrer parte de sus tierras en donde habitan en semilibertad otros once guepardos salvajes a los que también tiene que alimentar a diario. He de reconocer que tuvimos algún momento de miedito subidos en el camión con las piezas de carne junto a nosotros. Pero fue todo un espectáculo ver cómo Nel cogía las piezas de carne y las lanzaba al aire a las fieras.

    En esta granja de guepardos, el precio de la habitación incluye la noche, la cena, el desayuno y la visita guiada de los guepardos. En el caso de quien decida hacer camping, está incluida la visita y aparte hay que pagar la cena y el desayuno. Si tenéis oportunidad no dejéis de ir.

    Como sugerencia, tened en cuenta de que la visita de los guepardos es a las 15horas. Si se sale con tiempo de Swakopmund y decidís no hacer ninguna parada, es probable que se puedan hacer estas dos visitas el mismo día y os ahorréis un día de viaje. La visita de la tribu himba está muy cerca de la granja de guepardos y con una hora es más que suficiente. Otra opción es hacer la visita de la granja por la tarde y la de la tribu por la mañana y después continuar el viaje hasta el Parque Nacional Etosha, del que hablaremos en otro post.

  • Namibia,  Swakopmund y Walvis Bay

    Swakopmund y Walvis Bay

    Swakopmund y Walvis Bay son dos ciudades costeras que fueron importantes puertos en el pasado y que a día de hoy siguen siendo importantes focos de negocio y de turismo. ¡Coged el abrigo, que aquí hace frío!

    Tras nuestra maravillosa experiencia en el Namib Desert, donde disfrutamos de una delas más impresionantes maravillas de la naturaleza, pusimos rumbos a Swakopmund. Abandonamos temprano nuestro alojamiento de Sesriem y paramos de nuevo en la gasolinera de Solitaire para repostar y comprar unos bollitos para comer durante el camino. Comenzaba nuestra ruta atravesando el Namib Naukluft Desert, donde los paisajes cambiaban rápidamente ofreciendo un trayecto lleno de contrastes y de áreas mágicas. Durante el camino no hay nada más que naturaleza, así que id preparados con agua suficiente.

    Partes del trayecto tienen carreteras con muchas piedras, tened cuidado porque a nosotros nos llegó una piedra que levantó un coche que venía en el otro sentido y tuvimos suerte de que no impactase con la ventana. La empresa de alquiler de coche nos aconsejó coger el seguro que cubría también las ruedas y la ventana delantera. Al principio pensábamos que exageraba diciendo que “conducir en Namibia implicaba muchos riesgos para el coche”, luego vimos que no exageraba y agradecimos haber protegido el coche con la máxima cobertura.

    El trayecto entre Sesriem y Swakopmund no abarca más de cinco horas. Lo que nosotros hicimos fue parar en la Duna 7, la más alta del mundo, y que está de camino antes de llegar a Walvis Bay. Hay un restaurante allí, con lo que se puede para a almorzar. Nosotros no nos quedamos porque aún era pronto, con lo que decidimos continuar hasta Walvis Bay para comer allí. No caímos en que era domingo de ramos y que prácticamente todo estaba cerrado, con lo que tuvimos que parar el coche cerca de la Flamingo Lagoon y tomarnos allí nuestros bocatas.

    Namib Naukluft NP (24)
    Duna 7, la más alta del mundo.

    Tampoco tuvimos allí mucha suerte con el avistamiento de flamencos, ya que estaban todos bastante lejos. Además, llegábamos con ropas de verano, ya que en el desierto hacía mucho calor así como durante el trayecto, pero al bajar del coche para comer sentimos un gran golpe de frío y tuvimos que ponernos pantalones largos y chaqueta. Tras el almuerzo nos dirigimos por inercia hasta una zona repleta de salares naturales, donde se encuentran algunas de las fábricas de sal más importantes de la zona. Fue bonito de ver, ya que tampoco había mucho más que hacer.

    Swakopmund (2)

    Desde allí nos marchamos hasta nuestra guesthouse Desert Sky backpackers en Swakopmund, donde nos quedamos dos noches.  Al ser una de las ciudades principales del país hay mucha oferta de alojamiento. Se trata de una casa de huéspedes con muy buenas instalaciones e información sobre actividades. Cocina fabulosa y varios salones y áreas comunes. Con el tiempo, Swakopmund se ha convertido en una especie de Benidorm para jubilados alemanes. Ciudad playera, que imaginamos que en verano será más agradable, con muchas tiendas de souvenirs y bares y restaurantes de todo tipo.

    La segunda noche fuimos a cenar al restaurante más antiguo de Swakopmund, Jetty 1905, situado en el dique, ya que teníamos antojo de pescado. Sin ser maravilla, es de lo mejor que hay en la ciudad. Recomendamos reservar. Para nuestra sorpresa, el pescado que sirven allí y que venden en el país es siempre congelado, algo difícil de entender ya que están al borde del mar y son uno de los puertos marítimos que más pescado importa en todo el mundo. De hecho, hay multitud de empresas españolas que pescan en estas aguas y envían luego el pescado a Europa. Pescanova tiene una sede allí.

    Swakopmund (1)
    Bonito atardecer en los alrededores del muelle.

    Así pues, Swakopmund es una ciudad destina al relax y a las actividades en las dunas y en el mar. Lo más habitual es hacer una excursión para recorrer las dunas en 4×4. Nosotros no lo hicimos pero nuestros amigos sí y nos dijeron que merece la pena. El único inconveniente es que no es nada barato. Algunas compañías ofrecen la posibilidad de hacer una excursión de un día entero con una degustación de ostras incluida (se cultivan aquí). La actividad cuesta entre 50 y 80 euros y os podéis informar al llegar a vuestro alojamiento, no es necesario reservar con antelación. También es común hacer una excursión de sanboard, viajes en barco para ver delfines y ballenas.

    Desde luego, en Swakpmund no os vais a aburrir. Bien sea por los tours o simplemente dando una vuelta por el casco viejo, que a veces traslada a una pequeña ciudad alemana.

  • El desierto de Sesriem,  Namibia

    Namib Desert

    El desierto de Namibia es, sin lugar a dudas, el principal atractivo del país. No se puede ir a Namibia y no visitar las fabulosas arenas rojizas. El dead valley de Soussusvlei, la emblemática gasolinera de Solitaire, el Sesriem Canyon, la Duna Big Daddy y la Duna 45 son, además de lugares muy fotográficos, imprescindibles para el viajero en esta zona del país.  

    Esta fue nuestra primera parada del viaje. Antonio y yo llevábamos ya cuatro días en Windhoek, la capital, con unas ganas locas de empezar la ruta en el país. Procedentes de Madrid llegaron tres amigos que se unirían en este viaje en Namibia y Botsuana durante las siguientes tres semanas. Aunque llevaban varias horas volando, tomamos la decisión unánime de que era mejor no perder un día en Windhoek, ya que aterrizaron por la mañana. Tras una hora gestionando el alquiler del coche y colocando las maletas cual tetris en el maletero, los cinco viajeros comenzamos la jornada uno.

    El destino era Sesriem, la población más cercana al Namib Naukluft Desert. Se tardan unas seis horas en llegar y el trayecto es el más complicado de todos los que encontramos en el viaje, casi todo caminos de tierra y bastantes curvas en algunos tramos. Tampoco hay ninguna población durante todo el camino hasta la gasolinera de Solitaire, emblemática por tener una especie de cementerio de coches antiguos que han quedado atrapados entre las dunas y los cactus. Es una parada obligatoria para repostar, hacer unas bonitas fotos al atardecer y comprar algunos bollos en la panadería.

    Solitaire (5)

    Nuestra intención era habernos quedado en uno de los campings más cercanos a la entrada, pero en las fechas que fuimos, próximas a semana santa, estaba ya todo reservado. Al final nos quedamos dos noches en Sesriem Agama River Camp. El único problema es que estaba a una hora de trayecto por la mañana, y teniendo en cuenta que se recomienda entrar cuando abre las puertas, era un poco paliza.

    Todo el mundo coincide en que lo mejor es entrar en el parque sobre las seis de la mañana, ya que sobre las doce es calor es insoportable y las excursiones dan por finalizada la jornada. La entrada te permite quedarte hasta el cierre del parque, que es antes de que termine de atardecer. Es necesario facilitar los datos de las personas que viajan junto con la matrícula para comprobar que todo el mundo ha salido del parque a la hora prevista. Nosotros llegamos durante el amanecer pero lo vimos por fuera. En contra de lo mucha gente dice, en la época en que fuimos nosotros era imposible ver el amanecer desde las dunas porque no había tiempo para llegar hasta la Duna 46 o el Big Daddy desde la entrada. Igual para el atardecer hay más posibilidades o bien para quiénes se alojen en el camping que está en la entrada del parque, que pueden entrar antes.

    Soussusvlei (2)

    En un día se puede visitar perfectamente el parque, cuyas atracciones imprescindibles son: Soussusvlei y death valley, duna Big Daddy, duna 45 y Sesriem Canyon. Una vez en el parque, lo primero que hicimos fue dirigirnos hacia el Dead Valley. El interior del parque tiene carretera asfaltada, así que no hay problema en conducir uno mismo. No se puede subir a todas las dunas, sino a unas específicas, como el dead valley, la Duna 45 y un par más que vienen señalizadas. Al llegar al parking previo al death valley hay dos opciones, ir por tu cuenta si tienes vehículo 4×4 durante los últimos cinco kilómetros (ni lo pienses si no tenéis 4×4) o bien unirte a uno de los coches de safari del parque que te llevan por unos 10 euros. No os vais que quedar sin ver el death valley, tranquilos.

    Soussusvlei (26)

    En total, el desierto de Namib Naukluft abarca más de 80.000 kilómetros cuadrados y se extiende hasta el norte, haciendo frontera con Angola, y hasta el sur, haciendo frontera con Sudáfrica, a lo largo de 2.000 kilómetros. Tenéis que tener en cuenta que Namibia es que el alojamiento es generalmente caro, por eso la gente suele alquilar coches 4×4 con la tienda de campaña en el techo, otros, como nosotros,optan por llevar su propia tienda, que es mucho más económico. Es este link podéis tener información de algunos precios. Nuestros amigos se quedaron a dormir todas las noches en hoteles y les encareció bastante el viaje, nosotros ahorramos bastante en ese sentido.

    Como últimos consejos:

    · No os olvidéis la crema solar y un sombrero o pañuelo para proteger la cabeza. Realmente hace mucho mucho calor.

    · Llevad agua suficiente, pues sólo podréis encontrar en el restaurante de la entrada. Llevad también algo de comida.

    · Proteged vuestra cámara de fotos. La arena se mete por todas partes y las cámaras sufren mucho