• Maputo,  Mozambique

    Qué ver en Maputo

    Uno de los destinos más pintorescos sin lugar a dudas en África es Mozambique. La idea de alegría y color que habitualmente acompañan al continente, y que habíamos olvidado en otros países que había sido parte del Imperio Británico, la encontramos de nuevo en la ex metrópoli portuguesa.

    Podríamos considerar a Maputo como una ciudad europea, especialmente por su urbanismo en el centro de la ciudad y más aún por sus edificios coloniales. La música, la gastronomía y tradiciones portuguesas es algo que igualmente se ha mantenido. En los supermercados se pueden encontrar productos provenientes de Portugal y en las panaderías auténtico pan y bollería europeos. Nada de croissants de tres al cuarto como habíamos probado en otros sitios.

    maputo-12

    Maputo es grandiosa, con hermosas avenidas (nótese el hermosas aquí como indicativo de grandes) y una vida alegre. En Maputo permanecimos cinco días hasta que llegó nuestro amigo Galo, con quien exploraríamos el país. Llegamos procedentes de Johannesburgo en un autobús nocturno de la compañía Inter Cape. Esta compañía sudafricana es una buena opción para viajar a los países fronterizos. Está bastante mejor equipada que otros autobuses en el resto del continente y está especializada en los largos trayectos (algunos incluso de más de 24 horas). Nos alojamos en Base Backpackers, sencillo y céntrico, donde la habitación privada cuesta 30 euros la noche y una litera en el dormitorio son 10 euros. Había otro backpackers llamado Fatima’s Place, pero sus referencias en Trip Advisor eran bastante malas. Además, tampoco tenía opción de acampar, que era lo que buscábamos. En general, Maputo no destaca precisamente por su oferta en alojamiento para mochileros y esto se debe a que no es muy sencillo conseguir visado de trabajos. Mismamente, el visado de turista es de un mes, mientras que en la mayoría de países es de tres meses.

    maputo-18

    En su día, Maputo debió de ser una gran capital y prueba de ello son algunos resquicios que permanece. Aunque estuvimos varios días, se puede visitar lo básico en un día o dos a lo sumo. Lo mejor es pasear por sus calles y tomar un tuk-tuk si las distancias son largos. Lo bueno de que haya sido una colonia portuguesa es que es sencillo comunicarse en castellano. Hay gente que recomienda viajar a la isla de Inhaca. Nosotros no quisimos arriesgarnos porque el que los barcos salgan a la mar depende del tiempo, y no siempre es bueno. Algunas de las cosas más destables de la ciudad son:

    Antigua estación de ferrocarril. El tren que recorría el país de sur a norte aún permanece en servicio (con una velocidad también de antaño). La antigua estación colonial de ferrocarril es uno de los puntos importantes a visitar. dentro de la estación hay un museo en el que se explica parte de la historia de la ciudad durante la época colonial. Hay un restaurante fabuloso donde recomendamos tomar una cerveza o café.

    Museos y edificios emblemáticos. Aunque hay varios museos, hemos de decir que nosotros no visitamos ninguno. Destaca el museo de arte, el museo de la moneda, el museo de la revolución o el museo de geología. Entre los edificios emblemáticos está la Catedral de Nuestra Señora de Fátima, la casa de hierro, el edificio de Correos o el Parlamento.

    Mercado de artesanía. Donde se pueden encontrar piezas de arte que no verás en otros países del continente. Mozambique tiene una sensibilidad especial a la hora de realizar sus piezas. El arte es más bonito y colorido. También el mercado central de comida y mercado du peixe.