• Blantyre y Zomba,  Malawi

    Blantyre y Zomba

    Blantyre fue antaño una de las ciudades más importantes de Malawi. De hecho, si se compara con Lilongwe, la capital actual, se puede apreciar el nivel de desarrollo y comunicaciones terrestres de Blantyre en comparación. Zomba es uno de los rincones mas verdes del país. 

    Después de una semana en Lilongwe, más por necesidad que por gusto, nos trasladamos a Blantyre por la misma razón: trabajo. El mismo motivo que nos condujo a Zomba, aunque en este segundo lugar no permanecimos hospedados sino que fuimos de paso. En Blantyre, aunque es una de las ciudades más potentes del país, no hay nada que hacer. Para ir hasta allí tomamos un autobús de la compañía Premier Bus, la cual estaba muy bien, y en cuatro horas nos llevaron. Las oficinas de la compañía están en la parte trasera del centro comercial Game Store, y el autobús también sale de allí a las siete de la mañana, aunque hay que estar media hora antes. Aunque nos recomendaron comprar el billete un día antes, cuando viajamos nosotros había muchos asientos libres y muchas personas compraron el billete por la mañana. El precio del ticket es de 7.000 cuachas (10 euros) y la compañía tiene el detalle de dar un snack y una botella de agua como desayuno. Además, sólo hacen una parada durante el trayecto, cosa que es de agradecer.

    Las carreteras en Malawi están muy bien y son muy nuevas. Poco a poco se van instaurando compañías de autobuses de largo recorrido para que los pasajeros no tengan que ir en los matolas, que son las pequeñas furgonetas típicas del continente que están bastante destrozadas y su seguridad es un tanto cuestionable (aunque al final siempre acabas en ellas). En Blantyre nos alojamos en una guesthouse que se llamaba Gold Card Executive Lodge, la cual en sus tiempos debió de ser un gran lugar pero ahora está un poco abandonado. No obstante, tiene una piscina -llena de bichitos, eso sí- y el desayuno está incluido en la habitación. La carta del restaurante también está bastante bien (y lo dicen dos sibaritas) y el precio de la habitación se puede regatear, nosotros pagamos 14.000 cuachas por noche por una habitación con baño dentro. Durante el viaje conocimos en el norte del país a un escritor británico que nos dijo que el consulado de Blantyre era uno de los mejores lugares para hacer el visado para Mozambique, ya que a diferencia de Lilongwe, no piden tanta documentación y a penas ponen problemas.

    Desde Blantyre visité varios poblados en compañía de World Food Program para realizar un reportaje sobre la crisis alimentaria que sufrió Malawi (también Zambia y Zimbabue) a raíz de la ausencia de lluvias tras el paso del fenómeno El Niño en varias zonas de África.

    Desde allí nos marchamos hasta Zomba donde paramos un par de horas para visitar la prisión (sí, tal cual) donde visitamos a la banda de música. La iniciativa de formar la banda comenzó hace diez años como parte de un taller de reintegración. En 2016 un productor británico llamado Ian Brenan sacó a la luz un disco con varias canciones de los presos y la presas y llegó a estar nominado a los premios Grammy. Una lástima que no ganasen. Se puede leer su historia en este reportaje en El Mundo. Según hemos leído en otros foros y según nos dijo el director de la prisión, en Zomba se pueden subir a las montañas y disfrutar de una fabulosa vista de vegetación sin fin. No podemos opinar ya que no lo vimos, pero el paisaje era bastante bonito. El trayecto de Blantyre a Zomba no llega a una hora de duración. Nosotros fuimos en taxi porque íbamos con prisa, pero se puede ir en matola y tampoco se tarda mucho más.

    zomba-prison-project-1
    Los integrantes del grupo Zomba Prison Project