• Guía de Malawi,  Malawi

    Guía de Malawi

    Malawi es un pequeño país sin salida en mar bastante desconocido por el turismo internacional pero una auténtica joya que jamás ha vivido un golpe de estado o una guerra civil. Este pasado pacífico hace que sus habitantes sean muy agradables y por eso se conoce a Malawi como “el país de las sonrisas”. En total estuvimos tres semanas. En este post os resolveremos todas las dudas previas al viaje y os daremos indicaciones sobre la ruta que realizamos.

    VISADO Y CARNET DE CONDUCIR 

    Los ciudadanos españoles pueden conseguir un visado de turismo para estancias inferiores a 90 días a la llegada a Malawi tanto por vía aérea como terrestre por 75$. Hasta hace poco los españoles no tenían que pagar, pero en 2016 esa suerte cambió. Otras nacionalidades consultar.

    Se puede visitar Malawi por libre o dependiendo del transporte público. Nosotros lo hicimos en transporte público pero conocemos a gente que lo ha hecho en coche alquilado y han dicho que no han tenido ningún problema. Las carreteras están en buen estado. Es necesario carnet internacional.

    VACUNAS (Información del MAEC)

    · Obligatorias: No hay ninguna, salvo que se proceda de algún país infectado con epidemias, en cuyo caso se pide certificado de vacunación.

    · Recomendadas: fiebre amarilla, cólera (vacuna oral), tifus, tétanos y hepatitis. También se recomienda la profilaxis contra la malaria, dada la incidencia de esta enfermedad en Malawi. También se recomienda desparasitación posterior si se baña en en el Lago Malawi, ya que hay riesgo de bilharzia.

    CLIMA

    Hay dos estaciones claramente diferenciadas:

    · Estación seca (Mayo-Octubre). Es la mejor época para ir. Los meses de octubre y noviembre, al final de la estación seca, son el mejor momento para la observación de la fauna, pero las temperaturas pueden ser sofocantes. La media máxima diurna en las zonas bajas alcanza los 21ºC en julio y los 26ºC en enero. En las tierras altas, la temperatura media diurna en julio oscila entre los 10 y los 15ºC, mientras que en septiembre supera los 20ºC.

    · Estación húmeda (Noviembre-Abril). Temperaturas diurnas cálidas y humedad alta. Nosotros estuvimos en marzo y llovió bastante en Lilongwe pero no en las zonas cercanas al Lago Malawi.

    CARRETERAS Y GASOLINERAS

    Hay una carretera principal que comunica Lilongwe, la capital, con el norte y el sur. Está en buen estado ya que es bastante nueva y no hay mucho tránsito de coches en general. Gasolineras se encuentran en las poblaciones principales. Pero ojo, no siempre hay combustible, al igual que no siempre hay cajeros que den dinero.

    COMPRAS Y CAJERO

    No vimos muchos lugares dedicados a la venta de souvenirs, pero tampoco los íbamos buscando. Únicamente en la capital vimos algunos puestos callejeros.

    Los cajeros aceptaban VISA y Mastercard y únicamente se podía sacar el equivalente a 50 euros en cada extracción.

    T H O R O U G H B R E D (2)

    RUTA Y APRECIACIONES

    · Dia 1. Llegada a Lilongwe, en nuestro caso por vía aérea procedentes de Dar es Salaam. No recomendaríamos permanecer en Lilongwe ya que no hay nada que ver interesante. Nosotros estuvimos una semana por cuestiones de trabajo. Fuimos a la ciudad de Blantyre durante tres noches para realizar un reportaje. Sin embargo, no tiene mayor interés aunque hay dos parques alrededor que pueden ser interesantes: el Michiru Mountain Conservation Area y Parque Nacional Majete. No hemos estado y no tenemos información, pero nos dijeron que eran bonitos.

    · Días 2-4. Parque Nacional Liwonde. Estuvimos solo un día y una noche. Quizá sería interesante quedarse dos días. Únicamente hicimos el safari en canoa en el Lago Malombe y no hicimos game drive. En nuestra opinión merece la pena.

    · Días 5-8. Monkey Bay y Cape McClear. Estuvimos cuatro noches, pero en un viaje cortao quizá con tres sea suficiente. Si hay que elegir dormir en uno de los dos, recomendamos Cape McClear. No obstante, la última noche habría que dormir en Monkey Bay para tomar un transporte por la mañana para regresar a Lilongwe.

    · Días 9-12. Nkatha Bay y Mzuzu. Se puede ir en un día desde Monkey Bay hasta Nkatha Bay utilizando dos autobuses y un taxi. Es muy fatigoso, pero factible. En esta parte del país recomendamos estar otras tres noches. Desde aquí es planteable ir de camino a Lilongwe a Kasungu National Park, que debe ser interesante ya que está próximo al South Luangwa. La ciudad base será Kasungu.

     

    ANOTACIONES FINALES

    No nos informamos muy bien sobre Malawi y fuimos recorriendo los sitios sobre la marcha. Quizá habríamos añadido más parques en lugar de centrarnos en el Lago exclusivamente.

    Nuestra idea principal era haber ido por tierra desde Tanzania, pero al ser época de lluvias y después de haber recorrido casi toda Tanzania en transporte público estábamos exhaustos y no podíamos más, así que decidimos ir en avión desde Dar es Salaam

    Malawi es un país muy tranquilo y agradecido para el viajero. La gente es simpática y te tratan de ayudar en lo que pueden y no tienen la picardía de engañar tanto como sucede en otros países. Es un África muy auténtica y aconsejable. A nosotros nos encantó y guardamos muy buen recuerdo. Queda pendiente volver para visitar los parques que dejamos pendientes!

  • Malawi,  Ruta y alojamiento en Malawi,  VideoBlog

    Ruta e información en Malawi

    Estuvimos recorriendo Malawi durante tres semanas durante el mes de marzo de 2016. La primera semana la pasamos en la capital, Lilongwe, por temas logísticos y con la intención de sacar el visiado para Mozambique (algo que no pudo ser como explicamos aquí). La segunda semana la pasado en Blantyre y Liwonde. La tercera en el Lago Malawi (Cape MaClear y Nkhata Bay). 

    RECORRIDO: LILONGWE, BLANTYRE, LIWONDE, CAPE MACLEAR, NKHATA BAY (1 – 21 Marzo 2016)

    El tiempo fue bastante bueno en todo el país a excepción de Lilongwe, donde hubo varios días de abundante lluvia y las temperaturas eran muy cambiantes. Las lluvias eran especialmente intensas durante la noche. En el parque Nacional Liwonde hizo mucho calor, y en las zonas cercanas al Lago Malawi tuvimos algunas lluvias por la noche, pero el clima en general fue bastante bueno.

    ITINERARIO

    Trayecto Dar es Salaam (Tanzania) – Lilongwe (Malawi). Avión de Air Malawi. 2 horas 120 euros por persona. Queríamos haber ido en autobús desde Kigoma pero las condiciones del terreno no eran buenas y el viaje suponía al menos tres días.

    Trayecto Lilongwe – Blantyre. Autobús compañía Premier. 4 horas 10,5 euros por persona. Muy buena compañía que está expandiéndose poco a poco en el país. Buenas carreteras.

    Trayecto Blantyre – Zomba – Liwonde. En taxi hasta la Prisión de Zomba. Matola local hasta el pueblo de Liwonde. Desde allí, tres señores en bicicleta (una para cada uno y otra para las maletas) nos llevaron hasta el alojamiento. Tardamos menos de dos horas en llegar a Zomba y desde Zomba hasta Liwonde, después de los tres transportes diferentes, pagamos 35 euros entre los dos y tardamos un total de cuatro horas.

    Trayecto Liwonde – Cape MaClear. Bicicletas hasta la estación de autobuses. Matola hasta Mangochi, que es el último pueblo principal donde se pueden encontrar supermercados y cajeros. Después nos metieron en un pickup hasta Money Bay town. Allí tomamos un coche compartido hasta Cape MaClear, donde está el lago. Nos llevó unas cinco horas hacerlo todo y en total pagamos 15 euros los dos entre todos los transportes.

    Trayecto Monkey Bay – Nkhata Bay. La noche anterior al gran viaje dormimos en Monkey Bay. Desde Cape Maclear se llega en una media hora en moto (hay que negociar la forma de llegar). Tomamos un gran autobús muy temprano y tardamos 5 horas en llegar hasta Lilongwe. El trayecto desde CapeMaclear hasta Lilongwe fue de 10 eruos entre los dos. El Lilongwe tomamos un autobús de la línea AXA hasta Mzuzu, donde llegamos en 5 horas. En Mzuzu tomamos un taxi que en una hora nos dejó en Nkhata Bay. El trayecto desde Lilongwe hasta Nkhata bay fue de 36 euros entre los dos.

    Trayecto Mzuzu – Lilongwe. Autobús de la compañía AXA (está también muy bien) 5 horas, 21 euros por los dos incluyendo el trayecto el día anterior en coche compartido desde Nkhata Bay hasta Mzuzu. Dormimos allí porque el autobús salía muy temprano.

    ALOJAMIENTO

    Lilongwe (siete noches):  Mabuya Backpackers. La primera noche dormimos en una habitación privada y la última en el dorm. El resto estuvimos en nuestra tienda de campaña. Un total pagamos 110 euros por una semana además de las bebidas que tomamos allí (la cerveza es muy barata). Ninguna de las opciones incluye desayuno pero hay cocina común. Hay Wifi. La segunda vez nos quedamos en otro camping llamado Mufatse backpackers, que era un poco chapuza. Pincha aquí para más información.

    Blantyre (tres noches): Gold Card Executive Lodge. 54 euros en total (con regateo incluido) por una habitación privada con baño y desayuno incluidos. El menú del hotel era sorprendentemente bueno. Hay piscina, aunque poco cuidada. Hay Wifi. Pincha aquí para más información.

    Parque Nacional Liwonde (una noche): Bushman’s Baobabs Lodge. Nos quedamos en el inmenso dorm de 20 camas los dos solos. El precio es de 10$ por persona y no hay desayuno incluido, hay posibilidad de cocinar aunque con carbón. No hay Wifi. Pincha aquí para más información.

    Cape Maclear (cinco noches): Malambe Camp. Estuvimos haciendo camping (hay espacio para cuatro tiendas como mucho) por 2,5 euros por persona la noche. El baño compartido está muy bien y hay cocina pero hay que pagar un suplemento para utilizarla de 500 cuachas al día. Hay opciones tanto de dorm como de habitaciones privadas. Hay Wifi en las zonas comunes. Pincha aquí para más información. 

    Monkey Bay (una noche): Mufasa Rustic Lodge. Nos quedamos una noche en una habitación privada sin baño porque al día siguiente salíamos muy temprano hacia Lilongwe. El precio de la habitación fueron 15 euros. Los baños comunes están muy bien, no hay cocina. No había Wifi entonces.

    Nkhata Bay (tres noches): Butterfly Space Eco Lodge. 15 euros entre los dos por el camping durante tres noches. Se puede hacer uso de la cocina pero un poco a regañadientes (no se pueden almacenar las cosas en la nevera y hay que cocinar con carbón en otro lugar). Había WiFi en las zonas zomunes. La cuarta noche estuvimos en una guesthouse cercana a la estación de autobuses de Mzuzu y pagamos 7 euros (no tenía baño pero no etsaba mal y estaba cerca de la estación de autobús, que era lo que queríamos). No hay Wifi. Pincha aquí para más información.

  • Lilongwe,  Malawi

    Qué ver en Lilongwe

    La capital de Malawi, Lilongwe, no ofrece prácticamente nada al viajero y es un despropósito en sí misma. No ocurre lo mismo con el resto del país, que merece mucho la pena. En Lilongwe se puede apreciar cómo han desembarcado numerosos negocios e importación procedentes de China en los últimos tiempos. 

    Después de mucho debatir sobre el medio de transporte para entrar a Lilongwe, la capital de Malawi, decidimos hacerlo en avión con la compañía Malawi Airlines que nos costó 120 euros por persona. La idea inicial era haber entrado por tierra en la frontera con Mbeya, pero estábamos muy cansados de los autobuses y las terribles carreteras de Tanzania después tantos kilómetros. Además, mirando ahora la ruta que hicimos en Tanzania, quizá el orden no fue el más acertado, ya que quisimos entrar desde Kigoma y las condiciones del transporte y la carretera eran horribles (tomaba casi dos días completos hacer mil kilómetros). Al llegar a Lilongwe un chico nos contó que su autobús se estropeó a mitad de trayecto y se quedaron parados horas en el medio de la nada porque las carreteras estaba embarradas. Quisimos empezar por la capital porque teníamos que hacer varias gestiones que iban a tomar tiempo, así que no fue del todo un desacierto.

    Al aterrizar en Lilongwe te encuentras con la divertida sorpresa de que tienes que pagar un visado de 75$. Hasta finales de 2015, los europeos no pagaban nada por entrar el país, pero eso ya ha dejado de ocurrir. Tras ese sablazo de bienvenida, llegó el segundo: el taxi. El aeropuerto está a unos 30 kilómetros del centro y los taxis tienen el monopolio del transporte en la zona y apenas se pueden encontrar matolas (las mini camionetas) u otros transportes. Eso, unido a que el precio del petróleo es caro en el país, hace que se tenga que pagar bastante dinero por el primer trayecto en Malawi. En el aeropuerto hay carteles que dicen que el precio mínimo para ir hasta el centro es de 35$, pero regateando un poco se puede bajar hasta 20$ o 25$ -que fue lo que pagamos nosotros-. Lilongwe es probablemente una de las capitales más pobres de África, con uno de los PIB más bajos del mundo. Las calles del old town están llenas de basura por todas partes y hay muchísimas personas perdidas por la droga o el alcohol (la cerveza es bastante barata). También era muy complicado encontrar productos naturales, en marzo apenas tenían frutas más allá de plátanos y manzanas debido a los problemas que han tenido con las lluvias durante el último trimestre de 2015 y el primero de 2016. Había mucha ausencia de stock en general de productos y los que había no eran de muy buena calidad.

    01
    El old town de Lilongwe está lleno de basura por todas partes, una pena.

    En Lilongwe hay varias opciones de backpackers y nosotros probamos dos. Primero estuvimos en Mabuya, que probablemente sea la mejor opción ya que tiene todo tipo de facilidades además de piscina, lo cual ayuda durante largas estancias en la ciudad. También tenía cocina común -aunque un poco destartalada- y restaurante. Quizá el precio es un poco elevado (5$ para el camping y 12$ para el dorm), pero la verdad es que compensa. Por otro lado, en Lilongwe no hay prácticamente nada que hacer. Como mucho visitar el Lilongwe Wild Life Center, donde se pueden encontrar varios animales criados en cautividad, aunque tampoco os perdéis nada si no vais. Si bien la capital del país es un despropósito, el resto merece mucho la pena.

    El segundo sitio en el que estuvimos fue Mufatse backpackers, y fue un despropósito desde el minuto uno: primero porque el sitio está horriblemente cuidado y los espacios para acampar son muy malos y después porque estuvimos son luz las veinticuatro horas que estuvimos allí debido a un corte de luz tras una tormenta del infierno. Aunque pensábamos estar cuatro días, al final sólo estuvimos una noche porque tuvimos que irnos corriendo a Lusaka, la capital de Zambia, a tramitar nuestro visado para Mozambique ante la negativa del Alto Comisionado de Mozambique en Lilongwe. Si estás leyendo esto y tu intención es ir a Mozambique pasando antes por algún otro país como Zambia o Zimbabue, NO SE LO DIGÁIS A LOS DEL CONSULADO, porque no te lo harán, como nos pasó a nosotros. De hecho, por culpa de este contratiempo tuvimos que cambiar nuestra ruta y nos quedamos sin ver el South Luangwa National Park, que estaba de camino entre ambas capitales. El autobús que tomamos para ir a Lusaka se llamaba Malawi-Zambia y nos costó 18.000 cuachas por persona (24 euros), sale a las 6 de la mañana y hay que estar media hora antes. Nosotros dormimos en un hostel de mala muerte en la misma estación para poder dormir más. La duración fue de doce horas y no hay ningún problema en la frontera para conseguir el visado de Zambia. Sin embargo, si se quiere comprar la Uni Visa de Zambia y Zimbabue, a fecha de marzo de 2016, aún no se puede, así que lo mejor es sacarlo en la Embajada que tienen en Lilongwe, que son más simpáticos.

  • Blantyre y Zomba,  Malawi

    Blantyre y Zomba

    Blantyre fue antaño una de las ciudades más importantes de Malawi. De hecho, si se compara con Lilongwe, la capital actual, se puede apreciar el nivel de desarrollo y comunicaciones terrestres de Blantyre en comparación. Zomba es uno de los rincones mas verdes del país. 

    Después de una semana en Lilongwe, más por necesidad que por gusto, nos trasladamos a Blantyre por la misma razón: trabajo. El mismo motivo que nos condujo a Zomba, aunque en este segundo lugar no permanecimos hospedados sino que fuimos de paso. En Blantyre, aunque es una de las ciudades más potentes del país, no hay nada que hacer. Para ir hasta allí tomamos un autobús de la compañía Premier Bus, la cual estaba muy bien, y en cuatro horas nos llevaron. Las oficinas de la compañía están en la parte trasera del centro comercial Game Store, y el autobús también sale de allí a las siete de la mañana, aunque hay que estar media hora antes. Aunque nos recomendaron comprar el billete un día antes, cuando viajamos nosotros había muchos asientos libres y muchas personas compraron el billete por la mañana. El precio del ticket es de 7.000 cuachas (10 euros) y la compañía tiene el detalle de dar un snack y una botella de agua como desayuno. Además, sólo hacen una parada durante el trayecto, cosa que es de agradecer.

    Las carreteras en Malawi están muy bien y son muy nuevas. Poco a poco se van instaurando compañías de autobuses de largo recorrido para que los pasajeros no tengan que ir en los matolas, que son las pequeñas furgonetas típicas del continente que están bastante destrozadas y su seguridad es un tanto cuestionable (aunque al final siempre acabas en ellas). En Blantyre nos alojamos en una guesthouse que se llamaba Gold Card Executive Lodge, la cual en sus tiempos debió de ser un gran lugar pero ahora está un poco abandonado. No obstante, tiene una piscina -llena de bichitos, eso sí- y el desayuno está incluido en la habitación. La carta del restaurante también está bastante bien (y lo dicen dos sibaritas) y el precio de la habitación se puede regatear, nosotros pagamos 14.000 cuachas por noche por una habitación con baño dentro. Durante el viaje conocimos en el norte del país a un escritor británico que nos dijo que el consulado de Blantyre era uno de los mejores lugares para hacer el visado para Mozambique, ya que a diferencia de Lilongwe, no piden tanta documentación y a penas ponen problemas.

    Desde Blantyre visité varios poblados en compañía de World Food Program para realizar un reportaje sobre la crisis alimentaria que sufrió Malawi (también Zambia y Zimbabue) a raíz de la ausencia de lluvias tras el paso del fenómeno El Niño en varias zonas de África.

    Desde allí nos marchamos hasta Zomba donde paramos un par de horas para visitar la prisión (sí, tal cual) donde visitamos a la banda de música. La iniciativa de formar la banda comenzó hace diez años como parte de un taller de reintegración. En 2016 un productor británico llamado Ian Brenan sacó a la luz un disco con varias canciones de los presos y la presas y llegó a estar nominado a los premios Grammy. Una lástima que no ganasen. Se puede leer su historia en este reportaje en El Mundo. Según hemos leído en otros foros y según nos dijo el director de la prisión, en Zomba se pueden subir a las montañas y disfrutar de una fabulosa vista de vegetación sin fin. No podemos opinar ya que no lo vimos, pero el paisaje era bastante bonito. El trayecto de Blantyre a Zomba no llega a una hora de duración. Nosotros fuimos en taxi porque íbamos con prisa, pero se puede ir en matola y tampoco se tarda mucho más.

    zomba-prison-project-1
    Los integrantes del grupo Zomba Prison Project

     

  • Liwonde National Park,  Malawi

    Parque Nacional Liwonde

    En Malawi hay varios parques nacionales muy desconocidos por el público pero que ofrecen a los viajeros la posibilidad de ver bastantes animales. Entre todas las opciones, nosotros elegimos hacer un safari en canoa desde el Parque Nacional Liwonde (en parte porque habíamos oido buenas referencias y era el que nos iba de paso hasta el lago).

    Una vez que terminamos nuestra visita del grupo de música en la prisión de Zomba, pusimos rumbo a Liwonde en matola, aunque también se puede ir en autobús y minibus. El funcionario de prisiones nos llevó muy gentilmente desde la prisión hasta la parada de autobuses de Zomba, donde elegimos el transporte. Siempre que decidimos viajar en matola nos arrepentimos. Aunque también nos arrepentimos muchas otras veces de tomar autobuses en lugar de transportes más pequeños. En cualquier caso, la opción que elijas para moverte en transporte local en África siempre te va a parecer la peor.

    Al llegar a Liwonde town pronto vinieron a nosotros al menos quince personas para ofrecerse a trasladarnos a donde quisiéramos. Este es uno de los peores momentos de los viajes, cuando te ves rodeado de gente sin quererlo ni beberlo y todo el mundo comienza a gritarte y a tirarte del brazo sin que puedas reaccionar. En cualquier caso, la opción más fácil para dirigirte hacia la zona de alojamiento es tomar una bicicleta para ti y otra para el equipaje para llegar a alguno de los lodges cercanos al Parque Nacional de Liwonde. Nosotros fuimos en un matola solo para nosotros y pagamos 3.000 cuachas, pero no es habitual que hagan ese trayecto. A la vuelta fuimos en tres bicicletas y pagamos lo mismo. Aunque pensábamos que iba a ser un viaje duro, la verdad es que fue bastante bonito ir viendo el paisaje y saludando a la gente.

    Nos alojamos en Bushman’s Baobabs Lodge. El sitio era un poco caro para nosotros como para permitirnos una habitación. Aunque en esta ocasión decidimos no acampar porque íbamos justos de tiempo y fuimos directamente al dorm. Tuvimos la suerte de no había nadie más compartiendo la habitación con nosotros, ya que había otros dorms donde se quedaron el resto de huéspedes que había elegido esta opción. Pagamos 20$ por las dos camas en una habitación que tenía espacio para que durmieran al menos una veintena de personas. El lugar estaba muy bien y hacía un calor más o menos soportable aunque un clima muy seco sin apenas brisas de aire. Se pueden contratar múltiples actividades en el lugar. Si se tiene un coche 4×4 se puede visitar por libre las reservas. Las charlas nocturnas con el dueño, un veterano de Botsuana que tras hacer las américas volvió a la África natal, son muy interesantes.

    liwonde-17
    Nuestras camitas en Bushman’s Baobab Lodge

    Después de darnos una ducha rápida e iniciamos nuestra ansiada actividad: el safari en canoa, que es una experiencia completamente recomendable. Lo reservamos previamente por teléfono y costó 20$ por persona. Siempre se hace entre las 14.30 y 17.30, para regresar antes de que comience el atardecer (en Malawi a las seis de la tarde ya comienza a hacerse de noche). Se recomienda llevar la cabeza tapada y crema solar. El paseo en canoa daba un poco de miedito en algunas ocasiones, ya que estás a la intemperie absoluta y a merced de que los hipopótamos no tengan un día juguetón. El guía nos dijo que podía ocurrir que la barca volcara a causa de los animales marinos: “No sería la primera vez. Hace unas semanas fuimos atacados por unos hipopótamos cuando hacíamos el paseo con unos turistas franceses. Afortunadamente no pasó nada, todos corrieron a la orilla”, nos dijo una vez colocados en la canoa.

    liwonde-11
    Antonio en plan explorador

    Venciendo el miedo ante un peligroso ataque de hipopótamos agresivos, hicimos de tripas corazón y seguimos con la excursión que estaba prevista no sin pensar para nuestros adentros “¿quién me manda a mí estar aquí pudiendo hacer la excursión en barco?”. Durante el paseo el guía estuvo explicándonos muchas cosas, como que los elefantes negros son agresivos con los humanos porque en el pasado el hombre los trató muy mal y aún se acuerdan. Tuvimos la ocasión de ver dos a una distancia no muy lejana y la verdad es que imponen bastante. También vimos varios hipopótamos que mostraron su hostilidad con sonidos amenazantes, como indicándonos que no éramos bien recibidos. Al final del viaje tuvimos la gran suerte de ver un cocodrilo gigante. Según nos dijo el guía, éramos los primeros en ver un cocodrilo en 2016, ya que el último fue visto a finales de noviembre de 2015.

    11
    Nuestro amigo el cocodrilo despidiéndonos entre la hierba
  • Cape Maclear y Monkey Bay,  Malawi

    Cape Maclear y Monkey Bay

    Cape MaClear es uno de los sitios más bonitos que se pueden visitar en Malawi. Sin tener ningún tipo de ramalazo paradisíaco, sino más bien de una abundante calma y cotidianidad. Es un bonito lugar en el que descansar y hacer actividades rodeados de naturaleza. La gente local es muy agradable y el tipo de visitante muy agradecido. Las puestas de sol son de las más espectaculares del continente. 

    Se puede llegar hasta Monkey Bay de varias formas. Por lo visto, en algún momento ha habido un autobús de AXA -la principal línea de autobuses de larga distancia y con asientos de calidad-, pero parece que a día de hoy es una leyenda urbana. No obstante, a quienes quieran ir, también nos comentaron en una oficina de AXA que hacían un trayecto desde Lilongwe a Mangochi (que está a sesenta kilómetros de Monkey Bay), pero no podemos asegurarlo, ya que muchas veces las informaciones que nos dan no son correctas. Nosotros fuimos desde Liwonde y tardamos seis horas cuando pensábamos que íbamos a tardar dos. Primero fuimos en bicicletas desde el lodge donde estábamos alojados en el Parque Nacional de Liwonde, el Bushman’s Baobabs, y tardamos una media hora en llegar. Una vez allí, tomamos un matola que tenía escrito “Mangochi-Monkey Bay”, con lo que pensamos que nos llevaría directamente. Es mentira. Por lo general no van directos a Monkey Bay, sino que se quedan en Mangochi y una vez allí te meten en una pickup sin quererlo ni beberlo. Nosotros dijimos que no queríamos ir allí porque era muy incómodo y además íbamos a perder mucho tiempo porque tenía que ir más despacio. Para que nos calláramos nos metieron en la parte de delante de la pickup al lado del conductor, pero tardamos dos horas en hacer sesenta kilómetros cuando había otros matolas que salían desde allí y que seguramente tardaban mucho menos. No cometáis el mismo error.

    Otra recomendación es que vayáis con dinero por esa zona ya que muy pocos sitios admiten tarjeta de crédito. El límite de los cajeros en Malawi es de 40.000 cuachas, que son unos 52 euros, y no hay cajeros en todas partes y si los hay no siempre funcionan. Si tenéis que sacar dinero, hacerlo como límite en Mangochi, ya que en Cape Maclear no hay cajeros y el de Monkey Bay casi nunca funciona. Una vez en Monkey Bay hay que tomar otro transporte para llegar hasta Cape Maclear, que está a trece kilómetros. Hay la opción de ir en moto, que fue lo que hicimos a la vuelta, pero a la ida preferimos ir en coche porque llevábamos bolsas de comida y una botella de agua de 5 litros más las cuatro mochilas. Después de hacer varias compras en Monkey Bay -en Cape Maclear sólo hay mercado local con lo que muchos productos son imposibles de encontrar. En Monkey Bay sólo permanecimos una noche a la vuelta y fue para poder estar a las cinco y media de la mañana en la estación de autobús de vuelta a Lilongwe. Nos quedamos en Mufasa Rustic Lodge.

    18
    Los atardeceres son insuperables: el sol reflejado en el lago mientras los niños juegan.

    Cape Maclear es el lugar que más nos gustó de todo Malawi. Sin ser tampoco el lugar más paradisíaco del mundo, era muy tranquilo, la gente no te agobia como en otros sitios como la costa de Kenia o en Zanzibar. Todo el mundo es muy agradable y están bastante más calmados, aunque también intentan potenciar sus negocios de alguna manera, obviamente. Nos alojamos en Malambe Camp porque era la opción más barata que vimos en Internet y que además permitía cocinar. Costaba 1.500 cuachas por persona la noche y 500 cuachas más si se utilizaba la cocina. El espacio para hacer camping no era muy grande, pero al menos tenía un techo de ramas que permitía aislar de la lluvia y del calor. Mucha gente acude al Fat Monkey’s, que la verdad es que tiene el tinglao mejor organizado, pero también tienen unos precios bastante más elevados. La única visita que hicimos al Fat Monkeys fue para alquilar unos kayak para pasar el día en el lago y poder hacer snorkeling en diferentes lugares. Nos costó 6.000 cuachas por cuatro horas (más que suficiente). Las actividades que se pueden hacer en Cape Maclear es hacer cualquier recorrido en el lago y hacer senderismo en una reserva cercana, además de visitar la aldea local en busca de algún plato de rice&beans por 400 cuachas. Hay que tener especial atención con la bilharzia, presente en todo el lago y que si no se trata puede causar más de un disgusto. Unos amigos que conocimos allí nos dieron el nombre de un medicamento que hay que tomar entre seis semanas y tres meses después de la última vez que se ha estado expuesto. El fármaco se llama Praziquantel, se puede adquirir muy fácilmente en cualquier farmacia y el número de pastillas que te dan depende del peso de la persona. Las farmacéuticas nos dijeron que nos lo tomáramos en ese mismo momento, pero nosotros desconfiamos. Después, un amigo que es médico nos dijo que no se puede hacer eso, porque hay que darle tiempo al bicho a que se desarrolle y así poder matarlo. Nos recomendó tomarlo tres meses después de la última exposición. 

    14
    Varios lodges ofrecen la posibilidad de alquilar unos kayak para pasar el día en el lago.
  • Malawi,  Nkhata Bay y Mzuzu

    Nkhata Bay y Mzuzu

    Nkhata Bay, al norte del Lago Malawi, es otro de los lugares más visitados en el país. Con bonitos lugares en los que pasar unos días tranquilos y un pintoresco centro con comercios y algunos restaurantes. Para llegar a Nkhata Bay hay que pasar por Mzuzu, donde es imprescindible comprar miel y café. Buenísimos.

    Quién se esté preguntando si es posible ir desde Monkey Bay a Nkhata Bay en el mismo día: sí, es posible, y sí, es una matada. Hay dos opciones. La primera es hacer todo el trayecto por la carretera de la costa en transporte local (matolas). La otra opción, que fue la que escogimos nosotros, es ir en autobús desde Monkey Bay a Lilongwe (tarda cinco horas porque para en todas partes) y en Lilongwe coger a las doce de la mañana el autobús de AXA desde el parking del City Mall. Es ir un poco al límite, de hecho nosotros pensamos que lo íbamos a perder, pero al final pudimos cogerlo porque el primer autobús nos hizo en favor de llevarnos hasta la parada donde salía el autobús y había todavía asientos vacíos. De otra manera no habría sido posible. El primer bus de línea nos costó 3.000 cuachas por persona y el autocar de AXA 6.600, que también dura cinco horas pero mucho más llevaderas. Una vez en Mzuzu, donde también aconsejamos sacar dinero antes de ir a Nkhata Bay, nos fuimos en taxi por 10.000 cuachas hasta Butterfly Space Eco Lodge, donde permanecimos tres días.

    22
    La vista desde el restaurante-bar del Butterfly Eco Lodge al atardecer.

    Al llegar a Mzuzu a las cinco de la tarde y estar próximo el añochecer, decidimos coger un taxi para ir hasta Nkhata Bay porque no sabíamos dónde estaba la parada de matolas para ir en transporte público. Y también porque estábamos bastante hartos de ir incómodos y queríamos llegar cuanto antes. El trayecto entre Mzuzu y Nkhata Bay no abarca más de una hora y la carretera tiene bastantes agujeros, con lo que conviene tomar precauciones, especialmente de noche. A la vuelta lo que hicimos fue ir en un taxi de siete plazas por el que pagamos 1.500 cuchas por persona, en lugar del típico matola, que va parando constantemente. En Mzuzu permanecimos la última noche a la vuelta para tomar el autobús de AXA con destino a Lilongwe. Dormimos en una guesthouse cercana a la parada del autobús, que antaño fue un cuartel militar, ya que había que estar en la estación a las 5.30. Al contrario que a la ida desde Lilongwe, que el autobús estaba bastante vacío, esa vez estaba muy concurrido. Puede ser que fuera porque era domingo. En cualquier caso, es mejor que os aseguréis y compréis el billete el día antes En Mzuzu compramos un paquete de café que está buenísimo y tiene un aroma fantástico, y dos botes de miel local. Una gran compra a tener en cuenta.

    A parte del ecolodge Butterfly, hay otras opciones como el Mayoka Village, que nosotros desestimamos porque era más caro. Luego nos enteramos a través de un amigo que, debido a la ausencia de clientes, a todo el mundo le hacían un upgrade al llegar: si habías reservado camping, por el mismo precio te dejaban ir al dorm, y si habías reservado en el dorm, te dejaban ir a una habitación. Nosotros pagamos 2.000 cuachas por persona por noche para acampar y poder cocinar en nuestro backpackers. La pega que le podemos poner a Butterfly, a pesar de estar muy bien montado y de estar en un lugar con una vista impresionante, es que no había cocina común para almacenar las cosas y teníamos que cocinar con carbón. Cada noche ellos ofrecen un plato -como pizza, hamburguesas o guisos- por unos 3.500 cuachas y tienes que elegir el plato antes de las cinco de la tarde porque lo sirven a las siete. Una hora muy temprana para nosotros, con lo que sólo tomamos hamburguesa la primera noche por ausencia de logística, y el resto de días nos preparamos nuestras cenas.

    IMG_20160319_133839_HDR
    En Butterfly todo está integrado en la naturaleza.

    El town de Nkhata Bay está bastante animado y hay varios restaurantes locales y uno de cocina internacional: Kaya Papaya, al que no fuimos pero todo el mundo hablaba muy bien. Tampoco realizamos ninguna actividad por falta de tiempo. Nuestra idea inicial era haber ido a Likoma Island, que está a unas siete horas, pero hay que estar muy pendiente de los horarios del ferry Ilala tanto para la ida como para la vuelta. También hay otras embarcaciones más pequeñas pero también con horarios muy limitados. Es mejor que os informéis bien si tenéis pensado ir allí. Nosotros no íbamos bien informados y tampoco teníamos mucho tiempo así que nos quedamos sin ir, pero igual de a gusto en el camping. Algo que puede hacer perder encanto al Butterfly a los más exquisitos y escrupulosos es que estaba lleno de bichitos por todas partes: miles de hormigas, cucarachas y ranas a tu paso. Gajes de la naturaleza, pero el que avisa no es traidor. Las actividades que se pueden hacer allí, que van desde el kayak hasta el buceo o snorkeling, eran un poco caras para nuestro presupuesto, así que al final decidimos no hacer nada.