• Kenia,  Kilifi

    Kilifi, apacible turismo eco

    El Ecolodge de Kilifi es un lugar mágico en el que disfrutar de un fin de semana de relax dentro de unas instalaciones que respetan el medio ambiente. Pasear por la playa y visitar una comunidad local, son otros atractivos. Quédate a leer qué ver y qué hacer en Kilifi. 

    Cuándo fuimos: Agosto de 2015.

    Cómo llegar: Nosotros fuimos desde Mombasa. Imaginamos que hay posibilidad de llegar en autobús desde Nairobi.

    Dónde alojarse: No hay una gran oferta como en otras zonas playeras, ya que es una zona menos visitada. Uno de los lugares que más turistas recibe es el Distant Relatives Ecolodge.

    Qué hacer: Relajarse, pescar y pasear.

    Dónde comer: Nosotros preparamos nuestra comida en el Distant Relatives Ecolodge, que también tiene cocina y prepara platos diarios que hay que reservar con anterioridad. Todo estaba muy bueno.


    Nuestra experiencia

    Llegamos a Kilifi desde Mtwapa en un coche compartido. Nos quedamos cinco noches en el Distant Relatives Ecolodge, que tiene varias opciones de alojamiento, desde tiendas de campaña de lona, cabañas para cuatro personas y habitaciones con o sin baño. Las duchas comunes son una pasada en plena naturaleza. Los precios no incluyen desayuno. Hay cocina común y restaurante. Hay WiFi en las zonas comunes pero es de pago.

    Sin duda, lo mejor de fue el alojamiento, que nos dio unos días de tranquilidad realizando alguna actividad o simplemente estar en la piscina del backpackers leyendo. Nos quedamos cinco noches y en total dormimos en tres sitios distintos. Al principio reservamos una tienda de campaña, al ser la opción más barata, pero el tercer día nos pidieron que nos cambiásemos de tienda ya que tenían que hacer algunos arreglos en la que estábamos nosotros. No tenía mucho sentido tanta urgencia, pero hicimos lo que nos dijeron. El cuarto día por la tarde tuvimos una invasión de hormigas gigantes, con lo que nos trasladaron a una habitación privada al mismo precio. Toda una suerte, de no ser porque las dos noches en la nueva habitación tuvimos una visita a las cuatro de la mañana de un ratón de campo empeñado en comerse nuestro paquete de galletas.

    No podemos contar mucho sobre las actividades o las playas que ver en Kilifi ya que estuvimos la mayor parte de nuestra estancia en el Ecolodge y en la playa más cerca. Un día visitamos unas antiguas ruinas árabes, las Mnarani Ruins, donde también hay una granja de serpientes y tortugas. Después de pagar la entrada, 400kshs (3,5€), una guía local nos hizo un recorrido por ambos sitios bastante completo. Explicándonos las tradiciones de los árabes, desde cómo conseguían el agua, hasta las prácticas religiosas y los funerales. Es interesante, pero son mucho mejores las ruinas de Gede, en Watamu.