• Diani,  Kenia

    Diani, donde pasean los camellos

    Diani es una de las playas más espectaculares de Kenia. Se puede llegar fácilmente en avión o en autobús desde Nairobi y, desde allí, se puede ir a otras ciudades de la costa como Mombasa o Malindi. El snorkel es espectacular. Aquí te mostramos qué ver y qué hacer en Diani. 

    Cuándo fuimos: Agosto 2015.

    Cómo llegar: Se puede llegar desde Nairobi en autobús con la empresa Modern Coast, y también vía aérea con JamboJet.

    Dónde alojarse: Hay múltiples opciones para todos los gustos. Multitud de casas de alquiler para quienes vayan en grupo, backpackers para mochileros y complejos hoteleros a pie de playa.

    Qué hacer: En Diani se pueden realizar múltiples actividades acuáticas, como snorkeling, diving, o kite surfing. Como en todos sitios, hay varios precios y opciones, dependiendo de si se contratan las actividades mediante una agencia, en el hotel/albergue o a alguien por la calle. La excursión a Wasini Island nos pareció espectacular.

    Dónde comer: Hay que degustar la cocina swahili, donde el coco es un elemento fundamental. Y aprovecharse del rico pescado y marisco que el mar ofrece.


    Nuestra experiencia

    Llegamos desde Nairobi en autobús. Nos confundimos y fuimos hasta Mombasa, y desde allí tomamos varios transportes hasta que llegamos. Nos quedamos dos noches en el lugar más económico que encontramos, el South Coast Backpackers. La habitación privada con baño costaba 35€ y el dorm 12€ por cama, sin desayuno incluido. La cocina está reservada al personal del backpackers, pero se puede cocinar si el staff no la está utilizando. Los desayunos y comidas que preparan son muy abundantes y están buenas. Hay Wifi. Tiene un gran jardín con piscina y un bar con múltiples cócteles, ambiente muy juvenil e internacional.

    La playa de Diani es bastante grande y muy bonita, aunque en agosto estaba plagada de algas. Índico puro con arena blanca que casi parece harina. Si embargo, si tu idea es pasar unos días tranquilos, éste no es tu lugar. Es imposible pasear sin que los beach boys(chicos que tratan de ganarse la vida vendiendo cualquier cosa en la playa) te aborden. Tampoco puedes quedarte tomando el sol en la arena, porque pasará lo mismo. Para eso hay múltiples hoteles en los que se puede comer o alquilar un par de hamacas durante todo el día. Quizá nuestra experiencia no fue del todo buena porque buscábamos relajarnos en la playa y encontramos un acoso y derribo permanente, por la ausencia de turistas y la necesidad de supervivencia.

    Nosotros hicimos una excursión de un día hasta Wasini Island y la conseguimos por 5.000 kshs (42€), con la comida incluida. Cuando se lo comentamos a la gente del Backpackers estaban muy sorprendidos de que hubiéramos regateado tanto, ya que lo habitual es pagar 6.500 kshs (55€). La excursión a Wasini Island merece la pena. Se toma un barquito hasta la isla para hacer snorkeling en los corales. Si hay suerte y es la época, (en nuestro caso no hubo suerte) se pueden ver delfines. Al haber una marea tan baja y un agua tan cristalina, durante el snorkeling ven muchísimos peces. Después de las actividades, nos llevaron a un restaurante local donde comimos cangrejo, pescado y arroz cocinado con coco. Un plato típico swahili.