• Botsuana,  Chobe National Park

    Chobe National Park

    El Parque Nacional Chobe es conocido por ser el lugar del planeta en donde se pueden encontrar más elefantes. Localizado en la frontera de Botsuana con Namibia, Zambia y Zimbabue, es uno de los destinos clave del continente. Lo más habitual es hacer un sunset cruise al atardecer y un game drive al amanecer, cuando se ven más animales.

    Cuándo fuimos: Abril de 2017.

    Cómo llegar: Preferentemente en coche. Tanto Namibia como Botsuana tienen poca oferta de autobuses públicos. 

    Dónde alojarse: El río Chobe tiene multitud de opciones de alojamiento en diferentes resorts todos con vistas al río. Cuanto más lejos de ese enclave, más barato. Lo más económico es hacer camping. Nos pareció el lugar más caro de Botsuana en cuanto a alojamiento. 

    Qué hacer: Lo habitual es hacer el crucero al atardecer y un game drive al amanecer. Ambas actividades tienen un coste de 30$ cada una. 

    Dónde comer: No vimos una gran oferta. Lo habitual es quedarse en el restaurante del hotel.  


    Nuestra experiencia

    Llegamos a Chobe procedentes de Nata, donde pasamos una noche y que fue todo un desacierto. Si estáis pensando en hacer un viaje por Botsuana y os preocupa el traslado desde Maun (Delta del Okavango) a Kasane (Chobe), os podemos asegurar que es perfectamente factible hacerlo en un mismo día en unas 8 -9 horas de viaje. Fuimos en un coche de alquiler como parte de la ruta que hicimos entre Namibia y Botsuana, iniciada en Windhoek. Lo contratamos con una compañía que nos permitió dejar el coche en Chobe. Nos quedamos en  Thebe River Lodge, el más económico que encontramos pero el servicio fue nefasto. Hay Wifi únicamente en la entrada.

    La carretera (A33), que va desde Nata hasta Kasane es una de las mejores del país, pero en varias zonas está restringida la velocidad porque gran parte de la vía transcurre dentro del parque nacional, con lo que hay grandes probabilidades de encontrarse con elefantes durante el camino, algo que anima el viaje. Hay bastantes controles policiales, así que ojo con la velocidad si no queréis pagar una multa. A nosotros nos pusieron dos. 

    Ese mismo hicimos el crucero por el río Chobe. Una actividad tan famosa como concurrida, en la que hay varias opciones de barcos, dependiendo del nivel de privacidad que se quiera tener. Optamos por hacer la típica de 30$ por persona durante cuatro horas coincidiendo con el atardecer (de 15h a 19h). Hay que llevar la bebida que se quiera tomar durante la travesía, ya que el barco simplemente es una explanada donde hay sillas para los pasajeros. Aconsejamos llevar crema solar ya que los últimos rayos de sol pegan bastante, y unas cervezas fresquitas.

    Como debemos ser víctimas de alguna especie de conjuro que nos priva de ver animales, únicamente vimos un elefante durante las horas de travesía. ¡Uno! ¡Uno de los 120.000 que se estima que viven en la zona! Vimos algunos hipopótamos, cocodrilos y algunos búfalos que se acercaban a la orilla a beber agua. Aunque no viésemos elefantes (que no es lo habitual y con nuestra mala experiencia no queremos desanimar a nadie) nos gustó mucho esta excursión. 

    Al día siguiente hicimos un game drive al alba en busca de paquidermos y felinos. Lamentablemente, fue un despropósito de safari. El paisaje era espectacular y el guía fue muy agradable y puso mucho empeño en encontrar animales, pero nuestra mala suerte hizo que nos marchásemos de allí sin ver ningún elefante. De nuevo, no queremos desmoralizaros antes de ir a Chobe. No es lo habitual tener tan mala suerte como nosotros tuvimos, pero si os pasa no os extrañéis y pensad que no sois los únicos. Al día siguiente cruzamos la frontera en ferry hasta Zambia poniendo fin a un mes de recorrido por el Kalahari, Namibia y Botsuana.